En los días previos a que el coronavirus llegara a la Argentina​, la atención estaba puesta sobre los controles en los aeropuertos a las personas que ingresaban desde el exterior. La toma de temperatura, desaconsejada por las autoridades sanitarias con base en su falta de efectividad, era puesta en discusión. Ahora, a casi un mes del reporte del primer caso local y con más de 1.100 infectados confirmados, el tema dominante es el de la cantidad de testeos que se realizan, así como la presión desde algunos sectores para que se incorporen las pruebas rápidas. ¿En qué consisten y cuál es la diferencia con la técnica de PCR?

En primer lugar, una aclaración: la técnica de PCR (reacción en cadena de la polimerasa) y los test rápidos pueden coexistir, pero no son intercambiables, ya que no brindan la misma información.

Al día de hoy, Argentina utiliza únicamente la técnica de PCR, que permite confirmar o descartar por laboratorio los casos de Covid-19 provocados por el nuevo coronavirus.

Hasta hace algunos días, el análisis de las muestras las realizaba sólo la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud ANLIS Dr. Carlos G. Malbrán, pero con el objetivo de descentralizar los testeos, progresivamente se siguen sumando a la tarea laboratorios provinciales de las 24 jurisdicciones que integran la red nacional, así como algunos hospitales e instituciones que tienen capacidad para hacerlo

La técnica de PCR permite detectar un fragmento del material genético de un patógeno. Eso permite determinar si una persona está infectada o no, en este caso, con coronavirus. El estudio se realiza en laboratorios con un nivel de bioseguridad 2 con cabina de seguridad biológica tipo 2, se necesitan reactivos específicos y personal entrenado.

Hasta el momento se hicieron unas 5.000 pruebas, con un índice de positividad del 19,4%, informaron las autoridades nacionales.

Mirá también

Lo que se analiza es la muestra tomada a través de un hisopado a una persona que cumple con el criterio de caso sospechoso. La PCR permite localizar un fragmento del material genético del SARS-CoV-2, su ARN: si lo halla, se toma como caso positivo; en caso contrario, se consideraría negativo, pero en caso de que hubiera una sospecha clínica importante, la prueba puede repetirse.

“Correr” la PCR demanda varias horas. La técnica es la recomendada por su confiabilidad, ya que tiene alta especificidad y sensibildad.

“Hay dos tipos de pruebas diagnósticas para el nuevo coronavirus: una se llama PCR, que busca el genoma del virus, partículas. Y la otra es por anticuerpos. La que nosotros necesitamos en este momento es la de PCR, que requiere un equipo específico entrenado porque es relevante para hacer el diagnóstico de la presencia del virus, que es lo que define que se transmita o no. Y sobre todo también para el momento del alta, para hacer un control que asegure que la persona no tiene más el virus y no lo transmite. En este momento epidemiológico de Argentina, la recomendación y la necesidad es la de esta prueba diagnóstica”, subrayaba la semana pasada la Secretaría de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, en uno de los reportes diarios matutinos.

Cabe destacar que los casos confirmados obtienen el alta tras dos PCR negativas.

Mirá también

En otro de los reportes, no obstante, Vizzotti señaló que se está trabajando desde el Ministerio de Salud para incorporar kits de diagnóstico serológico rápido, “que tienen algún rol muy particular en lo que es los estudios de base poblacional, para definir si hay personas que tuvieron contacto con el virus aunque hayan tenido pocos síntomas y por eso no los identificaron”, precisó. También destacó que son útiles “para definir algún riesgo en relación las altas de las personas hospitalizadas y la posibilidad de seguir con internación domiciliaria”.

A diferencia de la PCR, los tests rápidos no buscan material genético del virus, sino la presencia de anticuerpos contra él. 

“Si una persona tiene estos anticuerpos en la sangre quiere decir que el sistema inmune se enfrentó en algún momento a ese virus. Podremos decir con certeza que la persona está o estuvo infectada. Cuando la persona se cura sigue manteniendo esos anticuerpos en la sangre”, explica Andrea Gamarnik, jefa del Laboratorio de Virología Molecular de la Fundación Instituto Leloir (FIL).

El grupo dirigido por Gamarnik, junto a Diego Álvarez de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) y dos laboratorios más de la FIL liderados por Marcelo Yanovsky y Julio Caramelo participan en el proyecto de desarrollo de un test rápido, en el marco de la Unidad Coronavirus Covid-19 que impulsa el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MINCyT), el Conicet y la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación para contribuir a enfrentar la emergencia, informó la Agencia CyTA Instituto Leloir.

“El test en desarrollo nos permitirá saber en toda una población cuáles personas estuvieron en contacto con el virus, incluso aquellas personas que han transitado una infección asintomática”, añadió Gamarnik.

Mirá también

Las pruebas rápidas se basan en una plataforma que contiene proteínas del virus para detectar anticuerpos específicos. El funcionamiento es similar al de los test de embarazo. El resultado está disponible en 10 a 15 minutos.

“Los test rápidos detectan anticuerpos contra el virus aproximadamente a partir del quinto a séptimo día. Sirven principalmente para hacer estudios poblacionales, pero no tienen la utilidad de la PCR, que sirve para detectar infección aguda y poder aislar a los positivos. El test rápido serviría para lugares en los que hay sospecha de circulación comunitaria: se testea a los asintomáticos y se evalúa cuántos de ellos dan positivo”, señaló la infectóloga Florencia Cahn, presidenta de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología.

Por su parte, Pedro Cahn, director científico de la Fundación Huésped e integrante del comité de asesores de Ministerio de Salud, explicó que las pruebas rápidas “tienen una sensibilidad mucho más baja, no sirven para detectar casos agudos y sí tienen una potencial utilidad para una encuesta epidemiológica, es decir, para saber cuántas personas estuvieron expuestas al coronavirus. Tienen una cantidad importante de falsos negativos y solamente sirven para detectar positivos tardíamente”.

En ese sentido, Gamarnik destacó que los test rápidos como el que están desarrollando –que deberá ser validado por ensayos- podría, además de determinar si una persona está o estuvo infectada, brindar información sobre la evolución de la pandemia, “lo que permitiría tomar medidas acordes para su contención”.



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí