“Es lindo, pero tenía olor a pata”, reveló una azafata de la línea italiana de bandera nada menos que del bello Brad Pitt. Y dio más detalles: cumpliendo los protocolos de “buena convivencia“ en vuelos, ella misma tuvo que acercarle un nuevo par de medias cuando el actor se quitó los zapatos en su asiento de primera clase.

Algo similar le ocurrió a Britney Spears en 2004, una situación bochornosa ante un grupo de pasajeros de un avión que se habría quejado también por el mal olor que provenía de sus pies. La información, claro, no tardó nada en viralizarse.

Hace dos años fue el turno del cantante colombiano Maluma. En broma o en serio, su amigo y futbolista Juan Fernando Quintero lo “mandó al frente” en sus Insta Stories por el supuesto hedor que expulsaban sus pies, desatando todo tipo de comentarios de sus fans.

El colombiano ya había sido noticia -o sus pies, en verdad- por una imagen que él mismo había subido a las redes y que había recogido miles de críticas por el descuidado aspecto de sus extremidades inferiores.

Cuando no se usa medias nos obliga a limpiar el calzado tanto como los pies.

Cuando no se usa medias nos obliga a limpiar el calzado tanto como los pies.

Esto no es ficción: ni las estrellas internacionales se salvan del indisimulable mal olor en los pies y, por añadidura, los zapatos. Un problema que afecta a muchas personas en el mundo y que no todos saben cómo quitar. Pero existen soluciones.

Cómo quitar el mal olor de los pies y zapatos

Hay gente que tiene “olor a pata”, “tufo” o “baranda” en los pies por falta de higiene -será cuestión de bañarse más seguido-, a otros les ocurre de manera excepcional por haber usado zapatillas sin medias en un día de mucho calor, haberse contagiado hongos en la pileta o estar atravesando un período de estrés que provoque cambios en su metabolismo.

Los pies tienen unas 250.000 glándulas sudoríparas que contribuyen a la reproducción de bacterias y hongos a causa de la humedad retenida por el sudor en esa parte del cuerpo. Cuando esos micoorganismos toman contacto con el aire se descomponen provocando un olor muy desagradable cuyo nombre científico es podobromhidrosis.

Aunque más frecuente en la adolescencia -por los cambios hormonales- este malestar puede presentarse en cualquier etapa de la vida por distintos factores: alimentación con alto contenido en grasas saturadas, micosis frecuentes, consumo de algunos medicamentos o enfermedades como la diabetes que aumentan la transpiración.

Los mejores zapatos y medias no son garantía: la higiene es importante.

Los mejores zapatos y medias no son garantía: la higiene es importante.

Algunos casos definitivamente no tienen solución casera, son trastornos que aparecen aún sin realizar esfuerzo físico o sin necesidad de que existan factores externos como el calor.

Es entonces cuando más requieren del seguimiento de un dermatólogo o un podólogo para que recete un remedio específico, algún paliativo que lo disimule o incluso tratamientos más intensivos para detener la producción de sudor.

Métodos caseros para evitar el mal olor

Para todos los demás, para quienes sólo en ocasiones tienen mal olor en sus pies y zapatos aún con una rigurosa higiene, estos son algunos recursos que permiten quitarlo, o atenuarlo:

1) A la hora del baño, lavarse puntualmente los pies con agua y jabón. Además, asegurarse de secarlos bien y no olvidar los huecos entre cada dedo para combatir la humedad en esa zona.

Remojar los pies más de una vez por día y secar muy bien entre los dedos.

Remojar los pies más de una vez por día y secar muy bien entre los dedos.

2) En lo posible evitar el uso de calzado cerrado y sin medias en verano. De hacerlo, intercalar uno y otro par para darle tiempo suficiente a que se seque la sudoración. En cuanto a las medias, evitar las de materiales sintéticos y preferir las de algodón, que absorbe la humedad.

3) El talco es el viejo recurso de los abuelos. Este producto ideal para reducir la humedad se puede colocar diariamente tanto en el calzado -dejarlo toda la noche- como directo sobre los pies para reducir la sudoración.

4) Un efecto similar al talco tendrá en el calzado el bicarbonato de sodio: rellenar con el polvo un filtro de café sin usar, cerrarlo con pegamento o ganchos y colocar las bolsitas en los zapatos toda la noche para que quite la humedad y, con ella, el olor. También resultan útiles las piedritas que se usan para neutralizar los olores de las mascotas ya que su función es quitar la humedad. Se puede llenar con un puñado de esas piedritas una media vieja y colocarla en los zapatos toda la noche.

El talco, tanto como el bicarbonato de sodio, quita la humedad de pies y zapatos.

El talco, tanto como el bicarbonato de sodio, quita la humedad de pies y zapatos.

5) Es sabido que el alcohol etílico tiene propiedades antisépticas y resulta “fulminante” para las bacterias. La técnica en este caso consiste en llenar con ese líquido una botellita con rociador, aplicar dentro de las zapatillas/zapatos y dejarlos orear por un rato antes de calzarse.

6) La alimentación también contribuye al aumento del mal olor en los pies. En caso de padecerlo, se recomienda evitar el consumo de bebidas alcohólicas y tabaco, así como descartar la cebolla, el ajo y especias con aromas intensos.

7) Los rayos UV, en contacto directo con los pies, pueden contribuir a eliminar las bacterias del mal olor. Por eso, siempre que sea posible, exponer un rato los pies desnudos al sol. También se deben dejar los zapatos en espacios ventilados donde dé el sol para reducir la concentración de humedad.

8) Por último, si las recetas caseras no funcionan y el olor es recurrente, existen en las farmacias muchos productos como desodorantes en spray especiales para pies y cremas anti-olor para aplicarse luego de la higiene diaria y exponer con orgullo los pies desnudos.



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí