Trascendiendo espacios, ocasiones, momentos del día y estaciones del año tomar mate es, por definición, un sinónimo de compartir. Mantiene vínculos estrechos con las charlas, los escritorios en el trabajo o las tardes de estudio, las reuniones de amigos, las plazas, las cocinas y hasta los viajes. Marida bien con desayunos y meriendas, y no falta quien lo lleva consigo, literalmente, a todos lados, creando relaciones entre cebada y cebada a su paso. Hasta que se cruzó con la pandemia por coronavirus, y ese hábito tan arraigado en el ADN nacional se vio cortado de raíz.

¿Chau mate? Tal y como lo concebíamos, sí, puesto que el riesgo de contagio de Covid-19 a través de esta práctica es exponencial. Sin embargo, y como una enorme cantidad de costumbres argentinas restringidas por el distanciamiento social, este hábito también se puede adaptar. «Hoy la realidad nos plantea un desafío: llegó la hora de tomarlo solos, de forma segura, higienizando utensilios y manipulando y almacenando la yerba con precaución, entre otros recaudos», mencionan desde el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM).

Para acompañar desde otro lugar a los materos, la entidad elaboró una guía donde condensa todos los consejos que permiten seguir disfrutando de este rito sin riesgos, adaptándolo a los tiempos del virus.

Mirá también

Preparando el kit matero

Más allá de las circunstancias actuales, la higiene del mate, bombilla y termo es un hábito que debe adquirirse de manera definitiva, puesto que no solo el coronavirus representa una amenaza de contagio mediante el uso de estos utensilios. Además, es la mejor forma de preservar el equipo en condiciones para una estancia duradera entre nuestras mateadas. ¿Cómo se logra?

Según menciona la guía del INYM, en el Manual de Manipulación de Alimentos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se definen una serie de normas para realizar un correcto lavado y asepsia de los utensilios que utilizamos: 

Mate, bombilla y termo deben lavarse con agua y detergente. Y secar al aire para evitar el uso de trapos posiblemente contaminados. EFE/ Juan Ignacio Roncoroni

Mate, bombilla y termo deben lavarse con agua y detergente. Y secar al aire para evitar el uso de trapos posiblemente contaminados. EFE/ Juan Ignacio Roncoroni

Siempre lavá el mate y la bombilla con agua y detergente.

Raspá los residuos sólidos que pudiesen existir hasta que se diluyan con el agua.

Enjuagá con agua potable (nunca reutilices el agua usada).

Desinfectá sumergiendo en agua caliente (80° C) por un minuto o con lavandina (una cucharada sopera por cada cinco litros de agua) durante cinco minutos.

Secá al aire. No utilices trapos que pudieran estar contaminados.

Mirá también

Manipulando la yerba

La limpieza y el almacenaje de este y todos los demás productos que llegan desde las góndolas de supermercados y almacenes es un paso imprescindible para mantener a todos los agentes de contagio lejos de nuestras alacenas.

«El paquete de yerba mate sale de los establecimientos productores en perfectas condiciones sanitarias, pero hasta que vos lo tomás de la góndola hay muchos factores externos que pueden incidir. Por eso es fundamental que te laves las manos antes y después de manipularlo», mencionan desde el Instituto del Mate.

Al ser un alimento envasado, y siempre con las recomendaciones de la OMS como tutora, esta guía sugiere:

✔ Limpiar el paquete rociándolo con alcohol al 70% (diluyendo con un 30% de agua) o lavandina diluida. En tanto, si es de un material que no se puede mojar, nos lavamos las manos antes de abrirlo y volcamos la yerba en un recipiente previamente desinfectado, y tratando de no contaminar el producto.

Mirá también

Los contenedores para la yerba mate deben ser herméticos y de fácil limpieza, para evitar que los restos de producto lleguen a causar contaminación en el contenedor.

Igual de importante es mantener la higiene en las alacenas que, a su vez, deben representar espacios libres de humedad, frescos, ventilados y limpios. Y de ser posibles separados de paredes, techos y suelo por un mínimo de 15 centímetros. 

Mate y cuarentena, una dupla posible

En el contexto actual el mate quedó bajo la lupa, pero esto responde a su costado social y no a las propiedades que aporta. «El mate es un potente antioxidante, fuente de vitaminas, minerales y también un aliado en la prevención de ciertas enfermedades como la diabetes tipo II, la obesidad, enfermedades cardiovasculares y el colesterol y los triglicéridos altos», detallan desde el INYM.

Tomar mate supone beneficios para la salud, por sus propiedades antioxidantes y como preventivo de enfermedades cardiovasculares, colesterol y triglicéridos. 
Foto: Archivo Clarín.

Tomar mate supone beneficios para la salud, por sus propiedades antioxidantes y como preventivo de enfermedades cardiovasculares, colesterol y triglicéridos.
Foto: Archivo Clarín.

Todos y cada uno de estos beneficios suponen una excusa ideal para mantener el hábito de tomar mate durante la cuarentena, que por cierto y aunque no está nombrado, también remiten un bienestar anímico. «Las infusiones preparadas con yerba mate, principalmente el mate tradicional cebado, poseen un gran poder antioxidante debido a su alta concentración de polifenoles, los cuales mejoran las defensas naturales del organismo y lo protegen del daño oxidativo», mencionan los expertos. 

Para sumar aportes nutritivos, vale aclarar que el mate contiene un 60% más de antioxidantes que el té verde, por dar un ejemplo que compara nuestra infusión nacional con la bebida oriental por excelencia, conocida mundialmente como la bebida de la eterna juventud.

Agua, té y mucho mate

La ingesta diaria de dos litros de agua por día, el equivalente a 8 vasos, es la recomendación de las guías alimentarias mundiales para mantener una hidratación saludable, dentro de una nutrición que vaya por el mismo camino. En ese sentido, «se estima que aproximadamente el 70% del agua que debemos ingerir a diario la adquirimos a través de las bebidas y el restante 30% se obtiene a través de los alimentos», mencionan desde el instituto

Mirá también

«Entonces, si bien siempre es recomendable que el agua como tal sea el líquido más ingerido durante el día, las infusiones como el mate son un aporte importante para complementar la ingesta recomendada», sugieren. En ese sentido, la versión amarga del mate es la más propicia para ofrecer todas las propiedades de esta bebida: tiene bajo contenido de sodio y aporta buenas dosis de vitaminas como la tiamina y la piridoxina, del mineral magnesio y polifenoles.

La temperatura del agua del agua sí importa

Según los especialistas del INYM, «la temperatura del agua, además de ser un factor decisivo a la hora de cebar un buen mate y preservar el producto y su sabor, es clave a la hora de cuidar nuestro cuerpo. ¿Por qué? Consumir cualquier tipo de infusión o alimento a una temperatura muy alta puede dañar las papilas gustativas, el tejido de la base de la lengua, la faringe y el esófago, e incluso el sistema gastrointestinal».

Entonces, para lograr el equilibrio entre sabor y salud, es recomendable hervir el agua o calentarla a temperatura excesiva es una puerta abierta a las lesiones en la mucosa digestiva, la primera barrera inmunológica que tenemos los seres humanos frente a los microorganismos y otros agentes externos. «Es por esto que, para tomar un rico mate, recomendamos que calientes el agua entre 75 °C y 80 °C», cierran desde el espacio.



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí