MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

Una misión del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha constatado que la expresidenta de Bolivia Jeanine Áñez, acusada de genocidio, se autolesióno este sábado en lo que se consideró como un intento de suicidio y ha afirmado que se siente «afectada emocionalmente».

Esta información se ha difundido este domingo una ves que la representante de la ONU Yulia Babuzhina y otra funcionaria visitaran a la exmandataria en el Centro Penitenciario de Miraflores en la ciudad de La Paz, recoge el diario local ‘La Razón’.

«Naciones Unidas ha tenido acceso inmediato e irrestricto al centro, pudiendo entrevistar a la señora Áñez de manera confidencial», ha informado la ONU en un comunicado, en el que han confirmado que «se constataron lesiones físicas autoinfligidas que requirieron atención médica» proporcionada por el propio centro penitenciario.

Además, la misión ha señalado que aunque se están implementando algunas medidas, como permitir la visita de un familiar en las noche, «los estándares internacionales indican que las autoridades penitenciarias deben implementar estrategias integrales de atención y prevención de autolesión y suicidio para resguardar la vida, integridad y salud de las personas bajo su custodia».

«La intención manifestada por las autoridades de realizar una evaluación psiquiátrica es un buen paso, toda vez que se realice con consentimiento previo y por profesionales independientes y reconocidos por las partes», ha expresado Naciones Unidas en relación con la iniciativa del Gobierno de Bolivia de realizar una evaluación psicológica a Áñez.

Además, este domingo el director de Régimen Penitenciario, Juan Carlos Limpias, ha asegurado durante una conferencia de prensa que, tras constatar el incidente de Áñez en la madrugada del sábado, las autoridades se pusieron en contacto con la familia de la exmandataria, e incluso su hija formó parte de la junta de médicos que el viernes analizó el estado de la expresidenta.

La abogada de Áñez Norka Cuéllar reveló que Áñez presentaba tres cortes en la muñeca izquierda y otro en el antebrazo, heridas que fueron suturadas por un médico.

Tras conocerse la noticia, uno de los abogados de Áñez, Martín Camacho, ha criticó al ministro de Gobierno boliviano, Carlos de Castillo, por «insensible, inhumano, que habla de unos rasguños en la muñeca que tuviese la expresidenta Jeanine Áñez, cuando en realidad de lo que se trata es de un hecho grave: un intento de suicidio por la excesiva detención y al extremo que la han llevado a esta mujer, que está sufriendo», según declaraciones al diario ‘El Deber’.

«Está encerrada en una habitación, no tiene permiso ni para salir al patio, ni para salir a ver la luz del día. Entonces, deberá responder el mismo ministro de Gobierno y el mismo Gobierno del MAS por cualquier hecho o por cualquier lesión que tenga la vida de Áñez», añadió.

Por su parte, el dirigente opositor Samuel Doria Medina denunció en el día de ayer que «el oficialismo ha acorralado a Jeanine Añez sistemáticamente, quitándole todos sus derechos, incomunicándola, impidiendo que atienda su salud física y mental, cerrándole todas las salidas legales».

Doria, líder de Unidad Nacional (UN), cree que «el Gobierno ha provocado» que Áñez «intente quitarse la vida». «Jenine sufre una tortura física y psíquica que no es legal, pero que es legalizada por el aparato judicial masista», argumentó.

Para Doria, todo esto se origina «en el deseo de venganza del (partido gubernamental) MAS y en su impunidad para pasar por alto la Constitución y los compromisos del país con convenciones y pactos que protegen los derechos humanos de los detenidos».

El fiscal general de Bolivia, Juan Lanchipa, anunció el viernes que había presentado un requerimiento para iniciar un juicio de responsabilidades en contra de Áñez por los presuntos delitos de genocidio, lesiones graves y leves y lesión seguida de muerte por los hechos de Sacaba y Senkata, registrados en el marco de las protestas postelectorales de 2019.

EVALUACIÓN PSIQUIÁTRICA

A consecuencia de esta situación, el Ministerio de Gobierno de Bolivia informó este sábado de que se iba a iniciar una evaluación psiquiátrica a Áñez para determinar los motivos que la llevaron a provocarse heridas.

«Se ha facilitado una evaluación psiquiátrica que está en curso. Será esa indagación médica forense la que establezca los móviles y características psicológicas de la autoflagelación», según informó el propio Ministerio.

Además, la Unión Europea afirmó que «escucha con preocupación» las noticias sobre la expresidenta y ha instado a las autoridades bolivianas a hacer «todo para garantizar su derecho a la salud integral, tanto física como mental».

En esta misma línea, la Embajada de Estados Unidos en Bolivia expresó su preocupación por «los informes sobre el bienestar psicológico» de Áñez y alentó al Gobierno del país sudamericano a «garantizar que reciba la atención adecuada».

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí