El oro, la plata y los metales preciosos en general tienen muy buenas imitaciones. Por esa razón y por su elevado costo es que surgen dudas que es necesario despejar antes de adquirir un anillo, una cadena o dije que estén hechos de esos materiales.

Los profesionales con experiencia suelen saber con certeza si es verdadero oro sólo con el peso, tacto y color o terminado de la pieza. Pero ante cualquier duda, también saben hacer pruebas para comprobar su calidad.

Sin embargo, además de los métodos profesionales como la prueba del ácido nítrico o el cálculo de densidad que estas personas usan, existen otros trucos que pueden ayudarnos a estar seguros de estar ante una pieza de oro.

Lo primero que debemos hacer antes de probarlo, es limpiar bien la pieza con un cepillo de dientes y la ayuda de algún limpiametales. Pero veamos cuatro trucos caseros rápidos para saber si un objeto es de oro de verdad.

El oro no se oxida y tiene un peso físico particular.

El oro no se oxida y tiene un peso físico particular.

El truco del óxido para saber si es oro

Una prueba infalible en joyas usadas es comprobar si en los bordes y las partes de más fricción tiene marcas de haber perdido su color original dorado o manchas de óxido.

El oro es inoxidable en el agua, el aire e independientemente de las condiciones o temperatura a la que se someta. Tampoco se decolora y mantiene su brillo sin importar cuánto tiempo pase. Por eso es que una mancha de óxido que no se limpie puede ser una prueba evidente de que no es oro.

Lo más probable es que tenga un baño y se haya desgastado, o el óxido sea causado por el otro metal que sí se oxida.

El truco del limón para saber si es oro

Gotas de limón: un truco infalible para saber si hay oro.

Gotas de limón: un truco infalible para saber si hay oro.

El limón es conocido por su efecto ácido. Esta particularidad es la que permite que, con su jugo, se pueda determinar si la joya es o no de oro. Con sólo cortar un limón y exprimir unas gotas sobre la pieza, deberíamos poder probarlo.

Lo que hay que hacer es limpiarla con una tela blanca que, si se pone negra, nos demuestra que no es oro y si quedara limpia, prueba que sí lo es. El limón puede combinarse con el bicarbonato para tener aún más indicios.

Si mezclamos ambas sustancias, las frotamos sobre la pieza y luego la limpiamos y sacamos con trapo blanco, su cambio de color debería demostrarnos que no es oro. Mientras que si el trapo se mantiene blanco, eso nos habla de que estamos ante oro original.

Si bien es un proceso bastante sencillo y efectivo, solo garantizará si la pieza es de Oro en su exterior, por lo que si está bañada tampoco reaccionará.

Vinagre blanco y fuego: otros dos trucos para saber si un elemento es de oro

El oro puro no sufre ninguna alteración con el fuego.

El oro puro no sufre ninguna alteración con el fuego.

Colocá la pieza en una taza con vinagre blanco donde quede sumergida por 15 minutos. Pasado este tiempo, si es oro verdadero, debería brillar. Mientras que si es falso, va a cambiar de color o generarse una reacción al ácido ascético presente en esta sustancia.

Otra opción es acercar la pieza (con la ayuda de una pinza) al fuego durante un minuto. Pasado ese tiempo, si no se oscurece y sólo está caliente, es que es oro puro. Si se derritiera o se produjera alguna otra alteración, es porque se trata de un enchapado o una joya de otro metal.

Mirá también

Mirá también



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí