Con el correr de los días, la escalada de los casos positivos y las miles de muertes que ya lleva a cuestas, a la maratónica travesía de hallar herramientas terapéuticas efectivas contra el coronavirus se siguen sumando candidatos. El número de posibles opciones de tratamientos crece y se diversifica, con enfoques que incluyen bloquear el Covid-19 para que no ingrese a las células, interrumpir la replicación del virus, administrar antivirales, vacunas o suprimir la respuesta inmune hiperactiva. Hasta el momento, y de acuerdo a una investigación de la Sociedad Americana de Microbiología, los medicamentos terapéuticos dirigidos directamente al SARS-CoV-2 serán los más efectivos.

El virus es fácilmente transmisible porque las proteínas espigadas en su superficie se unen de manera excepcionalmente eficiente a la «enzima convertidora de angiotensina 2» (ACE2), en las superficies de las células humanas. Bloquear ese efectivo ataque es uno de los objetivos. De hecho, se está llevando a cabo un ensayo clínico piloto en pacientes con Covid-19 grave, que investiga el uso de ACE2 humano recombinante para actuar como «señuelo». Éste, se uniría a las proteínas espiga deshabilitando el mecanismo de SARS-CoV-2 para la entrada en las células humanas. 

En paralelo corren los testeos con diversas drogas que, a su vez, se estudia cómo aplicar para potenciar su efecto. Entre ellas, según los investigadores, el antiviral más prometedor para combatir el SARS-CoV-2 es el remdesivir. Aunque no es el único de la lista:

Mirá también

Remdesivir: se incorpora al ARN viral naciente, donde previene su síntesis y, a su vez, una mayor replicación viral. Este medicamento inhibió la replicación del SARS-CoV-2 en estudios de laboratorio, y la condición clínica del primer caso confirmado de COVID-19 en Estados Unidos mejoró después de la administración intravenosa del fármaco. Sin embargo, todavía se necesitan más datos.

Medicamentos vía oral, vacunas y hasta plasma de personas infectadas y curadas se enumeran entre las opciones para combatir al Covid-19.

Medicamentos vía oral, vacunas y hasta plasma de personas infectadas y curadas se enumeran entre las opciones para combatir al Covid-19.

Tiralona: de amplio espectro, este antiviral también puede ser activo contra el nuevo coronavirus. Es una pequeña molécula sintética que hace 50 años se usa en algunos países de la Federación de Rusia y países vecinos contra múltiples virus, incluida la infección viral respiratoria aguda, la gripe y la hepatitis. Observaciones recientes sugieren que la tilarona es activa contra el virus chikungunya y MERS-CoV. No obstante, su seguridad y eficacia aún no fue comprobada por la Administración de Drogas y Alimentos estadounidense (FDA).

Cloroquina e hidroxicloroquina: La cloroquina (una conocida 4-aminoquinolina) se utiliza clínicamente desde 1944 contra la malaria y el paludismo. También se aplica para el tratamiento de enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoidea y el lupus eritematoso sistémico, debido a su actividad inmunomoduladora.

Según la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), «Diversas investigaciones demostraron que la cloroquina ejerce efectos antivirales a través de diferentes mecanismos y que, como consecuencia, tiene un efecto inhibitorio significativo sobre las infecciones virales que invaden las células a través de la vía del endosoma, como el virus de la enfermedad de Borna, el virus de la gripe aviar y el del Zika«.

«Los resultados de más de 100 pacientes incluidos mostraron que el fosfato de cloroquina es superior al control para inhibir la exacerbación de la neumonía, mejorar los hallazgos radiológicos, promover una conversión negativa al virus y acortar el curso de la enfermedad. No se observaron eventos adversos serios en los pacientes mencionados», detalla el documento.

El propio ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, reconoció que la hidroxicloroquina se está probando en el Hospital Posadas en tres pacientes cuyo estado es grave. Además, confirmó que Argentina es uno de los diez países seleccionados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para realizar un ensayo clínico universal de terapeúticas contra el Covid-19. 

Mirá también

El método francés: El infectólogo Didier Raoult asegura haber encontrado la cura para el Covid-19, mediante una combinación del antipalúdico hidroxicloroquina con el antibiótico azitromicina. El profesor, que tiene su base de operaciones en Marsella, explicó que indicaron a sus pacientes hidroxicloroquina a razón de 600 mgs por día durante seis días, como comprimidos, tres veces por día. La azitromicina, a 250 mgs, se toma dos veces al día el primero, y solo una vez durante otros cinco días. “A partir de que nosotros hemos mostrado que el tratamiento es eficaz, yo encuentro inmoral no administrarlo. Es así de simple”, llegó a declarar.

Hasta el momento, mientras se espera por una vacuna, el remdesivir se considera el antiviral más prometedor.

Hasta el momento, mientras se espera por una vacuna, el remdesivir se considera el antiviral más prometedor.

Transfusiones de sangre: Es otro enfoque con investigación en curso, en las que se utiliza el plasma de pacientes recuperados que contienen anticuerpos contra el virus, en enfermos actuales. Debido a la falta de ensayos clínicos aleatorios de alta calidad y al conocimiento del mecanismo de acción preciso, no está claro qué tan efectiva es esta terapia. Se utiliza principalmente en pacientes en estado crítico, mientras varios ensayos clínicos que investigan su efectividad y seguridad contra el Covid-19 están en progreso.

“También están en estudio drogas en las que muy escasa experiencia como la nitazoxanida (un agente antiparasitario) o las que se usan en artritis reumatoidea como el tocilizumab o el barizitinib, que actúan sobre la inmunidad propia, no sobre el microorganismo, inhibiendo el ingreso del microorganismo a las células. Son drogas con un potencial teórico interesante, pero sobre las que falta experiencia. En China han aprobado el tocilizumab para tratamiento de Covid-19”, afirma Javier Farina, miembro de la SADI y de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI).

Italia, el tercer país con más muertes por coronavirus y el primero en superar a China, donde se inició el brote, siguió los pasos del país asiático en la aplicación de tocilizumab. Hasta el momento, los resultados han sido siempre positivos en los pacientes a quienes se le aplicó la droga, e incluso los más entusiastas la definen como la droga que «ayuda a salvar vidas». Pero, como a cada puerta que se abre hacia la posible cura del coronavirus, los investigadores la entornan para frenar la fuga de falsas expectativas. 



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí