«Soy muy prolija con los controles de mi salud, todos los años me realizo estudios». Natalia Marilungo (44), en agosto de 2014 fue a un control de rutina con una ginecóloga que la atendía hace dos años. estaba preocupada porque en su mama izquierda notaba un pequeño bulto que aparecía y desaparecía. Se lo comentó a la profesional que lo palpó pero lo desestimó. «Me dijo que era un pliegue de mi prótesis», cuenta Natalia. Se quedó tranquila con el diagnóstico y continuó su vida de manera normal.

Meses después, a Natalia le tocaba recoger a sus hijos en el aeropuerto de Ezeiza. Volvían de estar de vacaciones con el padre, los extrañaba. Su hijo más chico de 4 años la abrazó con tanto entusiasmo que cabeceó, sin querer pero con mucha fuerza, su mama izquierda. «El dolor que sentí me cortó la respiración y se me nubló la vista», relata esta visitadora médica especialista en medicamentos oncológicos.

Esa misma noche, en la ducha, Natalia sintió dolor y su mama inflamada. «Tenía una pelota enorme, justo donde le había dicho a la ginecóloga que sentía un bulto», relata. Gracias a su trabajo consiguió un turno con un oncólogo especialista en mamas que la atendió a la mañana siguiente.

Natalia Marilungo pudo detectar su tumor a tiempo.

Natalia Marilungo pudo detectar su tumor a tiempo.

«A partir de ahí no salí más de la clínica», explica. Todos los estudios confirmaban lo peor. A los 40 años, con un hijo de 4 y otro de 8 años Natalia sintió miedo ante el diagnóstico. «Tenía cáncer y mi mayor temor era dejarlos solos», confiesa.

A pesar del primer mal diagnóstico detectaron su enfermedad a tiempo. A lo largo de un año se sometió a quimioterapia, una mastectomía y un tratamiento con drogas específicas para su tumor. Hoy está curada. Aunque se realiza controles anuales y toma una droga preventiva.

«Es muy importante no quedarse con dudas y buscar segundas opiniones», relata ante su experiencia. «Creo que es fundamental palparse cada vez que se pueda y sin miedo. El cáncer de mama agarrado a tiempo es una enfermedad curable», agrega. 

Síntomas del Cáncer de mama 

En general el cáncer mamario no presenta síntomas, y no produce dolor. Según la Asociación Americana del Cáncer, cualquiera de los siguientes cambios inusuales en la mama puede ser un indicio de cáncer de mama:

Inflamación de la mama o parte de ella

Irritación cutánea o formación de hoyos

Dolor de mama

Dolor en el pezón o inversión del pezón

Enrojecimiento, descamación o engrosamiento del pezón o la piel de la mama

Secreción del pezón que no sea leche

Un bulto en las axilas



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí