Aunque la venta de cigarrillos electrónicos no está autorizada en el país, el 7% de los adolescentes de 13 a 15 años los usa y el 14,4% los probó alguna vez, según la 5ta Encuesta Mundial de Tabaquismo en Jóvenes, cuyos resultados fueron difundidos en 2019. Los adolescentes y jóvenes conforman el grupo en el que los productos de vapeo se instalaron con mayor fuerza. Y, contrario a lo que muchos creen o promocionan, no son inocuos y, al igual que los cigarrillos tradicionales, provocan daños a la salud.

«El vapeo entre se disparó recientemente entre los adolescentes y muchos creen que es una actividad segura. Aproximadamente 1 de cada 5 estudiantes de secundaria vapean, exponiéndolos a la nicotina, una sustancia altamente adictiva que se encuentra en el tabaco. Los adultos pueden usar el vapeo para dejar una adicción a la nicotina, pero los jóvenes a menudo comienzan con el vapeo y luego pasan a los cigarrillos. Es probable que el vapeo mantenga a los jóvenes enganchados durante años», afirman los autores de un artículo publicado en la página del paciente de la revista JAMA Pediatrics.

A raíz de esa preocupación, Ramzi Salloum, y Lindsay Thompson, del departamento Resultados de Salud e Informática Biomédica y del Departamento de Pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Florida, y Andy Tan, de la Escuela de Comunicación de la Universidad de Pennsylvania, elaboraron documento para padres de adolescentes que incluye los riesgos del vapeo, cómo darse cuenta de si los chicos utilizan esos productos y cómo actuar en caso de que lo hagan.

A continuación, las respuestas a las tres preguntas.

cigarrillo electrónico

-¿Cómo sé si mi hijo adolescente está vapeando?

-A diferencia de los cigarrillos, que vienen en formas estándar y tienen un olor característico, los cigarrillos electrónicos son más difíciles de detectar. Algunos dispositivos de vapeo parecen objetos cotidianos, como unidades USB, relojes, lapiceras o marcadores. Esté atento a las piezas, como las cápsulas de recarga que contienen el líquido (que se calienta y produce el aerosol que llega a los pulmones), atomizadores, baterías y cargadores. La mayoría de los chicos y chicas prefieren los vaporizadores de sabor dulce. El aroma a frutas o dulces podría ser evidencia de vapeo. Vapear también hace que la boca de los se seque, por lo que pueden beber más de lo normal. En caso de que sean deportistas y comienzan a experimentar problemas para respirar, también podría deberse al vapeo. Otros signos de alerta que pueden observarse incluyen hemorragias nasales, tos que no responde a otro cuadro, carraspeo, llagas en la boca, mayor irritabilidad o cambios de humor.

-¿Qué se puede hacer para ayudar a evitar que los adolescentes usen cigarrillos electrónicos?

-En caso de ser papá o mamá de un chico en edad escolar, es probable que su hijo haya estado expuesto a anuncios de vapeo dirigidos a jóvenes. También es probable que conozca a alguien, incluso un amigo, que vapee. Hable con su hijo desde el principio sobre el vapeo y las evidencias sobre los químicos dañinos que las personas respiran cuando vapean. Puede compartir recursos que sean fáciles de entender. También es conveniente hablar con los adolescentes sobre otras personas que vapean en su escuela y cómo se sienten al respecto.

-¿Qué puedo hacer si mi hijo vapea?

Dejar de vapear es tan difícil como dejar de fumar. Si le preocupa que su hijo adolescente sea adicto al vapeo, es importante saber que existen varias opciones de tratamiento. Hable con su pediatra sobre el asesoramiento de un especialista.

El vapeo también genera adicción. Foto ilustrativa Shutterstock.

El vapeo también genera adicción. Foto ilustrativa Shutterstock.

Los jóvenes, el nuevo mercado

A través de un comunicado en el marco del Día Mundial del Tabaco de 2020, la Organización Panamericana de la Salud advertía que los fabricantes de tabaco, la industria de los cigarrillos electrónicos y otras relacionadas gastan alrededor de 9.000 millones de dólares anuales en agresivas tácticas de marketing, muchas de ellas dirigidas específicamente a niños, niñas y jóvenes. «Los jóvenes son un segmento de mercado importante para la industria, ya que los estudios muestran que 9 de cada 10 fumadores empiezan antes de cumplir 18 años. A nivel mundial, más de 40 millones de jóvenes entre 13 y 15 años ya han comenzado a consumir tabaco», precisaba el texto. En Argentina, la edad de inicio se sitúa entre los 12 y 15 años.

El tabaquismo es uno de los principales factores de riesgo de enfermedades crónicas (pulmonares, cardiovasculares y algunos tipos de cáncer, entre otras). El uso de cigarrillos electrónicos también se asocia a daños a la salud. En 2019, en Estados Unidos, comenzaron a reportarse casos de graves lesiones pulmonares asociados al uso de esos productos (EVALI, se las denominó). En Argentina, también se detectaron casos.

Cinco razones por las que los cigarrillos electrónicos pueden dañar la salud de quienes los usan:

● El aerosol contiene nicotina, compuestos orgánicos volátiles, partículas ultrafinas, sustancias químicas que causan cáncer, metales pesados (níquel, estaño, plomo) y saborizantes como diacetilo, que causa enfermedad pulmonar grave. Ningún saborizante ha sido avalado para ser inhalado.

● La nicotina es poderosamente adictiva, tóxica para los fetos en desarrollo y puede afectar el desarrollo cerebral entre los 20 y 25 años.

● Las baterías defectuosas pueden producir incendios y explosiones.

● La ingesta de los líquidos es tóxica, lo que representa un riesgo en niños que tienen acceso a los tanques.

● Se han producido gran cantidad de casos de enfermedad pulmonar grave por el uso del cigarrillo electrónico que puede ser mortal, y no se ha identificado aún cuál es la causa.



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí