Pide el «cumplimiento estricto» del Derecho Internacional en el aniversario de la guerra en Nagorno Karabaj

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Azerbaiyán se ha mostrado este lunes «dispuesto» a normalizar las relaciones diplomáticas con Armenia si se «cumplen estrictamente» los principios del Derecho Internacional, en un mensaje coincidiendo con el aniversario de la guerra en 2020 en Nagorno Karabaj.

«Azerbaiyán está dispuesto a normalizar las relaciones con Armenia en línea con un cumplimiento estricto de los principios del Derecho Internacional, en particular la soberanía, la integridad territorial y la inviolabilidad de las fronteras internacionales», ha dicho el Ministerio de Exteriores azerí.

«Pedimos a Armenia que respete estos principios fundamentales para garantizar la paz, la seguridad y la prosperidad en la región y que cumpla con sus obligaciones internacionales», ha agregado en un comunicado publicado en su página web.

Así, ha conmemorado el aniversario del conflicto y ha subrayado que fue un acto de «legítima defensa» para contrarrestar una «provocación militar» de Armenia, al tiempo que ha asegurado que su intervención tuvo lugar en cumplimiento «pleno» del Derecho Internacional para garantizar la seguridad de los civiles de la zona y «evitar otra agresión militar» de Armenia.

La decisión de Azerbaiyán dio inicio a lo que el Gobierno ha denominado como Guerra Patriótica, que tuvo una duración de 44 días y que «puso fin a la política de agresión de casi 30 años de Armenia» y «restauró los derechos fundamentales de casi un millón de azeríes desplazados en la región».

«El fin de la ocupación de los territorios azeríes reveló la totalidad de las actividades ilegales llevadas a cabo por Armenia durante décadas, incluido el minado, la destrucción o el robo deliberado del patrimonio histórico, cultural y religioso de Azerbaiyán, el saqueo de sus recursos naturales y la destrucción de infraestructura, entre otras violaciones del Derecho Internacional», ha defendido.

En este sentido, Bakú ha incidido en que «se han revelado pruebas de los numerosos crímenes de guerra de Armenia» y ha recordado que recientemente ha acudido a la justicia internacional para abordar el asunto, antes de señalar que está adoptando «las medidas necesarias para garantizar la paz, la seguridad y la prosperidad en la región».

Armenia y Azerbaiyán protagonizaron un enfrentamiento hace un año por hacerse con el control de Nagorno Karabaj, un territorio con población mayoritariamente armenia que es foco de conflicto desde que decidiera separarse en 1988 de la región de Azerbaiyán integrada en la Unión Soviética.

Las hostilidades entre ambas naciones se prolongaron durante seis semanas y dejaron miles de muertos. Finalmente cesaron cuando los dos países alcanzaron un acuerdo sobre el alto el fuego con la mediación de Moscú, por el que se permitía que las fuerzas de paz rusas se establecieran en Nagorno Karabaj por un periodo de cinco años.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí