No es lo mismo volver después de ocho horas afuera que pasar todo el día adentro: en pandemia, la casa pasó a ser nuestro ambiente.

En línea con el home office, las cuarentenas y los reiterados aislamientos, aquella mancha de humedad, los artefactos que se rompen porque se usan más, los muebles que necesitan un lavado de cara; todo aquello que no nos gusta puede resultar casi intolerable si se mira durante todo el día.

Por eso, una de las consecuencias naturales de la pandemia es la reparación de muebles y desperfectos del hogar.

En línea con presupuestos en muchos casos golpeados por los coletazos de la pandemia, y con la reducción de las interacciones personales por miedo al contagio, el «hágalo usted mismo» gana lugar entre incluso quienes nunca lo habían hecho, sea como salida laboral. como manera de mejorar los ambientes, o como hobby que nos ayuda a poner la mente en blanco y bajar los niveles de estrés.

Los «remedios» que tienen el potencial de realzar los espacios sin afectar la salud o el medioambiente, son otra de las tendencias, como la del shampoo sólido o la limpieza del hogar con productos naturales.

Pero, ¿cómo podemos encarar estos arreglos? ¿Cualquiera puede hacerlo? ¿Se necesitan conocimientos previos?

Aimé y Violeta Coacci, quienes dictan talleres de reciclado y dan consejos en redes sociales desde Taller Cardamomo, brindan recomendaciones para mantener, limpiar y dar brillo a los muebles del hogar con productos accesibles y naturales, en reemplazo de los industriales.

El aceite de oliva y el limón sirven para dar brillo a los muebles. Foto Shutterstock.

El aceite de oliva y el limón sirven para dar brillo a los muebles. Foto Shutterstock.

Respecto a cuáles son los principales intereses de sus seguidores, las emprendedoras afirman: «Los más demandados son el reciclado de muebles y el lavado de madera, creemos que generan mucho interés porque todos tienen muebles en sus casas que quieren renovar, ya que configura una alternativa de bajo presupuesto para modernizar un ambiente», cuentan.

Antes de comenzar, aconsejan utilizar las medidas de seguridad correspondientes al manipular productos y herramientas, como así leer las etiquetas y manuales de instrucciones. A su vez, se debe realizar un buen diagnóstico y planificación sobre:

– El material del mueble: si es de madera maciza, enchapado, melamina, etc.

– Cómo está intervenido: si está pintado, con qué pintura (si es al agua, al solvente), si tiene un lustre como cera o goma laca o está protegido con un barniz por ejemplo.

Dónde va a ir el mueble: la principal cuestión a tener en cuenta es si irá en el interior del hogar o al aire libre.

Qué uso va a tener: ¿será escaso o intenso?, ¿Lo manipularán niños?, ¿Será susceptible de rayones?

– Qué acabado nos gustaría lograr: color pleno, madera lavada, pátina, decapado, aguada.

Consejos para implementar en casa

1) Para hidratar: Si la madera luce desgastada o se busca disimular pequeños rasguños, se recomienda aplicar vaselina o mayonesa, y dejarla actuar por al menos una  hora. Luego lustrar con un paño.

2) Para limpiar: Se puede colocar 100 ml de vinagre, 100 ml de aceite de oliva y 20 gotas de aceite esencial de naranja dulce o limón. Se agita y se rocía la mezcla en un paño para luego pasarla por los muebles.

3) Para quitar manchas de moho: Si se quiere desengrasar un mueble o sacarle restos de humedad, hay que usar amoníaco, que se puede rebajar con 3 partes de agua. Se aplica en forma directa y luego se le pasa un trapo.

4) Para suavizar marcas de vasos: Se recomienda colocar mayonesa en un corcho y pasarlo por el área marcada en forma circular.

5) Para dar brillo: Se cuenta con dos opciones para reemplazar los limpiadores comunes:

– Humedecer un trapo en una mezcla que contenga medio limón exprimido, una cucharada de agua y una de aceite de oliva. Pasar el paño para lustrar y sacar brillo.

– Hacer una mezcla de 10 gotas de aceite esencial de naranja dulce o limón cada 50 ml de aceite de oliva. Usar un paño para frotar suavemente por el mueble y luego lustrar.

El uso que se le da a cada mueble es clave para saber cómo tratarlo. Foto Shutterstock.

El uso que se le da a cada mueble es clave para saber cómo tratarlo. Foto Shutterstock.

Qué tener en cuenta

Antes de poner manos a la obra, las emprendedoras recomiendan:

● Siempre probar el producto en alguna zona que no se vea y así poder chequear si se altera o decolora el lustre del mueble.

● Pasar el paño en el sentido de la veta.

● Cuando se utilicen los aceites esenciales hay que colocarlos en envases de vidrio o PET, ya que se comen el plástico.

● Es importante ir preparando estos productos a medida que los necesitemos, ya que son productos naturales.





Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí