El dinero transaccional creció 10% en promedio en diciembre, el doble de la mediana de los últimos meses de los 15 años previos
El dinero transaccional creció 10% en promedio en diciembre, el doble de la mediana de los últimos meses de los 15 años previos

La cantidad de pesos en circulación, los que están en poder del público y en cuentas a la vista, se disparó muy por encima de lo habitual en diciembre pasado. El dinero transaccional suele saltar cada fin de año por el pago de los aguinaldos y el aumento de los gastos de esa época, pero esta vez el movimiento fue mayor. La inflación récord y la imposición de controles de cambio tienen parte de la responsabilidad, pero aún así los especialistas sostienen que el Banco Central (BCRA) va a tener que endurecer su política monetaria en febrero si no quiere sobresaltos con la inflación y los tipos de cambio paralelos.

Cada fin de año la demanda de dinero sufre un pronunciado repunte propio de la mayor necesidad de efectivo estacional, por lo que la cantidad de pesos en circulación tiende a dispararse. El circulante es el efectivo en manos del público y los depósitos a la vista. Es decir, los medios de pago, el dinero que está en condiciones de ser gastado de inmediato a diferencia de un depósito a plazo fijo o colocado en instrumentos del Banco Central. Es un agregado monetario diferente que la base monetaria, la medida que seguía el Central cuando perseguía la meta de “emisión cero”, durante la gestión de Guido Sandleris. Es, si se quiere, una medida algo menos distorsionada del dinero que puede ir a consumo o al mercado cambiario.

Un trabajo de SBS Research registró que en los últimos 15 años, la mediana de variación del dinero en circulación en diciembre fue del 11,2%, si se mide el último día del período contra el último día de noviembre, y del 5% si se toma el saldo promedio de circulante en todo el mes, en comparación con el previo.

Este cierre de año, el movimiento fue mucho mayor. Fue de 17,8% punta a punta y 10,2% promedio, bien por encima de los 15 años previos.

El cierre de 2019, sin embargo, tiene varios elementos que pueden confundir al análisis. Por ejemplo, fue un año de inflación récord desde la convertibilidad. Y, además, terminó en un esquema de control de cambios más duro que el que existía hasta diciembre de 2015, lo que fuerza un aumento de la demanda de pesos.

Los datos son nominales, pero igualmente es difícil pensar que solo la inflación pueda explicar una diferencia tan grande cuando los datos de alta frecuencia no muestran algo tan distinto a 2018, dijo Adrián Yarde Buller de SBS. “Mirar el circulante en poder del público te permite ver el dinero más transaccional y limpiar distorsiones que puede haber como cambios en los encajes o las tenencias de efectivo de los bancos”, agregó.

Especialistas y operadores siguen de cerca las variables monetarias para entender cuál es la política de Miguel Pesce, el presidente del Banco Central. Dado el contexto de controles de cambio y los factores estacionales que estimulan la demanda de pesos, esperaban un repunte que no necesariamente tiene que ser problemático. Pero, entienden, el riesgo de que el aumento en la cantidad de dinero golpee al dólar paralelo o le de una nueva vuelta de tuerca a la inflación depende de lo que haga el Central en febrero, cuando la demanda de dinero tiende a bajar luego del repunte de cada fin de año.

Hoy tenés la emisión monetaria que te permite el contexto, para adelante me parece que el Banco Central está siendo más agresivo de lo que debería (Pazos)

“Estuvimos simulando que capacidad de emisión monetaria le generaba al Banco Central el cepo cambiario y la estacionalidad de diciembre, y lo que vemos es que hay un desvío que todavía es leve”, dijo Juan Manuel Pazos, de TPCG. “La foto a hoy es que tenes la emisión que te permite el contexto, para adelante me parece que el Banco Central está siendo más agresivo de lo que debería. Pasaron diciembre sin que se espiralizaran los problemas, fueron cuidadosos, pero todo lo que decidieron la semana pasada –baja de encajes, reducción de pases pasivos y otras medidas de aceleración de la baja de tasas– me parece peligroso porque febrero es el mes de más baja demanda de dinero. No me preocupa lo que pasó, me preocupa lo que viene», dijo.

Para atajar la mayor cantidad de pesos antes de que aceleren a la inflación o le echen nafta a los dólares paralelos, el Banco Central va a tener que sacar pesos de circulación. Los instrumentos para hacerlo con las Leliq, a las que el presidente Alberto Fernández criticó durante la campaña, y los pases pasivos. Son emisiones de deuda del Central que sacan pesos de circulación pero tienen un costo para la entidad, por la tasa que pagan.

Pesce ya dijo que está incómodo con el corto plazo de esa deuda que se usa para “aspirar” pesos. En su publicación de Objetivos y Planes para 2020 la entidad señaló el problema de que el plazo promedio de la deuda cayó a 5 días desde 100 días que promediaba en 2017. Alargar los plazos de las Leliq o ir a instrumentos de mayor duración, como las desaparecidas Lebac, es uno de los objetivos. La duda que preocupa a la City es si reaccionará en febrero para sacar la liquidez excedente del sistema.

Seguí leyendo:

Caen hasta 8% los bonos de la provincia de Buenos Aires luego de que la Nación se negara a ayudar con sus pagos de deuda

Polémica por la designación como director en el BNA del sobrino chef de Alicia Kirchner

Monotributo: todo lo que hay que saber para afrontar la recategorización que vence en una semana

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí