El coronavirus SARS-CoV-2 es un virus nuevo, lleva entre nosotros algo más de seis meses, por lo que las dudas pelean les ganan a las certezas. La única herramienta para dar vuelta esa pulseada es la producción de evidencia científica, que necesita tiempo, recursos y es revisada en forma constante. En ese sentido, esta semana, la potencial transmisión aérea del coronavirus dio un ejemplo más de cómo avanza la generación de conocimiento sobre el virus, lo que luego guía las recomendaciones en el marco de la pandemia de Covid-19.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió ayer un resumen científico actualizado sobre qué se sabe hasta el momento en relación a las formas de transmisión del coronavirus, luego 239 expertos de 32 países emitieran una carta abierta a la agencia internacional –publicada en la revista Clinical Infectious Diseases de la Universidad de Oxford– en la que advierten sobre la creciente evidencia de que partículas virales contenidas en microgotas pueden permanecer en el aire en espacios cerrados e infectar a las personas y sobre la necesidad de cambiar las recomendaciones.

Si bien reconocen que la evidencia al respecto es incompleta (pero dicen que también lo es para la transmisión por gotas grandes y fómites), sostienen que «siguiendo el principio de precaución, debemos abordar cada vía potencialmente importante para retrasar la propagación de Covid-19″; por lo que para mitigar el riesgo de transmisión aérea recomiendan mejoras en los sistemas de ventilación y filtros en edificios públicos (entornos de trabajo, escuelas, hospitales y residencias de adultos mayores), el uso de luces ultravioleta para matar partículas virales que floten en diminutas gotitas en interiores y evitar el hacinamiento, particularmente en edificios y en el transportes público.

Mirá también

En el resumen científico actualizado, la OMS admitió que algunos informes de brotes de Covid-19 en ambientes cerrados abarrotados sugieren la posibilidad de transmisión de aerosol combinada con la transmisión de gotas, por ejemplo, durante la práctica de coro, en restaurantes o gimnasios, pero afirman que se necesitan más estudios para comprender esos brotes.

El informe resume lo que se sabe hasta ahora acerca de cómo se propaga el virus entre las personas, quiénes puede transmitirlo y en qué momento de la infección, así como las implicaciones para las medidas preventivas a adoptar. También describe algunas áreas clave donde se necesita más investigación.

«Los resúmenes científicos de la OMS son documentos vivos, lo que significa que se actualizan a medida que hay más estudios disponibles. Covid-19 es una enfermedad nueva y estamos aprendiendo más cada día», afirma el organismo.

A través de una serie de preguntas y respuestas, la OMS compendió qué se sabe hasta ahora sobre la transmisión del coronavirus SARS-CoV-2.

¿Cómo se transmite el virus que causa COVID-19 con mayor frecuencia entre las personas?

La evidencia actual sugiere que COVID-19 se propaga entre las personas por contacto directo, indirecto (a través de objetos o superficies contaminadas), o por contacto cercano con personas infectadas a través de secreciones de la boca y la nariz. Esas gotas o secreciones son expulsadas a través de la boca o la nariz cuando una persona infectada tose, estornuda, habla o canta, por ejemplo. Las personas que están en contacto cercano (1 metro) con una persona infectada pueden contagiarse cuando esas gotitas infecciosas entran en su boca, nariz u ojos.

Mirá también

Para evitar el contacto con estas gotas, es importante mantenerse al menos a 1 metro de distancia de otras personas, higienizarse las manos con frecuencia y cubrirse la boca con un pañuelo descartable al estornudar o toser. Cuando no es posible distanciarse físicamente (pararse a un metro o más de distancia), usar una máscara de tela es una medida importante para proteger a otras personas.

¿Cuáles son las otras formas en que puede transmitirse el coronavirus?

Las personas con el virus en la nariz y la garganta pueden dejar gotitas infectadas en objetos y superficies (llamadas fómites) cuando estornudan, tosen o tocan superficies, como mesas, picaportes y pasamanos. Otras personas pueden infectarse al tocar esos objetos o superficies, luego tocarse los ojos, la nariz o la boca antes de lavarse las manos.

Por esa razón es esencial lavarse bien las manos regularmente con agua y jabón o con un producto de limpieza para manos a base de alcohol, y limpiar las superficies regularmente.

¿Qué se sabe sobre la transmisión aérea del coronavirus?

Algunos procedimientos médicos pueden producir gotitas muy pequeñas (llamadas aerosoles) que pueden permanecer suspendidas en el aire por períodos de tiempo más largos. Cuando esos procedimientos médicos se realizan en personas infectadas con Covid-19 en centros de salud, esos aerosoles pueden contener el virus y pueden ser inhalados por otras personas si no están usando el equipo de protección personal (EPP) adecuado. Por eso es esencial que todos los trabajadores de salud que realicen ese tipo de procedimientos tomen medidas específicas de protección en el aire, incluido el uso de EPP. No se deben permitir visitas en áreas donde se realizan esas intervenciones.

Se han informado brotes de Covid-19 en algunos entornos cerrados, como restaurantes, bares, lugares de culto o lugares de entornos de trabajo en los que las personas pueden estar gritando, hablando o cantando. En estos brotes, no se puede descartar la transmisión de aerosoles, particularmente en espacios cerrados, abarrotados y con ventilación inadecuada donde las personas infectadas pasan largos períodos de tiempo con los demás. Se necesitan con urgencia más estudios para investigar esos casos y evaluar su importancia para la transmisión de Covid-19.

Mirá también

¿Cuándo pueden las personas infectadas transmitir el virus?

Según lo que sabemos actualmente, la transmisión de Covid-19 se produce principalmente a través de personas que tienen síntomas, y también puede ocurrir justo antes de que los desarrollen, cuando están cerca de otros individuos durante períodos prolongados de tiempo. Si bien alguien que nunca desarrolla síntomas también puede transmitir el virus a otros, aún no está claro en qué medida ocurre esto y se necesita más investigación en esta área.

¿Pueden las personas sin síntomas transmitir el virus?

Sí, las personas infectadas pueden transmitir el virus cuando tienen síntomas y cuando no los tienen. Por eso es importante que todas las personas infectadas sean identificadas mediante testeos, aisladas y, según la gravedad de su enfermedad, reciban atención médica. Incluso las personas diagnosticadas con Covid-19 que no tienen síntomas deben aislarse para limitar su contacto con otros. Estas medidas rompen las cadenas de transmisión.

¿Cuál es la diferencia entre las personas asintomáticas o presintomáticas?

Sí bien ambos términos se refieren a personas que no tienen síntomas, la diferencia es que asintomático se refiere a personas que están infectadas pero que nunca desarrollan síntomas durante el período de infección, mientras que pre-sintomático se refiere a personas infectadas que aún no han desarrollado síntomas pero que luego los manifestarán.

Esta distinción es importante para las estrategias de salud pública para controlar la transmisión. Por ejemplo, los datos sugieren que las personas podrían ser más infecciosas en el período sintomático. Por lo que se recomienda que las personas sean consideradas contactos estrechos de una persona infectada si tuvieron con ella hasta dos días antes de que desarrollara síntomas.

Mirá también

¿Se necesita más información para comprender mejor la transmisión del virus?

Sí, Covid-19 es una enfermedad nueva. Si bien cada día hay más información disponible, quedan muchas preguntas sobre la transmisión. Se está realizando un gran esfuerzo por parte de equipos de investigación de todo el mundo para responder esas preguntas.

La OMS y sus socios están trabajando para obtener una mejor comprensión sobre:

• diferentes rutas de transmisión, incluso a través de gotitas de diferentes tamaños, contacto físico, fómites y el papel de la transmisión en el aire en ausencia de procedimientos de generación de aerosoles;

• la dosis de virus requerida para que ocurra la transmisión;

• las características de las personas y las situaciones que facilitan los eventos superdiseminadores (en los que se produce un número de casos secundarios mucho mayor al promedio), como los observados en algunos entornos cerrados;

• la proporción de personas infectadas que permanecen asintomáticas durante el curso de su infección;

• la proporción de personas verdaderamente asintomáticas que transmiten el virus a otros;

• y la proporción de todas las infecciones transmitidas por individuos asintomáticos y presintomáticos.



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí