Aprender a meditar y convertirlo en un hábito cotidiano no sólo facilita la relajación y lidiar con el estrés del trabajo o la vida diaria. También puede ser un camino de autoconocimiento y puede ayudar a mejorar la salud. Ahora: ¿cómo meditar en casa? ¿Se puede lograr desde ese espacio tan íntimo y donde no siempre estamos solos?

Un buen comienzo es hacer un curso de 7 o 8 clases, que se puede tomar online o de forma presencial en distintas instituciones del país. Luego hay que encontrar un lugar especial en el hogar que permita sentarse y relajarse sin ruidos ni interferencias. Por último, lo ideal es que se genere  una rutina de meditación diaria. Lo ideal es meditar unos 10 minutos cada vez y hacerlo por las mañanas (al levantarse) y por las noches (antes de irse a dormir). Se puede acompañar esos momentos con música especial para meditar.

Meditar: significado

Aunque el significado del verbo meditar puede variar de acuerdo con las diferentes culturas, una de las definiciones posibles es «conectar con un profundo nivel de la conciencia en la búsqueda de un estado de paz interior». En una visión pragmática, meditar es pensar, es reflexionar con profundidad. Lo que nos permite conocernos, estar conscientes, volvernos mejores en un estado de paz, bondad y espiritualidad.

La meditación puede ser individual o grupal.

La meditación puede ser individual o grupal.

Pero meditar es también una manera de orar, de rezar (muy citado para referirse a la vida de monjes cristianos, por ejemplo), de conectarse con lo supremo, con el universo. Meditar y contemplar son también una manera de rezar. Muchas de las múltiples técnicas de meditación difundidas en la actualidad provienen de las religiones y culturas hindúes y chinas. Varias de ellas nacieron mucho antes de la era cristiana y luego se extendieron por Europa y de ahí al resto del mundo.

Algunas de las formas de meditación más populares son la meditación budista, la meditación trascendental y la meditación zen, entre otras.  En la mayoría de los métodos de meditación se trabaja con dos herramientas particulares: los mantras y los mandalas. Los mantras son palabras, símbolos sonoros que, al repetirse en la meditación, evocan poderes espirituales. Uno de los mantras más conocidos es el Om, sílaba sagrada en muchas religiones orientales que simboliza el universo y el dios Brahma, la fusión entre lo físico y lo espiritual, lo divino y lo intelectual.

Los mandalas son diagramas circulares que se denominan también laberintos de círculos y representan el área sagrada de las experiencias espirituales. Su contemplación acompaña y guía algunos tipos de meditación.

Aprender a meditar

Meditar bien es algo que se logra con el tiempo y con la disciplina que cada uno tenga con esta práctica. Dependiendo del tipo de meditación que se quiera aprender, existen diversos cursos.

Existen diversas técnicas para aprender a meditar.

Existen diversas técnicas para aprender a meditar.

En el caso de la meditación Raja Yoga, por ejemplo, se enseña a hacerlo a través de lo que llaman respiración consciente. En la ONG Bramha Kumaris Argentina dan cursos online gratuitos (a través de la web www.brahmakumaris.org.ar), aunque también tienen sedes en distintos puntos de Buenos Aires. 

Moira Lowe, directora de la institución, explica cómo meditar en casa: 

1. Adoptar una postura cómoda, sin cruzar los brazos ni las piernas. 

2. Mantener la columna en una posición recta y dejar caer los hombros. Mantener las manos abiertas y los dedos sueltos.

3. Centrarse en la respiración. Respirar normalmente.

4. A medida que se inspira, imaginar que uno se va llenando de energía positiva, de paz, calma y serenidad. Al exhalar, expulsar los pensamientos innecesarios, tensiones y preocupaciones.

5. Luego comenzar a respirar muy profundamente, llenando el abdomen e hinchando los pulmones. Retener el aire unos segundos e ir soltándolo lentamente a través de la boca. Repetir ocho veces este ejercicio.

7. Repetir ocho veces este ejercicio. A final, al soltar el aire emitir el sonido OM lentamente.

Lowe asegura que “el resultado de esta relajación debería ser un estado más alerta, la mente serena y los sentidos calmados. Ello nos abre la puerta para acceder y explorar nuestro mundo interior».

Meditar es pensar y estar conscientes. La música ayuda a la relajación y a la concentración.

Meditar es pensar y estar conscientes. La música ayuda a la relajación y a la concentración.

A la hora de aprender a meditar, es bueno recordar que la Organización Mundial de la Salud reconoció ya en 1984 los efectos terapéuticos de la meditación. Y se sabe que esta práctica mejora el funcionamiento general del sistema inmunitario y endocrino, disminuye la presión arterial, regula el ritmo cardíaco, sirve para descontracturar lo que alivia dolores cervicales, lumbares y jaquecas y combate claramente los síntomas del estrés. 

​Música para meditar

La música ideal para meditar debe ser tranquila, relajante, placentera, poco distractiva o cambiante. Hay mucho material gratuito en internet, que puede encontrarse en YouTube o en aplicaciones como Spotify o Apple Music. Hay videos, canciones melódicas y canciones instrumentales.

El músico japonés Kitaro ha compuesto grandes temas ideales para acompañar la meditación.

El músico japonés Kitaro ha compuesto grandes temas ideales para acompañar la meditación.

Algunos artistas que han compuesto música para meditar son Deuter, Parijat, De Kitaro, Hylary Stagg y Deva Premal.



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí