Los tornillos son muy eficaces para sujetar todo tipo de elementos: desde muebles, electrodomésticos, enchufes, interruptores eléctricos, computadoras y las pequeñas partes de nuestros smartphones. A diferencia de los clavos, podemos quitarlos cuando hace falta.

Sin embargo, a veces la cuestión se complica. Para los aficionados a las tareas con herramientas, maderas y otros materiales, y para quienes, un día, tiene que realizar una reparación, estos pequeños elementos pueden rebelarse, porque no hay manera de sacarlos de su sitio.

Para evitar estos dolores de cabeza domésticos, aquí explicamos cómo quitar un tornillo barrido de forma fácil.

Cómo quitar un tornillo barrido de forma fácil

Los tornillos barridos son víctimas del desgaste o el uso inadecuado de destornilladores. Su cabeza está dañada y, si son del tipo Philips, la cruz donde va la herramienta puede haber desaparecido casi por completo. Lo mismo puede ocurrir con la ranura ubicada en la parte superior para que entre el destornillador. ¿Qué hacer entonces?

Una solución simple, a implementar en primera instancia, es buscar un destornillador más grande y plano, para aplicar más fuerza. A veces, el daño sobre la cabeza del tornillo lo produce el uso de un destornillador inadecuado.

Veamos otra solución bastante sencilla. Consiste en colocar una banda elástica ancha —u otra superficie de goma— entre la cabeza del tornillo y el destornillador. En este caso, utilizar la herramienta adecuada, ni más grande ni más pequeña y empujar con fuerza hacia el tornillo hasta que comience a girar. La banda elástica proporciona un mejor agarre en el elemento desgastado.

En el terreno de las soluciones simples figura el pegamento instantáneo. Colocar unas gotitas de pegamento sobre la cabeza del tornillo barrido y, sobre ella, el destornillador adecuado. La fijación de la herramienta permitirá aumentar la fuerza para quitar el tornillo. Una vez terminada la tarea, acordarse de limpiar el pegamento del destornillador.

La banda elástica genera un mejor agarre entre el tornillo y el destornillador.

La banda elástica genera un mejor agarre entre el tornillo y el destornillador.

Si estos consejos no funcionan, se recomienda buscar una herramienta de corte giratoria, para crear una nueva ranura sobre la cabeza desgastada del tornillo. El corte debe ser fino y profundo (tener mucho cuidado si se trabaja en superficies delicadas, como las plaquetas de aparatos electrónicos). Luego, solo habrá que utilizar un destornillador plano para aflojar el tornillo con facilidad.

En caso de que el tornillo no esté hundido del todo, el taladro eléctrico es una alternativa a considerar. En este caso, primero, hay que abrir el portabrocas y colocarlo sobre la cabeza del tornillo. Después, apretar con la mano para asegurarnos de que está bien sujeta y levantarlo suavemente hasta salga de donde estaba atascado.

Todo lo dicho cabe para los tornillos con ranuras. Pero, ¿qué pasa cuando no podemos sacar un tornillo hexagonal barrido?

Para estos casos, conviene usar un alicate o pinza para agarrarlo de sus lados y girarlo hasta que salga. También, servirá una llave hexagonal un poco más grande que el tornillo (por ejemplo 1/16 pulgadas, 1,58 mm, para tornillos de 1,5 mm). También en este caso se puede utilizar una herramienta de corte giratorio para hacer una ranura y, luego, recurrir a un destornillador plano.

Un aceite penetrante, como WD-40, será eficaz para remover un tornillo que se resista a las pinzas o llaves por culpa del óxido. Colocar unas gotas de aceite (el agua oxigenada y hasta una bebida cola son algunas alternativas) sobre la cabeza y dejar que baje hacia el eje. El tiempo de acción del aceite dependerá de la cantidad de óxido, pero puede ir de algunos minutos hasta una noche entera. Luego, quitar con un alicate o pinza.

Un secador de pelo o un soplete de propano serán útiles para calentar el área situada alrededor del tornillo y aflojarlo. Tener mucho cuidado si se trabaja en zonas donde la pintura es la culpable de haber atascado el tornillo, sobre todo si se utiliza el soplete.

Como último recurso, si el tornillo conecta dos componentes distintos y está incrustado de manera parcial en ambos, se puede cortar la cabeza y quitar la parte superior. Luego, con un alicate o pinza, girar la parte inferior hasta que salga.



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí