Durante muchos años, el vínculo entre el consumo de café y la salud estuvo cubierto por un manto de dudas y sospechas que empezó a correrse gracias a la evidencia científica que empezó a mostrar una asociación positiva.

En julio, un artículo publicado en la revista JAMA llevaba tranquilidad a los amantes del café preocupados por salud cardiovascular, ya que mostraba que su consumo habitual no se asociaba a un mayor riesgo de sufrir arritmias cardíacas y apuntaba que cada taza adicional se vinculaba a una reducción del riesgo.

Ahora, otro estudio presentado recientemente en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC 2021, por sus siglas en inglés) trajo más novedades en ese sentido.

Consumo leve a moderado

«Hasta donde sabemos, este es el estudio más grande para evaluar sistemáticamente los efectos cardiovasculares del consumo regular de café en una población sin enfermedad cardíaca diagnosticada», afirmó la autora del trabajo, la doctora Judit Simon, del Heart and Vascular Center, de la Universidad Semmelweis (Budapest, Hungría).

La conclusión a la que arribó junto a su equipo es que la ingesta de hasta tres tazas de café por día se asocian con un menor riesgo de accidente cerebrovascular y de morir por una enfermedad cardíaca.

«Nuestros resultados sugieren que el consumo regular de café es seguro, ya que incluso una ingesta diaria alta no se asoció con resultados cardiovasculares adversos y mortalidad por todas las causas después de un seguimiento de 10 a 15 años», precisó.

Y sumó: «Además, de 0,5 a 3 tazas de café al día se asoció de forma independiente con menores riesgos de accidente cerebrovascular, muerte por enfermedad cardiovascular y muerte por cualquier causa».

El consumo de leve a moderado se asoció con menor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular. Foto Shutterstock.

El consumo de leve a moderado se asoció con menor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular. Foto Shutterstock.

Impacto a largo plazo

Aunque el café se encuentra entre las bebidas más consumidas en el mundo, se sabe poco sobre el impacto a largo plazo del consumo regular en la salud cardiovascular.

Este estudio investigó la asociación entre la ingesta habitual de café y ataques cardíacos, ACV y muerte. El estudio incluyó a casi 470 mil participantes del Biobanco del Reino Unido sin signos de enfermedad cardíaca en el momento del reclutamiento. La edad media fue de 56 años.

Los participantes se dividieron en tres grupos según su ingesta habitual de café: ninguno (no consumía café de forma habitual, 22,1%), leve a moderado (0,5 a 3 tazas / día, 58,4%) y alto (más de 3 tazas / día, 19,5%).

Los investigadores calcularon la asociación del consumo diario de café con los resultados de los eventos cardiovasculares durante una mediana de seguimiento de 11 años utilizando modelos multivariables.

Los análisis se ajustaron por factores que podrían influir en esa relación, como la edad, el sexo, el peso, la altura, el tabaquismo, la actividad física, la presión arterial alta, la diabetes, el nivel de colesterol, el nivel socioeconómico y la ingesta habitual de alcohol, carne, té, frutas y verduras.

En comparación con los no bebedores de café, el consumo de leve a moderado se asoció con un 12% menos de riesgo de muerte por cualquier causa, un 17% menos de riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular y un 21% menos de riesgo de accidente cerebrovascular.

El café se asociaría a alteraciones positivas en la estructura y función cardíacas". Foto Shutterstock.

El café se asociaría a alteraciones positivas en la estructura y función cardíacas». Foto Shutterstock.

Café y corazón

Para examinar los posibles mecanismos subyacentes, los investigadores analizaron la asociación entre la ingesta diaria de café y la estructura y función del corazón. Para eso, utilizaron datos de casi 31 mil participantes que se sometieron a imágenes de resonancia magnética cardíaca (IRM), que se considera el estándar de oro para la evaluación de la estructura y función cardíacas.

«El análisis de imágenes indicó que, en comparación con los participantes que no bebían café con regularidad, los consumidores diarios tenían corazones de tamaño más saludable y mejor funcionamiento. Esto fue consistente con revertir los efectos perjudiciales del envejecimiento en el corazón», explicó la doctora Simon.

Y concluyó: «Nuestros hallazgos sugieren que el consumo de café de hasta 3 tazas por día está asociado con resultados cardiovasculares favorables. Si bien se necesitan más estudios para explicar los mecanismos subyacentes, los beneficios observados podrían explicarse en parte por alteraciones positivas en la estructura y función cardíacas».



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí