Las pulgas son pequeños insectos que están por lo general asociados a mascotas hogareñas, como perros o gatos, pero también pueden afectar al humano, por lo que es importante saber cómo identificar sus picaduras para luego encontrar el tratamiento que permita curarlas.

Conocidas con su nombre científico de Siphonaptera, las pulgas son parásitos hematófagos como las chinches, los mosquitos o las garrapatas. Son pequeños insectos que no vuelan, pero sí saltan, y que se alimentan de los fluidos obtenidos de los animales o de los seres humanos.

Aunque el tamaño de las pulgas es muy reducido, entre dos o cuatro milímetros, una pulga puede llegar a saltar, aproximadamente, unos 20 centímetros verticalmente y el doble si lo hace horizontalmente. Una vez que se alojó en un nuevo huésped, estos insectos se adhieren a la piel usando unas pequeñas garras en los extremos de sus patas.

Aunque prefieren vivir en perros o gatos, también pueden estar en otros animales o en las personas. Si la población crece, las pulgas pueden expandirse y comenzar a vivir en alfombras, en la ropa de cama o en un jardín.

La imagen de una pulga sobre la piel humana.

La imagen de una pulga sobre la piel humana.

Es por ello que existen probabilidades de que puedan aparecer en ambientes libres de mascotas pero con mucho espacio verde alrededor. Estos insectos prefieren la hierba alta y áreas sombreadas cerca de porches, pilas de leña o depósitos de almacenamiento.

Cómo identificar las picaduras de pulgas

A partir de reacción epidérmica que generan, es posible confundir las picaduras de las pulgas con las que otros insectos como las chinches o mosquitos. Una forma de identificarlas es por la disposición en hilera que dejan en la piel: suelen aparecer varias picaduras juntas formando una línea.

Tienen la forma de una protuberancia con un puntito en el centro por el picotazo. Cuando pican, las pulgas continúan su marcha, mientras que las garrapatas se quedan alojadas en la zona. Suelen aparecer principalmente en los tobillos, codos, rodillas y pliegues como las ingles, axilas o bajo el pecho.

Otra forma de reconocerlas es por los restos hemáticos que se pueden encontrar en la ropa o en las sábanas, ya que las pulgas pueden succionar sangre hasta 20 veces la capacidad de su estómago.

Para los humanos, el riesgo de contraer una enfermedad debido a las pulgas es muy pequeño. Sin embargo, las picaduras podrían ser la entrada de bacterias al organismo y causar una infección, especialmente en aquellos que reaccionan rascándose ante la comezón. Una picadura infectada se pondrá roja, tibia al tacto y puede liberar pus.

Si hay mascotas en la casa, se las debe higienizar con productos antipulgas.

Si hay mascotas en la casa, se las debe higienizar con productos antipulgas.

Las picaduras de pulgas también pueden causar una reacción alérgica en personas sensibles a ellas. Los síntomas pueden variar desde ronchas abultadas en la piel hasta dificultad para respirar.

Incluso existen casos en los que complican la salud de las mascotas más allá de la desagradable sensación de picazón que tienen y por ende se rascan en forma indiscriminada. Los animales también quedan expuestos a reacciones alérgicas e incluso anemia, debido a la pérdida de sangre.

Cómo tratar las picaduras de pulgas

Podrán desparecer sin tratamiento alguno pero la comezón que se debe soportar obliga a que se busquen métodos para eliminar las reacciones y marcas que las picaduras de las pulgas generan en la piel.

Primero se tiene que lavar la zona con agua y jabón. Luego, para aliviar los síntomas de las picaduras de pulgas, se pueden tomar antihistamínicos de venta libre y aplicar cremas en la zona afectada.

Aunque resulte difícil, hay que evitar rascarse el área. Si se llegaran a notar signos de una infección en el sitio de la picadura, como una protuberancia blanca o sarpullido, hay que realizar una consulta con un médico.

En el caso de encontrar picaduras en bebés o niños pequeños, se aplican los mismos tratamientos que en los adultos pero se toma la precaución de cortarles las uñas para evitar que se laceren la piel al rascarse.

En el caso de los niños, habrá que trasladar la consulta a un pediatra si tiene protuberancias hinchadas, se sienten tibias al tacto o liberan líquido, como también si desarrolla urticaria o le cuesta respirar, ya que son signos de una reacción alérgica.

Si aparecieron pulgas en una casa con alfombras, hay que aspirar bien esos ambientes.

Si aparecieron pulgas en una casa con alfombras, hay que aspirar bien esos ambientes.

Ante la presencia de pulgas en una vivienda, revisar primero las mascotas (si las tuvieran) para constatar que fueron las transmisoras. Hay que mover el pelaje hacia atrás para buscar estos insectos o las picaduras que pueden haberles generado. En esos casos, se les aplicar un champú y productos antipulgas para eliminarlas.

En lo que a la casa se refiere, se tienen que aspirar tus alfombras, lavar toda la ropa de cama y, de ser necesario, usar insecticidas para eliminar todo rastro de su presencia, tomando la precaución de abandonar los ambientes sometidos a la desinfección.

Mirá también

Mirá también



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí