Los hombres con hipertensión que no reciben tratamiento tienen un flujo sanguíneo en el pene más pobre que aquellos con presión arterial normal, según una investigación presentada en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología. Pero esas diferencias desaparecen con la administración de medicamentos para la hipertensión, lo que brinda tranquilidad a los hombres preocupados por los efectos de los medicamentos para bajar la presión arterial.

La hipertensión afecta a más de mil millones de personas en todo el mundo. En Argentina, por lo menos uno de cada tres adultos es hipertenso (tienen sus valores por encima de 14/9), la mitad de ellos no lo sabe y entre quienes sí tienen diagnóstico, muchos no están bien controlados.

La presión arterial alta es uno de los principales factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular, la principal causa de muerte prematura. Para combatirla se recomienda un estilo de vida saludable, que incluya restricción del consumo de sal, evitar o moderar la ingesta de alcohol, ejercicio físico regular, control de peso y no fumar.

Cuando la modificación del estilo no basta para mejorar los valores, se indica también tratamiento con medicamentos, que está relacionado con menores riesgos de muerte, accidente cerebrovascular y enfermedades cardíacas, pero alrededor de la mitad de los pacientes no toman los fármacos. La disfunción sexual es una de las razones por las que los pacientes dejan de tomar medicamentos.

Pero los hombres con hipertensión tienen casi el doble de probabilidades de tener alteración del flujo sanguíneo del pene y disfunción eréctil en comparación con los hombres con presión arterial normal. La presión arterial alta daña las paredes de las arterias, lo que hace que se endurezcan y estrechen, y reduzca el flujo de sangre al pene. La disfunción eréctil es una señal de advertencia temprana de vasos sanguíneos dañados.

Sin embargo, estudios previos demostraron que la disfunción eréctil es más común en hombres con presión arterial alta tratados que no tratados. Y ciertos medicamentos antihipertensivos, en particular los diuréticos y los betabloqueantes, se han relacionado con el deterioro de la función sexual.

La presión arterial elevada puede causar un menor flujo sanguíneo en el pene.

La presión arterial elevada puede causar un menor flujo sanguíneo en el pene.

Este estudio presentado en Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología -que se celebró en forma virtual- examinó la asociación entre el nivel de presión arterial y el flujo sanguíneo del pene, y si los medicamentos para bajar la presión arterial tenían un efecto en la relación. Incluyó a 356 hombres con disfunción eréctil y sin antecedentes de diabetes o enfermedad cardiovascular que se atendieron en una clínica entre 2006 y 2019.

Los participantes se dividieron en tres categorías según la presión arterial: normal, normal alta e hipertensión. Un total de 164 (46%) pacientes estaban siendo tratados con medicamentos antihipertensivos.

Todos los pacientes se sometieron a una ecografía Doppler color de pene, que es el método estándar para evaluar los vasos sanguíneos del pene y la disfunción eréctil. El método consiste en inyectar un medicamento en la base para abrir los vasos sanguíneos y luego medir el flujo sanguíneo, que se considera alterado cuando la velocidad es inferior a 25 cm/s.

Entre los hombres que no recibieron medicación antihipertensiva, la velocidad del flujo sanguíneo del pene disminuyó progresivamente con el aumento de la presión arterial, es decir, el flujo sanguíneo fue más rápido en aquellos con presión arterial normal, más lento en aquellos con presión arterial normal alta y todavía más lento en aquellos con hipertensión. Entre los hombres que tomaban medicamentos antihipertensivos, no hubo diferencia en la velocidad del flujo sanguíneo del pene entre las tres categorías de presión arterial.

«La disminución progresiva en la velocidad del flujo sanguíneo del pene en las tres categorías de presión arterial en los hombres que no toman medicamentos antihipertensivos indica cambios estructurales significativos en los vasos sanguíneos debido a la hipertensión de larga data», explicó el autor del estudio, el profesor Charalambos Vlachopoulos, de la Universidad Nacional y Kapodistrian de Atenas, en Grecia.

«Las diferencias de flujo sanguíneo en las tres categorías de presión arterial desaparecieron con el tratamiento, lo que sugiere un efecto de la medicación», añadió.

Un análisis adicional comparó a hombres tratados y no tratados dentro de cada grupo de presión arterial. En la categoría de hipertensión, los pacientes tratados y no tratados tenían velocidades de flujo sanguíneo peneano similares.

Sin embargo, en la categoría de normal alta, los hombres tratados tenían un peor flujo sanguíneo en el pene que los hombres no tratados. De manera similar, en la categoría de presión arterial normal, los hombres tratados tuvieron un peor flujo sanguíneo en el pene que los hombres no tratados.

Aconsejan a los hombres con hipertensión consultar al médico sobre las opciones de tratamiento.

Aconsejan a los hombres con hipertensión consultar al médico sobre las opciones de tratamiento.

El profesor Vlachopoulos resalta que «estos resultados implican que los pacientes hipertensos ya tienen un daño estructural significativo en las arterias del pene y la adición de fármacos antihipertensivos no reduce aún más el flujo sanguíneo del pene. Pero en los hombres con presión arterial normal o normal alta, las arterias del pene tienen un mínimo del daño y los medicamentos podrían tener un impacto negativo en el flujo sanguíneo del pene», añadió.

Insta, así, a los hombres preocupados por la disfunción sexual a que lo comenten con su médico. «Para los hombres con hipertensión aún no tratada, los medicamentos más antiguos (betabloqueantes y diuréticos) no son ideales y deben usarse sólo si están absolutamente indicados», apunta.

En este sentido, señala que el cambio de medicamentos hipertensivos en hombres con disfunción eréctil debe manejarse con precaución. «En primer lugar, si una enfermedad coexistente exige el uso de una categoría de fármaco específica (por ejemplo, betabloqueantes para la enfermedad de las arterias coronarias y la insuficiencia cardíaca o diuréticos para la insuficiencia cardíaca), no se recomienda el cambio. Se podrían considerar alternativas si los pacientes corren el riesgo de interrumpir la terapia que salva vidas debido al impacto perjudicial de la disfunción eréctil en sus vidas».

«En segundo lugar, cambiar a otra clase de medicamentos no garantiza ni la restauración ni la mejora de la función eréctil. Esto debe explicarse cuidadosamente a los pacientes con anticipación para evitar expectativas poco razonables», afirmó.

Y concluyó que el estudio «muestra que la presión arterial alta se puede tratar sin causar disfunción eréctil. Los pacientes y los médicos deben tener discusiones abiertas para encontrar la mejor opción de tratamiento«.

Mirá también

Mirá también



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí