Con narices muy largas, pico de pájaro, cuernos y hasta verrugas. De bruja, de indio, de monstruo. Las opciones para decorar una máscara de disfraz son tan variadas y originales como la imaginación de las personas que se decidan a emprender por un rato esta actividad artesanal y divertida.

Ideales también para hacer con los chicos, la tarea no termina en la elaboración de la careta, sino que permitirá interpretar luego personajes de los cuentos o inventar fantásticas historias. Cómo hacer máscaras de yeso creativas y fáciles.

Cómo hacer máscaras de yeso

Lo primero que hay que saber es que una máscara de yeso sólo se puede hacer por parejas ya que uno será el modelo y el otro tendrá la misión de fabricarla.

Con trozos de venda escayola se va armando la máscara.

Con trozos de venda escayola se va armando la máscara.

Materiales necesarios: vendas de escayola (se consiguen en las farmacias y son las mismas que usan los médicos para enyesar un brazo, por ejemplo, ya que contienen una capa blanda de algodón que se apoya sobre la piel y una exterior de yeso que se vuelve rígida), crema hidratante para rostro o vaselina, papel higiénico, tijera, una palangana o recipiente, agua tibia, una remera vieja y pompas de algodón (opcional). También pinturas, pinceles, y todos los accesorios que se deseen agregar una vez terminada la máscara de yeso (lana, lentejuelas, botones, etc).

Pasos para hacer una máscara de yeso:

  • Elegir una habitación amplia para moverse con comodidad y colocar una lona o papel de diario en el piso para protegerlo. Habrá que calcular que una máscara llevará entre 45 minutos y una hora de elaboración.
  • El “modelo” deberá tenderse en el suelo con el cabello atado o bien tirado hacia atrás y la otra persona se colocará detrás de su cabeza. Resuelta la ubicación, habrá que untarle la cara con crema hidratante o vaselina -esto facilitará la tarea al momento de “desprender” la máscara- poniendo especial énfasis en las cejas, alrededor de las fosas nasales, sobre las pestañas y los labios.
  • Luego, colocarle unas cuantas tiras de papel higiénico por toda la cara para evitar que la venda se pegue a la piel y poder retirar luego la máscara sin dificultad. Para una mayor protección, se pueden cubrir los ojos y los agujeros de la nariz con pompas de algodón.
  • Cortar 12 a 15 tiras de la venda escayola de 8 a 10 cm de ancho y de largo que se utilizarán para cubrir el rostro de la persona con dos capas (algunas tiras pueden ser más cortas que otras para trabajar con mayor comodidad).
  • Mojar las vendas en agua templada, tomar una y escurrirla un poco (debe quedar húmeda, no empapada). Ir colocando una tira junto a la otra: comenzar por la frente, luego las mejillas y la barbilla.
  • Continuar con tiras más cortas para cubrir la nariz (dejar un centímetro libre alrededor de las fosas nasales), los labios y las zonas interiores del rostro. Se debe cuidar que todas las vendas queden bien estiradas -sin arrugas- y tratar de respetar con la mayor precisión posible la forma de la nariz y los contornos de la boca, las fosas nasales y los ojos. Repetir este paso y el anterior para que quede una capa más gruesa.
  • Una vez que toda la cara se encuentre cubierta con la escayola uniforme, dejar secar unos 10 minutos (es normal que cuando empiece a solidificarse el material produzca algo de picazón).
  • Para que la máscara de yeso se desprenda con mayor facilidad, pedirle al “modelo” que mueva para ambos lados la boca y la mandíbula. Luego también las cejas y que arrugue la nariz. Retirar suavemente la máscara de yeso cuidando que no se quiebre. Con restos de venda escayola remojada se le puede agregar a la máscara cuernos, bultos que simulen verrugas o cualquier otro efecto.
  • Dejarla secar toda la noche y recién entonces hacer un agujero con la perforadora de cada lado de la careta, justo debajo de la altura de los ojos. Pasar un elástico, cinta o piolín por cada agujero y atarlos para que quede bien agarrada en el momento en que se la vaya a usar.
Máscara de yeso pintadas luego de hacer el molde.

Máscara de yeso pintadas luego de hacer el molde.

Una vez terminado el molde, que responde a cada cara de los que van a jugar o a divertirse, viene una etapa muy creativa. Cada uno podrá decorar su máscara de yeso con los colores, dibujos y detalles que más le gusten -plumas, lentejuelas, tiras de lana- para personalizarla y hacerla más creativa.

Incluso buscando cosas que la hagan mala, terrorírica, sangrienta, o la intención que se le quiera dar. En ese momento la misión está cumplida.  ¡Y a jugar!



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí