MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

Las autoridades de Azerbaiyán han declarado este domingo su disposición de entregar a representantes de Armenia los cuerpos de los militares fallecidos en los enfrentamientos en el enclave proarmenio de Nagorno Karabaj.

Este compromiso era un requisito a cumplir dentro del primer acuerdo de cese de hostilidades pactado el 10 de octubre, interrumpido en varias ocasiones por ambas partes y de nuevo refrendado este sábado por la noche en una nueva tregua humanitaria.

«De acuerdo con el espíritu de la tregua declarada entre Azerbaiyán y Armenia con fines humanitarios (…) se anunció la disposición a trasladar los cuerpos de los soldados armenios», según ha hecho saber la comisión azerí sobre prisioneros, desaparecidos y rehenes del conflicto.

A tal efecto, Azerbaiyán empleará un corredor humanitario acordado previamente hacia la región fronteriza de Tovuz, con el respaldo del Comité internacional de la Cruz roja (CICR) en el país, según el comunicado de la comisión recogido por la agencia oficial de noticias rusa Sputnik.

CAPÍTULO DE BAJAS

Por otro lado, un total de 709 civiles e integrantes de las fuerzas de defensa del enclave proarmenio de Nagorno Karabaj y otros 60 no combatientes azeríes han muerto desde la escalada de violencia en la región que comenzó el pasado 27 de septiembre, según han informado organismos oficiales de ambos bandos.

En las últimas horas habrían fallecido en el enclave otros 40 integrantes de las fuerzas proarmenias, hasta un total de 673 fallecidos, según el Ministerio de Defensa de la autoproclamada república.

A ellos hay que sumar otros 36 civiles fallecidos desde el reinicio del histórico conflicto, según el Defensor del Pueblo de Nagorno Karabaj, Artak Beglarian. Otros 115 civiles habrían resultado muertos durante los combates.

Por su parte, la Fiscalía General de Azerbaiyán ha estimado las bajas civiles en 60 muertos y 370 heridos, según un comunicado emitido a última hora de este sábado. El Gobierno azerí nunca ha publicado cifras sobre bajas militares, pero sí daños materiales.

«Las hostilidades han causado destrozos en 1.704 domicilios y 327 instalaciones civiles, dejando en estado inservible 90 bloques de viviendas», según el comunicado recogido por la agencia oficial de noticias rusa Sputnik.

Desde las 00.00 de este domingo ha entrado en vigor una nueva tregua humanitaria en Nagorno Karabaj, la segunda en lo que va de esta espiral de hostilidades en la zona. Al igual que en la primera ocasión, el 10 de octubre, las partes en conflicto se han acusado de violar el armisticio al poco de entrar en vigor.

Armenia se hizo con el control de todo el enclave de Nagorno Karabaj y de siete distritos colindantes en suelo azerí durante la guerra que le enfrentó con Azerbaiyán y que terminó con un alto el fuego en 1994 gracias a la mediación de Rusia.

Desde entonces, los esfuerzos de mediación de Rusia, Francia y Estados Unidos, copresidentes del Grupo de Minsk en la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), no han logrado resolver el conflicto por la soberanía de esta región.

Azerbaiyán sostiene que está combatiendo para recuperar el control de un territorio que le pertenece y que está reconocido así a nivel internacional. Armenia, por su parte, mantiene que está defendiendo el derecho de autodeterminación de la región de Nagorno Karabaj, con mayoría de población armenia.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí