El automonitoreo es uno de los pilares del tratamiento conductual de la obesidad. Se define un objetivo y el progreso se evalúa en función de cómo se avanza hacia la meta fijada, del que se va llevando un registro. La alimentación (qué y cuánto se come), la actividad física (qué y cuánto se hace) y el peso son los parámetros más medidos.

Ahora, una revisión sistemática de múltiples estudios controlados aleatorios entre adultos con sobrepeso u obesidad mostró que una mayor participación en el autocontrol con herramientas de salud digitales se asoció con una pérdida de peso significativa, según un artículo publicado en la revista Obesity. Se trata de la primera revisión integral que examina la relación entre el autocontrol digital y la pérdida de peso.

«Las herramientas de salud digital han florecido en la última década», afirmó Michele L. Patel, investigadora postdoctoral del Centro de Investigación para la Prevención de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford (California, Estados Unidos). «Lo que este artículo buscaba explorar era si el seguimiento a través de estas herramientas digitales es eficaz para producir una mayor pérdida de peso«, dice Patel, una de las autoras.

La obesidad es uno de los principales problemas de salud pública a nivel mundial. En Estados Unidos, alcanza al 42% de los adultos y en Argentina, según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo de 2018, el 66% de la población adulta está excedida de peso (32,4% obesidad presenta obesidad y 33,7% sobrepeso). Dada la alta prevalencia, los investigadores consideran que se necesitan opciones de tratamiento altamente eficaces y de amplio alcance.

Peso, dieta y movimiento, los parámetros más medidos. Foto ilustrativa Shutterstock.

Peso, dieta y movimiento, los parámetros más medidos. Foto ilustrativa Shutterstock.

Estudios anteriores habían mostrado que las intervenciones que utilizaron modalidades basadas en tecnología, incluidos mensajes de texto (SMS), aplicaciones móviles, dispositivos portátiles y sitios web, a menudo produjeron una pérdida de peso similar o menor que la de las intervenciones cara a cara. No obstante, esas revisiones de trabajos no se habían centrado en el autocontrol, por eso los autores del actual trabajo decidieron abordar ese aspecto.

La revisión incluyó 39 estudios controlados aleatorios de intervenciones conductuales de pérdida de peso para adultos con sobrepeso u obesidad que utilizan tecnologías de salud digital para el autocontrol. Se analizaron estudios publicados entre 2009 y 2019 que incluían intervenciones de 12 semanas o más de duración, resultados de peso de al menos seis meses y resultados sobre el compromiso de autocontrol y su relación con la pérdida de peso. 

En las intervenciones con autocontrol digital, el peso se rastreó en el 72% de ellas, la dieta en el 81% y la actividad física en el 82%. El 54% combinó las tres.

Los sitios web fueron las herramientas tecnológicas de autocontrol más comunes, seguidas de aplicaciones, dispositivos portátiles, balanzas electrónicas y mensajes de texto. Ningún estudio utilizó plataformas de redes sociales para el autocontrol.

El autocontrol digital se relacionó con la pérdida de peso en el 74% de los casos. Este patrón se encontró en los tres comportamientos principales que se rastrean (ingesta dietética, actividad física y peso corporal).

En comparación con los tradicionales registros en papel, las tasas de participación fueron más altas entre quienes usaban herramientas digitales . «Esto puede deberse a que muchas herramientas digitales son portátiles y, por lo tanto, permiten al usuario realizar un seguimiento en cualquier momento del día; las herramientas digitales también pueden hacer que el seguimiento sea más rápido y su uso es menos complicado», analizó Patel.

Las herramientas digitales facilitan el automonitoreo. Foto Shutterstock.

Las herramientas digitales facilitan el automonitoreo. Foto Shutterstock.

«Dado que las revisiones anteriores realizadas antes de la aparición de estas nuevas herramientas han establecido que el autocontrol también juega un papel clave en el mantenimiento de la pérdida de peso (es decir, en la prevención de la recuperación de peso), un próximo paso fundamental para nuestro campo es examinar cómo puede ayudar a mantener el compromiso con estas herramientas a más largo plazo, después de que desaparezca la novedad inicial «, evaluó la profesora Kathryn M. Ross, del Departamento de Psicología Clínica y de la Salud de la Universidad de Florida, que no participó de la investigación.

¿Cómo podrían estos resultados cambiar la dirección de la investigación o el enfoque de la práctica clínica? Según los autores del trabajo, se debe «alentar a los médicos que trabajan con pacientes adultos con sobrepeso u obesidad a promover el automonitoreo frecuente a través de métodos digitales para lograr la pérdida de peso».



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí