El presidente de Estados Unidos, Joe Biden
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden (KEVIN LAMARQUE/)

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, apoya “ampliamente” la investigación que se lleva a cabo sobre el ataque con un dron en la capital afgana de Kabul contra un terrorista afgano y en el que murieron diez civiles.

“La opinión del presidente (…) es que la pérdida de cualquier vida civil es una tragedia. Como quedó claro en las declaraciones del secretario de Defensa (Lloyd Austin) y del general (Kenneth) McKenzie, esto se hizo por error. Claramente la investigación consiguiente es algo que el presidente apoya ampliamente”, ha apuntado en rueda de prensa la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

La portavoz ha detallado que para Biden “cada pérdida es una tragedia”, por lo que “apoyará” los informes en elaboración para que se lleve a cabo una “investigación exhaustiva” que informe sobre lo ocurrido en el mencionado ataque.

El 29 de agosto, apenas dos días después de que una ataque en el aeropuerto de Kabul se cobrase la vida de civiles afganos y trece soldados estadounidenses, el Ejército de Estados Unidos atacó con un dron a un terrorista que viajaba en un vehículo.

En un principio se informó de que no se lamentaban víctimas civiles, sin embargo medios locales y estadounidenses afirmaron que en realidad sí había habido al menos diez civiles muertos como consecuencia del ataque aéreo.

El pasado sábado, el general McKenzie detalló que una investigación interna sobre el ataque efectivamente apuntaba que diez civiles, incluidos siete niños, habían fallecido después de que los militares consideraran de forma errónea que estaban atacando a un terrorista del Estado Islámico Provincia de Jorasán (ISKP).

DEPURAR RESPONSABILIDADES

Una vez que Psaki ha reconocido que Biden apoya la investigación y está de acuerdo con ella, ha sido preguntada si habrá despidos, degradaciones o se depurarán responsabilidades dentro de las filas del Ejército por este incidente.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki
La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki (MICHAEL REYNOLDS/)

Por su parte, la portavoz ha respondido que el proceso será “lo más transparente posible” porque así lo quieren tanto Austin como el propio presidente ya que quieren “aprender de lo que ha sucedido”.

“También es importante tener en cuenta cuáles eran las circunstancias aquí, cuando se realizó este ataque: era un escenario en el que hubo amenazas directas de ISKP contra nuestras tropas que estaban en el terreno en Afganistán. Y ese fue el escenario donde se hizo el ataque”, ha reivindicado Psaki.

Así, la portavoz de la Casa Blanca ha reconocido que “se hizo por error” y que “hubo una tragedia horrible” pero que no puede “predecir cual será el impacto” de la investigación que se está llevando a cabo.

Finalmente, Psaki ha remarcado la diferencia entre un ataque de respuesta, como el ocurrido a finales de agosto, con uno más planeado en el que se puede “evaluar tanto la amenaza como el objetivo”.

“Yo diría que, por supuesto, el deseo del presidente de continuar persiguiendo a ISKP no ha cambiado”, ha zanjado Psaki, respondiendo así a la pregunta de si se pueden dar más ataques en Afganistán.

(Con información de Europa Press)

SEGUIR LEYENDO:

Los talibanes siguen sin consolidar su gobierno en Afganistán y negocian el reconocimiento internacional

Biden expresó a Guterres su confianza en la ONU y le reiteró que “Estados Unidos ha vuelto”

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí