Los hijos vienen sin manual de instrucciones, se suele decir. Y afortunadamente así es. Sin embargo, madres, padres y toda persona encargada de la crianza​ de niños, niñas y adolescentes muchas veces buscan orientación para llevar adelante esa tarea.

«Animados por la Infancia» es un proyecto realizado por la asociación civil Animando Vidas y la psicóloga especializada en infancias y crianzas Maritchu Seitún, que busca fortalecer los vínculos familiares, por medio de un trabajo psicológico en chicos de 5 a 12 años acerca de la importancia de la familia y sus valores, como también el cuidado de sus “hermanitos”.

Mirá también

El taller -que se ofrece en forma gratuita- tiene en paralelo otro objetivo: fortalecer el vínculo de la madre y el padre con su bebé, por este motivo el eje de intervenciones para cumplir con este objetivo está focalizado en la temática del niño y la niña en sus primeros meses/años de vida.

Por eso, trabajan con dos espacios en simultáneo que están estrechamente conectados en temáticas identificadas entre uno y otro: uno dedicado a la familia con sus hijos de 0 a 4 años y el otro con los niños de 5 a 12 años, quienes producen historietas y cortometrajes animados reflejando las temáticas familiares trabajadas.

Mirá también

Desde este programa y para todos, cinco consejos de Maritchu para criar a nuestros chicos:

1. Nuestros chicos creen lo que les decimos de ellos.

Tanto con palabras, como con gestos. Crecen y se fortalecen con nuestra mirada enamorada y con nuestro amor incondicional. Es importante decirles que los queremos.

Los chicos aprenden no sólo de lo que escuchan.

Los chicos aprenden no sólo de lo que escuchan.

2. Estemos atentos: nuestros hijos nos copian.

Copian lo que nos gusta y lo que no: mimos y besos, y también empujones o insultos. Necesitan que respondamos cuando nos llaman, aunque sea para decirles “ahora no puedo”. Ojo al modo en que usamos nuestros celulares, nos distraen y dejamos de mirar a los chicos, podemos estar presentes físicamente y en realidad ausentes y no disponibles.

Las rutinas les dan seguridad.

Las rutinas les dan seguridad.

3. Mantener hábitos y rituales

Hacer las cosas de forma y en horarios parecidos todos los días ayuda a que los chicos y chicas se sientan seguros, se acostumbren y no protesten tanto por todo. Entre otros rituales dejemos el chupete sólo para dormir después del año o año y medio.

4. No hay padres perfectos

Nos vamos a equivocar; podemos disculparnos, basta con que seamos “suficientemente buenos” en palabras de Donald Winnicott.

El juego es mucho más que diversión.

El juego es mucho más que diversión.

5. Los chicos necesitan jugar

Lo hacen para divertirse, para aprender, para conectarse con otros, para experimentar, para elaborar los problemas de todos los días. Jugar con papá y/o mamá les hace mucho bien. Juguemos todos los días un ratito con los más grandes. Juguemos varias veces por día un ratito con los más chiquitos.

Mirá también

Mirá también



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí