Mauricio Macri y Alberto Fernández, los protagonistas principales de las elecciones del 27 de octubre
Mauricio Macri y Alberto Fernández, los protagonistas principales de las elecciones del 27 de octubre

Terminó la campaña. Desde las 8 de este viernes y hasta las 21 horas del domingo hay varias restricciones, entre ellas que los candidatos no pueden hacer proselitismo. Tampoco se pueden publicar y difundir encuestas y sondeos. La veda también incluye a las redes sociales.

Con este panorama, Mauricio Macri apuesta a dos variables distintas para soñar con la segunda vuelta en noviembre: evitar el fraude que supuestamente se hizo en las PASO y aumentar en millones la cantidad de votantes a favor de Juntos por el Cambio. “Si esto pasa, llego al balotaje y lo gano”, confió Macri a un amigo en la quinta de Olivos.

Alberto Fernández considera que su triunfo está asegurado y espera que Macri reconozca la derrota y ordene una transición política sin zancadillas y con acuerdos institucionales. El candidato presidencial del Frente Todos pretende anunciar su gabinete y las primeras medidas de su probable gobierno antes de que concluya octubre, y para ello necesita un escenario social y político con vaivenes razonables para la historia contemporánea de la Argentina.

El presidente asume los deseos políticos de Fernández y los entiende desde su propia experiencia personal: Cristina Fernández de Kirchner complicó su asunción presidencial y debió convocar a Ricardo Lorenzetti -entonces titular de la Corte Suprema- para resolver una crisis institucional que no tenía registros institucionales. “Yo no soy Cristina, pierdo la elección y me pongo a disposición. Esa es mi responsabilidad”, asegura Macri cuando se le pregunta sobre una eventual transición.

Macri, Awada y Antonia, la familia presidencial pasara el fin de semana juntos antes de votar en Barrio Parque
Macri, Awada y Antonia, la familia presidencial pasara el fin de semana juntos antes de votar en Barrio Parque

Sin embargo, antes de ejecutar una probable coreografía de transición presidencial, Macri va a agotar todas las instancias a su alcance. Solo reconocerá la derrota cuando la diferencia con Fernández sea imposible de descontar aun sumando a sus votos todos los que todavía faltan escrutar de manera provisoria.

Macri cumplirá con la veda electoral en Los Abrojos, su quinta familiar. El presidente estará junto a Juliana Awada y su hija Antonia, y ya sabe que pasará horas y horas del fin de semana chateando con Marcos Peña, Miguel Ángel Pichetto, Elisa Carrió, Gerardo Morales, María Eugenia Vidal, Patricia Bullrich, Rogelio Frigerio y Horacio Rodríguez Larreta. En la intimidad del poder circulan encuestas propias y sondeos prestados, aunque su valor práctico es casi cero desde el resultado de las PASO.

Seguí leyendo:

Quiénes son los candidatos que se postulan en todo el país el próximo domingo

Las prohibiciones, multas y sanciones que establece la veda

Veda electoral: ¿hasta qué hora se puede comprar alcohol?

Macri y Fernández ya ni se chatean. Tienen profundas diferencias personales e ideológicas, y la furia de la campaña electoral consolidó entre ambos un zanja de proporciones casi infinitas. El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, tiene una línea abierta con Sergio Massa y Wado de Pedro, que servirá para articular los primeros minutos de la transición, si el sueño de Macri se transforma en su pesadilla política.

Fernández espera que Macri llame rápido a su celular personal, anuncie cuando sea posible que perdió los comicios y fije una hoja de ruta que permita ejecutar su propia agenda de transición presidencial. En este contexto, si fuera presidente electo, Fernández tiene intenciones de anunciar su gabinete nacional y las primeras medidas que podría implementar desde el 10 de diciembre. Eso ocurriría antes que concluya octubre.

Fernández está preocupado por las reservas del Banco Central y la cotización del dólar. Macri defiende el tipo de cambio a fuerza de las reservas y no modificará su estrategia si cumple su sueño y fuerza el balotaje. Entonces, si finalmente no llega a la segunda vuelta, Macri está dispuesto a negociar una táctica financiera y económica común con Alberto, pero esa táctica no puede aparecer como una rendición incondicional del presidente que concluye al presidente electo.

Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner en el acto de cierre del Frente de Todos en Mar del Plata
Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner en el acto de cierre del Frente de Todos en Mar del Plata

La veda electoral encuentra a Macri y Fernández con distintas preocupaciones. Macri con llegar al balotaje o negociar la transición con un presidente electo que no respeta. Fernández asumiendo que puede ganar en primera vuelta y con la obligación de enfrentar desde el lunes 28 a una crisis financiera y económica que incluye a millones de pobres, la desencantada clase media, Wall Street y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

No será fácil. Para ninguno de los dos.

Seguí leyendo:

¿Hasta qué edad es obligatorio votar en las elecciones?

Elecciones 2019: ¿cómo cortar boleta para que el voto sea válido?

Se esperan más restricciones cambiarias tras las elecciones por la fuerte caída de reservas

Tras las marchas del “Sí se puede”, Macri llega al domingo convencido de que recuperó la competitividad electoral

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí