A fines de 1522, poco tiempo después de amarrar en Sanlúcar de Barrameda, España, Juan Sebastián Elcano se presentó ante el rey Carlos I, en Sevilla. El capitán de la nave Victoria, la embarcación con la que se concretó la primera vuelta al mundo en la historia, no solo le brindó al monarca español un exhaustivo reporte sobre las nuevas rutas marítimas y de las preciadas especias que habían ido a buscar. Le entregó, además, varios ejemplares de aves del paraíso, un regalo del rey Bachain, de las islas Molucas, archipiélago de Indonesia.

“Cuentan que vienen del paraíso terrenal y les llaman bolon divata, que quiere decir ‘pájaro de Dios’”, escribió uno de los supervivientes de la expedición Elcano-Magallanes sobre esta ave, dueña de una belleza extraordinaria. Según su relato, los hombres importantes de esa lejana región llevaban las plumas iridiscentes en situaciones importantes: creían que les protegerían de sus enemigos.

Aunque algunos investigadores sostienen que las aves del paraíso llegaron al Viejo Continente mucho antes que la legendaria excursión de Elcano y través de otras vías, lo cierto fue que, a partir de entonces, tener una de estas aves exóticas en las cortes europeas comenzó a ser considerado símbolo de estatus social y poder.

Con el paso del tiempo, la fascinación por estas aves del paraíso dio lugar a debates entre naturalistas. La leyenda no tardó en llegar: se decía que eran tan míticas, como el áve Fénix, y durante mucho tiempo circuló la creencia de que no tenían patas y que, por eso, volaban y volaban toda su vida.

Excepcional plumaje de la Paradisaea Apoda.

Excepcional plumaje de la Paradisaea Apoda.

A partir del siglo XX, revistas como la National Geographic o documentales como el famoso Planet Earth, de David Attenborough, han revelado más sobre estos pájaros, en especial, sobre la llamativa y ruidosa danza que los machos despliegan frente a las hembras para mostrar superioridad y para aparearse. ¿Cuáles son las aves del paraíso?

Aves del paraíso: cuántas especies hay y dónde se encuentran

Del orden Passeriformes y de la familia Paradisaeidae, son 43 las especies de aves del paraíso. Es muy dificil elegir entre tanta belleza. Pero entre las más importantes no pueden faltar las siguientes:

  •  Ave del paraíso de seis alambres (Parotia lawesii).
  • Ave del paraíso de McGregor (Macgregoria pulchra).
  • Ave del paraíso (Paradisaea apoda).
  • Ave del paraíso real (Cicinnurus regius).
  • Magnífico ave de paraíso (Cicinnurus magnificus).
  • Bandera de Wallace (Semioptera wallacii).
  • Hoz negra (Epimachus fastuosus).
  • Excelente ave del paraíso (Lophorina superba).
  • Ave del paraíso roja (Paradisaea rubra).
  • Astrapia de cola de listón (Astrapia mayeri).
  • Ave del paraíso de Raggiana (Paradisaea raggiana).
  • Ave del paraíso de Wilson (Cicinnurus respublica).
  • Parotia de Wahnes (Parotia wahnesi).
  • Ave del paraíso azul (Paradisaea rudolphi).
Paradisaea Rudolphi o ave del paraíso azul. /www.avesdelparaiso.org

Paradisaea Rudolphi o ave del paraíso azul. /www.avesdelparaiso.org

No todas tienen los mismos colores estridentes ni son similares en tamaño o en la forma de sus plumas. Los machos son los que, habitualmente, exhiben tonos vibrantes: dependiendo de la genética y de la especie, pueden ser amarillos, azules, rojos y verdes.

Hasta no hace mucho, los colores del plumaje del ave del paraíso soberbia se llevaban todos los aplausos: un negro profundo con una franja azul en el centro del pecho. Hasta que, en 2009, los investigadores divisaron una variedad del soberbia, llamada soberbia de Vogelkop, cuyos colores son más dramáticos que su pariente.

En general, las plumas de las aves del paraíso macho son alargadas (se llaman “alambres” o “serpentinas”), cada variante con sus particularidades. La cola del ave del paraíso de Wilson se asemeja a dos rizos negros. La del macho Sicklebill Negro es una de las más largas: puede llegar a medir hasta un metro de largo cuando está extendida. Algunas especies poseen picos curvos; otros, semirrectos; pero hay otros que los tienen largos y finos.

Otra belleza: la Ptiloris Victoriae o ave del paraíso Victoria.

Otra belleza: la Ptiloris Victoriae o ave del paraíso Victoria.

En Nueva Guinea y en varias islas cercanas habita la mayoría de las especies de aves del paraíso. Las demás, en Australia. Se trata de regiones con clima tropical y de topografía montañosa. Por siglos, esos bosques fueron, efectivamente, el paraíso terrenal para estos pájaros solitarios.

Sin embargo, en las últimas décadas, la tala de árboles y el avance de demográfico ha puesto en peligro el número de especies. Los conservacionistas no tienen cifras exactas, pero se ha informado que el ave del paraíso azul -una variedad que habita solo entre los 1300 y 1800 metros de altura-, ya figura en el listado de especies en peligro de extinción debido al crecimiento de las ciudades.

Desde la legendaria excursión de Elcano y Magallanes en el siglo XVI, cuando los europeos pusieron el pie en esta región del planeta, la caza ilegal ha sido el enemigo número uno de las aves del paraíso. Si bien sus plumas siguen siendo esenciales para los indígenas de las tierras altas de Nueva Guinea, que las usan en tocados y decoraciones, la mayoría de las aves del paraíso termina siendo víctima del tráfico de animales.

Papúa Nueva Guinea. Junto con Australia, donde más aves del paraíso se encuentran.

Papúa Nueva Guinea. Junto con Australia, donde más aves del paraíso se encuentran.



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí