Para lograr tu propia huerta, ya sea en casa o departamento, no hace falta comprar miles de semillas y elementos de jardinería. La germinación, que muchos recordarán como un clásico aprendizaje de la escuela primaria, puede hacerse con muy pocos materiales y con la ayuda de niños, aunque requiere paciencia y dedicación.

Además, como es un proceso sencillo y divertido, es una actividad ideal para los tiempos de vacaciones.

​¿Cómo germinar semillas?

Los germinados, en general de legumbres, son considerados «alimentos vivos» que se activan en ambientes húmedos para ser consumidos y aprovechar sus nutrientes. En el caso de los frutos, como la mandarina, el limón y la palta, también pueden germinarse sus semillas en casa para ser plantadas, aunque no para consumirse directamente.

Las semillas de frutas como mandarina, limón o palta, pueden germinarse en casa.

Las semillas de frutas como mandarina, limón o palta, pueden germinarse en casa.

Germinar una semilla de mandarina

Luego de consumir una mandarina, podemos usar sus semillas para germinar nuestra planta de mandarina. Primero debemos dejar las semillas en un vaso con agua durante 24 horas. Las que se queden flotando las desecharemos, porque no serán viables y, por lo tanto, no germinarán. El resto, debemos dejarlas germinar en un papel húmedo por algunos días (pueden tardar entre 5 y 10 días).

Cuando salga su primer brote, podemos sembrarlas en sustrato (se compra en viveros) a cada una por separado en un semillero (puede hacerse con el cartón de un maple de huevos siempre que el mismo tenga un agujero para descargar el agua por debajo) a una profundidad de no más de 1 cm.

Luego, debemos dejarlo a temperatura ambiente pero sin que reciba luz directa, lo que ayudará a promover la germinación. Un mes después, siempre que las plantas tengan dos o tres pares de hojas verdaderas, es momento de realizar el trasplante, colocando una planta por maceta y llevándolas a un lugar donde reciba un poco más de luz y tenga espacio para crecer.

Armar una huerta con semillas, es una actividad muy entretenida para los chicos.

Armar una huerta con semillas, es una actividad muy entretenida para los chicos.

Germinar una semilla de limón

Preparar las semillas de limón para ser germinadas requiere seguir algunos pasos sencillos. Para elegir semillas, conviene mirar que sean grandes y duritas, lo que implica que tienen mejores chances de germinar.

Primero, las dejaremos secar una hora aproximadamente (para que no resultes resbaladizas) y luego vamos a retirarles la piel exterior con una pinza de depilar, con mucho cuidado de no romperla. Esto ayudará a conseguir un mayor porcentaje de germinación y en menos tiempo.

Las semillas peladas también habrá que envolverlas en una servilleta de papel mojado que a su vez envolveremos en papel de aluminio, lo que mantendrá la humedad y oscuridad necesaria para que puedan germinar. Después, las dejaremos en un lugar cálido y, de 10 a 14 días, habrán germinado.

Lo que sigue será sembrarlas en una maceta con sustrato y no olvidar regarlas un poco diariamente, para evitar que el sustrato se seque. Tener en cuenta que a la planta le tiene que dar luz, pero no sol directo. Así, en pocos días más, se verán aparecer las primeras hojas del limonero.

Germinar una semilla de palta

La semilla de palta se germina sobre el agua. Para eso, hay que sostenerla con palillos.

La semilla de palta se germina sobre el agua. Para eso, hay que sostenerla con palillos.

Las semillas de palta, que son más grandes, se germinan con agua pero en un proceso bastante diferente. Después de limpiar la semilla de la palta (se recomienda elegir una palta bien madura para acelerar los tiempos de este proceso) hay que introducir la mitad en agua.

Conviene hacerlo en un vaso con algunos escarbadientes clavados en la semilla para que la sostengan sin que se hunda. Es importante que el agua sólo cubra la mitad de la semilla y que la cambiemos diariamente, para que siempre esté limpia. Dejaremos el vaso a la luz del sol y/o en un lugar cálido. La raíz de la palta suele tardar entre 3 y 4 semanas en salir.

Una vez que salga, habrá que esperar a que tenga unos 10 cm de largo para sacarla del agua y pasarla a una maceta pequeña con sustrato. Este proceso suele tardar dos meses o menos si el clima es muy cálido. En poco más de un mes comenzarán a salir las hojas y, con el tiempo, habrá que ir cambiando la planta de maceta para que pueda crecer mejor. No se recomienda dejarla al sol, sino en un lugar donde le llegue luz indirecta.



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí