El maíz inicia un nuevo ciclo y se encamina a un nuevo récord de siembra y producción.
El maíz inicia un nuevo ciclo y se encamina a un nuevo récord de siembra y producción.

A días del inicio del ciclo 2021/2022, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires proyectó una siembra de maíz de 7,1 millones de hectáreas, un 7,5% de crecimiento en relación a la campaña pasada, y un incremento del 15% en comparación al promedio del último quinquenio. Una vez más el cereal se perfila para transformase en el gran protagonista de la campaña granaria, y que hasta el momento ha registrado por parte de los productores una importante compra anticipada de insumos clave, como semillas, fertilizantes, fitosanitarios, entre otros, especialmente en el centro y sur del área agrícola nacional.

Los factores que permitirán el aumento de la siembra, según la Bolsa porteña, son los los excelentes rendimientos de los planteos tardíos registrados en la provincia de Córdoba la campaña previa, las perspectivas climáticas que anuncian un año neutral, pero con algunos riesgos de déficit hídrico durante la ventana de siembra de otros cultivos que son alternativa al cereal, los precios que continúan siendo favorables, pese a la baja de la cotización en los últimos meses y una relación insumo/producto que se mantiene por encima de la campaña anterior.

De acuerdo con el informe, la ventana de siembra para los diferentes planteos, ya sea tempranos y tardíos, se extiende desde el mes de agosto con la incorporación de los lotes precoces en las provincias de Entre Ríos y Santa Fe, hasta culminar en febrero con la siembra de cuadros en el norte del área agrícola nacional. Por otro lado, desde la Bolsa de Buenos Aires destacaron que la demanda global continuaría la senda creciente, con importaciones de China sostenidas en la cifra récord de 26 millones de toneladas presionando la relación stock/consumo hasta 20,8%. Este indicador se ubica por debajo del 21,2% de la campaña previa, siendo el menor registro desde 2013.

Precios y clima

El buen clima en los precios internacionales para las commodities, que prevalece para el sector cerealero, se refleja esta situación y se transmiten al mercado doméstico. De acuerdo con el informe, desde el mes de abril de este año, la posición a cosecha en el MATba-Rofex -futuro abril 2022- supera los máximos de las últimas 8 campañas. En esa línea desde la Bolsa señalaron que en mayo alcanzó su límite superior, en junio retrocedió hasta USD 176 por tonelada, pero a partir de julio retornó a su camino ascendente. “En el periodo de presiembra, julio a septiembre, promedia USD 189 por tonelada, un 36% por encima del registro previo y un 19% por encima del promedio de las últimas 8 campañas. La posición abril 2021 promediaba USD 141 por toneladas y la posición julio 2021 USD 132 por tonelada”, detalló el informe.

A su vez, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires especificó que para que los escenarios de siembra previstos puedan cumplirse, deben permanecer las buenas condiciones del clima en el centro y sur del área agrícola nacional. Es así que debe notarse que la posibilidad de diferir la siembra del cultivo a la espera de mejores condiciones hídricas es fundamental en el crecimiento del área ya implantada. Así, la evolución y las reservas hídricas serán clave no solo para el cumplimiento de la estimación actual, sino también para la distribución entre siembras tempranas y tardías.

Además, los especialistas comentaron que las estimaciones de siembra a nivel nacional son posibles debido a que las reservas hídricas mantienen una tendencia decreciente en el oeste del área agrícola y muestran una leve mejora hacia el este. Sin embargo, aclararon que las nuevas precipitaciones son de vital importancia para asegurar una humedad óptima en los primeros centímetros del perfil durante la ventana de siembra, que aseguren un correcto inicio del cultivo.

“La reactivación de las lluvias será un factor determinante en la primavera para asegurar un buen comienzo de los planteos tempranos del cereal; y en el verano, para permitir una correcta siembra de los planteos tardíos y mantener el potencial de rinde de los cuadros tempranos que estarán transitando etapas críticas de su desarrollo”, sintetizaron.

Contexto económico

En lo estrictamente relacionado al contexto económico, la Bolsa porteña proyecta márgenes superiores para el presente ciclo del maíz, aunque se advirtió que los mismos serán limitados por la suba de los insumos, costos de transporte y alquileres. “Al compararlo con el resto de los planteos, se observa una mejora en su competitividad relativa, en base a datos de márgenes agropecuarios, especialmente respecto a soja y en las zonas núcleos. No obstante, aún restan unos meses para el cierre de la ventana de siembra y el escenario puede variar”, aclararon desde la entidad.

Por último, el relevamiento detalló que desde abril pasado los precios de los insumos registraron importantes aumentos, acortando la brecha con la evolución de los precios de los granos, lo que llevó a un incremento de costos. “A pesar del deterioro, la relación insumo-producto todavía muestra mejoras en relación a campañas anteriores, solamente registrando un retroceso en fertilizantes respecto al mismo periodo del año pasado”, concluyó.

SEGUIR LEYENDO:

“Perdimos todos”: empresarios y gremios de la carne enviaron un enérgico mensaje para que se eliminen las restricciones para exportar

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí