Así como la influencia de la luz natural, los espacios despejados y la música apropiada se reconocen como disparadores de bienestar, una definición que también alcanza a ciertos tipos de plantas y colores, que pueden transmitir diversas sensaciones y colaboran en crear entornos más productivos; no es tan frecuente tener presente la importancia de los aromas a la hora de generar estímulos para la creatividad.

La disciplina de la aromaterapia se especializa en analizar, estudiar y promover el uso de fragancias integradas a los ambientes, atendiendo los resultados que desean obtenerse. En ese sentido, es igual de importante reconocer las «propiedades» de cada perfume natural, más allá del gusto personal. 

«El sentido del olfato es sumamente poderoso en los humanos e influye en forma determinante en la actividad del cerebro, ya que los bulbos que lo mueven integran el sistema límbico, que es donde se procesan las emociones y el aprendizaje. Por eso es que cierto tipo de aromas facilitan la creatividad, la serenidad o el estado emocional y fisiológico interno que quieras fomentar”, explica a Clarín Daniel Colombo, comunicador profesional y Máster Coach.

Mirá también

«Los aromas alcanzan a todos los sentidos y son capaces de generar efectos en varios aspectos de la vida: en el plano mental, emocional y espiritual relacionándose con las vivencias y experiencias de cada persona», completa Patricia Gallardo, creadora de una línea de fragancias apuntadas al bienestar emocional. 

Para los entendidos, lo más conveniente es utilizar aceites esenciales que permiten activar el hipotálamo, la parte del cerebro que envía mensajes a otras secciones para generar ciertos resultados. Al hacerlo se incentivan esos espacios despertando lucidez, innovación, amplitud de criterios, relajación y cercanía. Y a su vez, es posible que se active el sistema inmune movilizando la presión de la sangre y estimulando la digestión, entre otros aspectos biológicos, detallan.

“Las neurociencias nos explican que cuando una persona inhala un aroma, se produce una mezcla compleja de moléculas que viaja al sector de la nariz donde están los receptores: aquí hay millones de neuronas olfativas que se activan y envían esas señales al cerebro, que es el órgano encargado de decodificar los olores. Es lo que llamamos el sentido del olfato”, puntualiza Colombo.

Mirá también

Estos olores agradables a los sentidos tienen beneficios concretos que han sido determinados científicamente. Están los que serenan, los que levantan el ánimo y aquellos que reconfortan más íntimamente.

“Está recomendando para todo tipo de personas: niños, adolescentes, adultos mayores. Toda persona abierta al bienestar emocional y la sanación holística que quiera vivir mejor y armonizarse”, aconseja Gallardo.

Un aroma para cada emoción

Lavanda: tiene propiedades calmantes, controlan el estrés emocional. Relaja los nervios y ayuda a disminuir los efectos de las migrañas.

Limón y cítricos verdes: facilita la concentración, el enfoque y promueve la calma ante enojos y ansiedad.

La lavanda colabora a controlar el estrés y ayuda a disminuir los efectos de la migraña.

La lavanda colabora a controlar el estrés y ayuda a disminuir los efectos de la migraña.

Jazmín: ayuda a calmar las tensiones y combatir estados de tristeza, melancolía y depresión. Es revitalizante, promueve una sensación de confianza y optimismo.

Romero: Estimulante y motivante, contribuye a mejorar la retención de la memoria. Combate el cansancio, el agobio y la fatiga mental.

Canela: Las propiedades estimulantes de la canela ayudan a combatir la fatiga mental y a mejorar la concentración.

Menta: Ideal para procesos creativos, ya que potencia la energía, vigoriza el ambiente, facilita la concentración y el pensamiento colaborativo.

Mirá también

¿Cómo utilizarlos? «Empezar de a poco, por ejemplo, aromatizando con un hornillo. Tres o cuatro gotas de aceite esencial del aroma que mejor identifique tu estado emocional del día (o el estado al que quisieras arribar) colocadas sobre unas piedras pequeñas en el hornillo serán suficientes para todo el día. También funciona colocar un aromatizador de ambientes con aromas de buena calidad, programados cada cierto tiempo para que se disparen automáticamente», resume el coach.

Hornitos y difusores, las formas más simples de incursionar en la aromaterapia.

Hornitos y difusores, las formas más simples de incursionar en la aromaterapia.

Para obtener los resultados más óptimos, es estratégico buscar el aroma apropiado según el gusto de la persona y el momento del día o emocional que esté transitando. 

Evaluar muy bien las fragancias es la última recomendación de los consultores, ya que hay algunas muy bien logradas desde la síntesis en su fabricación, aunque otras pueden ser muy fuertes o de aromas mezclados que no contribuirán al efecto que se busca.



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí