«Dejame adivinar: te cansaste de estar insatisfecho con tu cuerpo y tu reacción inicial fue ver en qué clase del gym anotarte para dar un golpe de timón. ¡Me copa! Pero ojito: esa es solo una parte del plan. ¿Te gusta que te lo diga en porcentajes? Es un 30%«, responde el nutricionista Matías Marchetti a la pregunta sobre si alcanza con hacer ejercicio físico para bajar de peso y estar saludable.

«El otro 70% -continúa- tiene que ser un rediseño de tu alimentación: dejar de comer lo primero que te llega a la mano, de forma impulsiva y desordenada, para pensar una planificación inteligente.»

El nutricionista echa mano a la idea de una fórmula 70/30 no como un esquema fijo, sino para el concepto de salud integral. Y habla de tres ejes complementarios: nutrición, actividad física y salud mental.

«Así se puede ver la nutrición desde un punto de vista completo, integral, de un ser humano que está dividido por muchas fases y que si alguna se enferma, contamina al resto«, dice a Clarín.

Y propone «dejar de vernos como como objeto separados, donde todos los profesionales se encargan de una partecita de nosotros«. Lo ideal, sugiere, es pensar «en las personas y no en las patologías».

Aconsejan sumar comida real y menos ultraprocesada. Foto Shutterstock.

Aconsejan sumar comida real y menos ultraprocesada. Foto Shutterstock.

Alimentación y ejercicio

¿Qué pasa si solo hago ejercicio, pero no lo acompaño de un plan alimentario saludable? «La actividad física no puede verse lejos de la alimentación y la salud mental, tiene que ser algo integral en lo que estemos preocupados y ocupados, responsablemente y estudiando todo el tiempo para que podamos realmente dejar de ser engañados, entender la realidad y, a partir de ahí, tomar mejores decisiones«, insiste Marchetti.

«Somos lo que comemos», sentencia y pone el acento en que, con el avance de los productos ultraprocesados (incluidos los light), las personas se alejan cada vez más de la comida real.

La actividad física puede ser la indicada, puede mezclar entrenamiento de fuerza con aeróbico, pero si la comida no aporta los nutrientes necesarios, el cuerpo no va a tener el combustible suficiente para un buen funcionamiento y para mantenerse sano, apunta.

¿Qué ocurre al revés: si me cuido con las comidas, pero no hago ejercicio? «Hoy en día, con el auge y el boom de la alimentación saludable, podría pensar que estoy saludable», dice el nutricionista.

Sin embargo, señala que «desde una mirada antropológica somos animales que razonamos». En relación a eso, añade: «es curioso, pero ningún animal sobreviviría durmiendo, estando 8 horas sentado, comiendo, levantándose a la mañana sin tener que hacer ningún tipo de actividad para recurrir a sus calorías y nutrientes diarios, para después volver a dormirse».

Y sostiene que trabajar la masa muscular es clave para el concepto de salud integral. De hecho, las guías de actividad física internacionales aconsejan realizar al menos dos veces por semana ejercicios de fortalecimiento muscular, además de ejercicio aeróbico.

Combatir el sedentarismo, prioritario en estos tiempos. Foto Shutterstock.

Combatir el sedentarismo, prioritario en estos tiempos. Foto Shutterstock.

Ponerse en movimiento

-¿Qué conductas simples que pueden ayudar a incorporar más movimiento?

-La conducta más fácil es la acción. Todo tipo de acción va a ayudar a que uno pueda acomodar dentro de su rutina esta posibilidad del cambio.

Y lo primero es la organización, esa es la base de todas las cosas. En las redes sociales tenemos millones de actividades de 15, 30, 45 minutos, una hora, pero lamentablemente estas conductas simples muchas veces pasan a ser títulos, latiguillos que nos llevan a conformarnos con lo mínimo.

Estaría bueno ir a un profesional y que me pueda decir qué necesito yo de acuerdo a mi objetivo, a mi edad, a mi contextura física, a mi sistema de de salud (si estoy saludable o no). Esto es lo que para mí tiene que abordarse una forma más inteligente.

Dejar de dar de ese consejo absolutamente triste y mediocre de pasear al perro y tomar el tema con seriedad. Hacer actividad física es salud, previene un montón de enfermedades y hoy en día lo que está matando y enfermando es la falta de movimiento, la mayoría de la gente está en un sedentarismo profundo.

Después de ir al médico y ver cómo estamos de salud, hay que ir a otro profesional de la actividad física, puede ser de yoga, calistenia, fitness, cualquier cosa que a uno le atraiga, para que desde la emoción, desde lo humano, podamos sentir esa necesidad de de movernos, de desafiarnos, de salir de la cama mental.

-¿Sirve la compensación? Si un día como mucho, hacer más ejercicio físico «para quemar» el exceso, o al día siguiente no comer. ¿Es ese un vínculo saludable?

La compensación es algo muy peligroso, que nos puede llevar una conducta desadaptativa que se llama abstinencia-atracón. Sea tanto por no comer, como por actividad física en exceso. No está bueno pensar que algo que es negativo en algún punto va a encontrar un equilibrio.

Al contrario, siempre vamos a necesitar más placer, siempre vamos a estar necesitando escapar si algo nos hace mal. Si es una actitud inteligente, donde tengo ganas de comer algo y lo disfruto, está perfecto.

Siempre digo que cada comida es una oportunidad. Tenemos cuatro o cinco comidas por día. Si una no fue del todo prolija, no pasa nada, sigo con mi plan porque los nutrientes son muy importantes y si yo saco nutrientes para poner alimentos ultraprocesados, le estoy errando.

-¿Qué tipo de ejercicio es el más recomendado para bajar de peso? ¿Alcanza solo con la actividad aeróbica?

Esta es la «gran pregunta», pero lo mejor de todo es que no es el ejercicio lo que baja de peso, lo que ayuda a bajar de peso es el déficit calórico. La actividad física lo que va a hacer es quemar más calorías y modelar el cuerpo de acuerdo a la actividad. No es lo mismo el cuerpo de un corredor, el cuerpo de un culturista, el cuerpo de un levantador de fuerza.

Los patrones de lo que a vos te gusta, cómo te gustaría verte, cómo te gustaría estar de salud, cómo te gustaría sentirte en vibración con la actividad que estás haciendo, ahí es donde vas a poder encontrar que el movimiento es salud.

Y encima, si estás en un plan de alimentación adecuado, donde las calorías no sobran, sino que faltan un poco, vas a usar esa grasa como para «pagar» esa deuda de energía, porque la grasa no es ni mala ni buena, es una carga energética que se guarda en tu organismo.





Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí