Los beneficios para la salud de seguir una dieta mediterránea están ya más que comprobados por diversos estudios científicos. De hecho, es uno de los patrones alimentarios recomendados para proteger la salud cardiometabólica, ya que está relacionada con un menor riesgo de enfermedad cardíaca, diabetes y ACV. Ahora, investigadores estadounidenses la compararon frente a frente sus efectos (en el peso, la composición corporal, la sensibilidad a la insulina, los niveles de colesterol y presión arterial) con los de la dieta vegana, en un pequeño estudio aleatorizado y controlado.

El trabajo, cuyos resultados fueron publicados en el Journal of The American College of Nutrition, fue encarado por el Comité de Médicos Para Una Medicina Responsable (PCRM, por sus siglas en inglés), una organización sin fines de lucro que promueve las dietas a base de vegetales (plant based).

Para el estudio, asignaron al azar a 62 participantes que tenían sobrepeso y no tenían antecedentes de diabetes a dos grupos diferentes: unos seguirían una dieta vegana y otros una dieta mediterránea durante 16 semanas.

Los voluntarios de la rama vegana baja en grasas eliminaron los productos animales y se centraron en frutas, verduras, cereales integrales y legumbres. La otra mitad siguió la dieta mediterránea, basada en el protocolo PREDIMED, que alienta el consumo de frutas, verduras, legumbres, pescado, lácteos descremados y aceite de oliva virgen extra, limitando o evitando las carnes rojas y las grasas saturadas. Ninguno de los grupos tenía un límite de calorías y los participantes no cambiaron las rutinas de ejercicio o medicación, a menos que lo indicaran sus médicos personales.

La dieta mediterránea es una de las más recomendadas para el cuidado del corazón.

La dieta mediterránea es una de las más recomendadas para el cuidado del corazón.

Tras cuatro meses de estudio, según los resultados informados por los autores en el artículo, quienes siguieron la dieta vegana perdieron 6 kilos en promedio, mientras que los del grupo mediterráneo no experimentaron cambios en el peso. Además, los primeros perdieron 3,4 kilos más de masa grasa con la dieta vegana; y observaron una mayor reducción de la grasa visceral.

Asimismo, de acuerdo al trabajo, la dieta vegana redujo los niveles de colesterol total y LDL (el llamado «colesterol malo») en 18,7 mg / dL y 15,3 mg / dL, respectivamente, mientras que no se registraron cambios significativos de colesterol con la dieta mediterránea.

La presión arterial disminuyó en ambas dietas, pero más en la dieta mediterránea (6,0 mm Hg, en comparación con 3,2 mmHg en la dieta vegana).

«Estudios anteriores han sugerido que tanto la dieta mediterránea como la vegana mejoran el peso corporal y los factores de riesgo cardiometabólicos, pero hasta ahora, su eficacia relativa no se había comparado en un ensayo aleatorizado», afirmó la autora del estudio Hana Kahleova, directora de investigación clínica del PCRM. «Decidimos probar las dietas cara a cara y descubrimos que una dieta vegana es más eficaz tanto para mejorar los marcadores de salud como para impulsar la pérdida de peso«.

Los autores señalan que la dieta vegana probablemente condujo a la pérdida de peso, porque se asoció con una reducción en la ingesta de calorías, un aumento en la ingesta de fibra, una disminución en el consumo de grasas y una disminución en el consumo de grasas saturadas.

El aceite de oliva es uno de los pilares de la dieta mediterránea. Foto Shutterstock.

El aceite de oliva es uno de los pilares de la dieta mediterránea. Foto Shutterstock.

En la misma línea, un estudio reciente publicado en la revista Heart sugiere que una versión más verde de la dieta mediterránea (Green Med), que contenga todavía más alimentos de origen vegetal y muy poca carne roja o de aves, puede ser incluso mejor para la salud cardiovascular y metabólica que el patrón tradicional.

En tanto, un estudio publicado hace tres años en la revista Circulation había hallado la dieta mediterránea y una dieta ovolactovegetariana eran igual de eficaces para reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular y ACV.

Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS), como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) recomiendan limitar el consumo de carnes e incrementar el de frutas, verduras, cereales y legumbres. No obstante, en caso de eliminar grupos de alimentos (como la proteína animal), especialistas aconsejan hacerlo con supervisión, para evitar posibles carencias de nutrientes.



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí