La idea inicial es que sea linda y cómoda. De esas ergonómicas y acolchaditas para que el bebé viaje feliz y hasta se pueda dormir una buena siesta. Que no sea muy armatoste y pesada y, en lo posible, con un estampado que combine con el de los asientos del auto. Que dure lo máximo posible: “¿hasta qué edad era que tenían que usarla?”.

Todas estas inquietudes son válidas, pero lo que más te debe importar a la hora de elegir la butaca o SRI (Sistema de retención infantil, como indica su nombre técnico) para tu bebé es que sea un modelo diseñado para transportarlo sin riesgos. Imprescindible: que el producto esté homologado en tu país, es decir, aprobado por el organismo correspondiente por cumplir con las normas de seguridad requeridas para la protección de los niños (en Argentina, IRAM 3680-1 y 3680-2 3680-3).

Una vez resuelta la compra, tendrás que averiguar bien en qué asiento se debe ubicar y si colocarla mirando hacia adelante o hacia atrás -en función de la edad del niño-, dos datos que también garantizarán que tu hijo viaje seguro en el auto. Según estudios al respecto, el correcto uso del SRI disminuye en un 70% el riesgo de lesiones graves y fatales en un accidente de tránsito. Aquí te contamos 10 cosas que debes saber para elegir la butaca del bebé perfecta.

Una publicidad muestra muy bien la silla de acuerdo a la edad de los chicos.

Una publicidad muestra muy bien la silla de acuerdo a la edad de los chicos.

1) Que el modelo se adapte a tu vehículo

 Antes de definir la compra debes confirmar que cumple con los requisitos para poder instalarla en tu automóvil. Es decir, verificar el sistema de sujeción de tu auto (cinturones de seguridad, Isofix, Latch) y leer las instrucciones del fabricante de la butaca para asegurarte de que sean compatibles.

2) Elegir la silla según el peso y la edad del niño

Las butacas se dividen en grupos de acuerdo al percentil de los niños. El grupo 0 es para los más chiquitos (para prematuros, de 0 a 6/9 meses o hasta 10 kilos de peso). Las butacas del grupo 0+ son para un poco más robustos (de 0/9 meses hasta 12/15 meses y máximo 13 kilos de peso). Y las butacas del grupo 1 ya es para cuando empiezan a hablar y a preguntar (niños de 9 meses a 4 años, de 9 kg a 18 kg). En estos casos el huevito o el porta bebé se ajusta al automóvil y el bebé se sujeta con los arneses de la silla.

A partir de los 4 años corresponde el grupo 2 (desde 15 kg hasta 27 kg, 4 a 6 años) y grupo 3 (entre 22 kg y 36 kg o más, entre 6 y 12 años). La butaca o el booster (puede ser con respaldo) se adapta al cuerpo del niño y se ajusta con el cinturón de seguridad del vehículo.

3) Instalación correcta

Existen distintos sistemas de anclaje que hacen referencia a la forma de ajustar la butaca de manera correcta y segura al asiento. Veamos:

  • a) Sistema tradicional: mediante el cinturón de seguridad.
  • b) Sistema Isofix: aptos para booters de los grupos 0, 0+ y 1 (recién nacidos y bebés de hasta 18 kilos de peso). Es el que la Comisión Económica Europea de la Organización de las Naciones Unidas ha adoptado para su territorio y normalizado bajo la resolución ECE R16.
  • c) Sistema Latch: la butaca no queda fijada sólo por los cinturones de seguridad, sino que queda anclada a la carrocería del auto. Esto disminuye la rotación hacia adelante. Es la modalidad de sujeción para asientos de seguridad infantil que se ha reglamentado en los Estados Unidos bajo los estándares federales de seguridad vehicular.
Dormidos en el viaje. Las sillas más seguras son también las más cómodas

Dormidos en el viaje. Las sillas más seguras son también las más cómodas

4) El confort para el bebé

Se debe consultar si tiene telas anti transpirantes (los meses de calor son cada vez más largos y el bebé no tiene la culpa), reductores que se adaptan al bebé recién nacido, posiciones de reclinado y si cuenta con apoyacabezas regulable en altura.

5) El cuarto punto de anclaje.

Algunos fabricantes desarrollaron un método llamado SecureGuard. Consiste en un sistema que añade un cuarto punto de anclaje en el cinturón de las butacas de los grupos 2 y 3, que permite garantizar una posición segura: se mantiene sobre la pelvis del niño, distribuyendo mejor la fuerza del impacto en colisiones frontales.

6. El cambio de butaca

Se puede optar por el huevito para los primeros meses (tiene una base que ya queda en el auto y el receptáculo se usa también en el cochecito) y luego pasar a la butaca de grupo 1. Aunque más costosas, también hay sillas todo en uno, que abarcan todas las edades y son aptas desde el nacimiento hasta niños de más de 36 kilos. Si no, a partir de los 4 o 5 años -y en función del peso- una opción son las butacas booster que permiten que su cuerpo quede más elevado y de esa manera mantener el cinturón de cadera en la parte superior de los muslos y el del hombro centrado entre el hombro y el pecho.

Cuando es muy chico el bebé va mirando hacia atrás del auto. Falta de rigidez en el cuello.

Cuando es muy chico el bebé va mirando hacia atrás del auto. Falta de rigidez en el cuello.

7) Dispositivos inteligentes

Existen en el mercado varios sistemas con sensores integrados que emiten notificaciones esenciales para ayudar a prevenir situaciones de riesgo en el automóvil: si el niño se desabrocha el arnés, si la temperatura del habitáculo es demasiado alta o baja, si se ha quedado encerrado solo en el coche o si lleva sentado demasiado tiempo. Cada uno con sus prestaciones, muchos funcionan en sintonía con apps que se descargan en el teléfono móvil y ofrecen distintas funciones, entre ellas alarmas sonoras y visuales y también SMS a todos los números de emergencia registrados en la cuenta.

8) Elevadores con respaldo alto

Además del anclaje del cinturón es importante que evalúes el respaldo de la silla, especialmente en las destinadas a los grupos 2 y 4. Es aconsejable que el cabezal del respaldo tenga forma de «V» para proteger tanto la cabeza como los hombros del niño.

9. Comprar en lugares confiables

Los vendedores de este tipo de productos deben estar bien informados para responder tanto las dudas técnicas de manera precisa, así como las que se refieren a la instalación. Por otro lado, en compra por internet es clave que consultes si tienen flexibilidad en la devolución o cambio para poder probar la butaca en tu auto y con tu niño.

El menor, todavía con cabezal. La chica, más grande, solo con la base, y apoyada en el respaldo del auto.

El menor, todavía con cabezal. La chica, más grande, solo con la base, y apoyada en el respaldo del auto.

10. ¿Te prestan la butaca o la compras usada?

Lo ideal es una silla de seguridad nueva para asegurarte de que todo funciona a la perfección y contar con la garantía por cualquier inconveniente. Pero si no es posible, hay que tener en cuenta ciertas condiciones como que no tenga rajaduras, comprobar que no le falten partes y que conserve la etiqueta con la fecha de fabricación y el número de modelo (sin estos datos no se puede averiguar si el asiento ha sido retirado del mercado por alguna falla o problema). Aunque muchos se pueden consultar en Internet, mejor aún si posee el manual de uso correspondiente.

Qué dicen las leyes de tránsito

En la Argentina, por ejemplo, existen algunas diferencias entre lo especificado en la Ley de Tránsito nacional (24.449) y las leyes de los territorios provinciales o de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Según la última modificación de la Ley de Tránsito nacional decretada por el Ministerio de Transporte en 2018, el uso de sillas de seguridad es obligatorio para menores de 10 años en todo el territorio nacional: “…Los menores de DIEZ (10) años deben viajar sujetos al asiento trasero, con el Sistema de Retención Infantil (SRI) homologado al efecto, en relación a su peso y tamaño…”.

El agarre trasero de la silla hacia el baúl o el respaldo de la butaca. Mayor seguridad.

El agarre trasero de la silla hacia el baúl o el respaldo de la butaca. Mayor seguridad.

El Código de Tránsito vigente en la Ciudad de Buenos Aires es más específico aún: establece la obligatoriedad de utilizar los distintos dispositivos de SRI y la prohibición de viajar en los asientos delanteros a todos los niños desde su nacimiento hasta los 12 años, con estatura inferior a 1,50 metros o que pesen menos de 36 kilos.



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí