En un mundo en el que los nuevos casos y muertes por la pandemia de coronavirus no dan respiro y en el que la producción de vacunas enfrenta serias limitaciones que complican la distribución y el acceso, resultados preliminares conocidos hoy de la vacuna de Oxford y AstraZeneca (ChAdOx1) aportan dos datos clave: la protección de la primera dosis (del 76%) se mantuvo incluso hasta tres meses después y su administración contribuiría a reducir la transmisión del virus.

El Reino Unido fue el primer sitio en implementar una estrategia que se discute en el mundo para optimizar las campañas de vacunación: decidieron extender el intervalo entre la primera y la segunda dosis de 21 días hasta 12 semanas, para así cubrir en primera instancia a una mayor cantidad de personas. Incluso en Argentina se planteó la posibilidad, aunque por el momento se descartó.

Resultados preliminares de los análisis de los ensayos clínicos de fase 3 sobre más de 17.000 voluntarios del Reino Unido, Brasil y Sudáfrica publicados en un artículo preimpreso -es decir, sin revisión de pares- demostraron una eficacia promedio de la vacuna del 76% después de la primera dosis, que se mantiene hasta la segunda dosis.

La eficacia obtenida tras la administración de la segunda dosis fue incluso más alta al ser aplicada tras un intervalo más largo, de 12 semanas o más (82,4%), que cuando se la dio antes de las seis semanas (54,9%).

«Este análisis primario reconfirma que nuestra vacuna previene enfermedades graves y mantiene a las personas fuera del hospital. Además, extender el intervalo de dosificación no solo aumenta la eficacia de la vacuna, sino que también permite que más personas se vacunen por adelantado», expresó en un comunicado Mene Pangalos, vicepresidente Ejecutivo de Investigación y Desarrollo Biofarmacéuticos de AstraZeneca.

«Cubrir a más personas en menos tiempo sería muy interesante. Ellos tuvieron una eficacia del 76% entre 22 y 90 días después para prevenir la enfermedad, lo que les permite espaciar las dos dosis hasta 12 semanas. Inclusive la vacuna es más eficaz cuanto más espacio hay entre las dos dosis. Al ser una vacuna que tiene los dos mismos componentes, uno podría como estrategia para proteger más rápido a más gente dar muchas primeras dosis y después espaciar esas segundas dosis. Esto, entiendo que se vio sobre todo en adultos jóvenes, habrá que ver si en adultos mayores esta estrategia es también válida», dice a Clarín Pablo Bonvehí, jefe de Infectología del CEMIC, miembro del Comité Científico de la Fundación Vacunar e integrante de SAVE y SADI.

«La base de este paper es la autorización en Reino Unido de un sistema de dosis estándar en una ventana de 3 semanas o hasta 90 días. En base a esta aprobación surgen estos análisis, para tratar de confirmar o ayudar a discernir en esta gran disyuntiva en la que está inmersa todo el planeta sobre cuál es el régimen más eficiente en un contexto de ausencia de vacunas. En ese sentido, los resultados son muy alentadores», considera en diálogo con este diario Humberto Debat, virólogo e investigador del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, en Córdoba.

«Los autores -añade- no dan ninguna hipótesis de porqué un régimen más espaciado les dio una mayor eficacia. Lo único que citan en la bibliografía es que ya se ha visto esto en desarrollos de vacunas para influenza, ébola y malaria».

«No hay explicación clara y ellos señalan que el diseño experimental no fue hecho para analizar las posibilidades, sino que eso ocurrió por errores (a un subgrupo se le administró una primera dosis menor) y por dificultades en la aplicación entre la primera y segunda dosis», coincide Emilio Malchiodi, profesor titular de Inmunología de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires, director del Instituto de Estudios de la Inmunidad Humoral IDEHU (UBA-CONICET).

No obstante, Debat dice que los autores del trabajo observan que el hallazgo podría tener que ver con que hay un período de tiempo más sostenido para una maduración de la respuesta inmune. «Vieron que cuando se espaciaba por 12 semanas la segunda dosis, en lugar de los 21 días, los títulos de anticuerpos contra Spike (la proteína del coronavirus) aumentaban dos veces y se elevaban los niveles de neutralización; viéndose una relación directa entre nivel anticuerpos y protección, y de la tasa de neutralización y eficacia de la vacuna, a lo que se le llama correlación de protección. Y si siempre hay indicios de esto en las fases 1 y 2, acá se lo ve muy fuerte», señala el investigador del INTA.

Para el virólogo, una explicación plausible de estos resultados podría darla el proceso de inmunidad del vector. «En aquellos regímenes en los cuales ambas dosis utilizan el mismo vector, se da que la segunda, al ser reconocida (porque ya generó una respuesta previa), podría ver reducida su capacidad de generar una respuesta del organismo.»

Las compañías farmacéuticas intentaron evitar esto de diferentes formas, señala Debat. «Janssen y Cansino, por ejemplo, plantearon regímenes de una sola vacuna (con adenovirus 26 y 5, respectivamente). La otra alternativa es la de la Sputnik V, que tiene dos componentes diferentes en la primera y segunda dosis (Ad26 y Ad5), para tratar de evitar poblaciones en algunos lugares del mundo que tienen niveles de inmunidad contra estos adenovirus que causan resfríos en los humanos. Para ‘bypassear’ esta posibilidad, AstraZeneca utilizó un adenovirus de chimpancé, por lo cual no hay preinmunidad en humanos».

La semana pasada, Johnson & Johnson comunicó que la vacuna de una sola dosis de su compañía Janssen había obtenido una eficacia del 72%. Y desde Rusia anunciaron que este mes lanzarán también la Sputnik V Light, una fórmula de un solo componente en lugar de dos.

Menos transmisión

El análisis también mostró el potencial de la vacuna para reducir la transmisión asintomática del virus, según el seguimiento de hisopados semanales realizados todos los voluntarios del ensayo en el Reino Unido.

«Los datos mostraron que las lecturas de PCR positivas se redujeron en un 67%después de una dosis única y en un 50% después del régimen de dos dosis, lo que respalda un impacto sustancial en la transmisión del virus», según el comunicado de AstraZeneca.

«Eso correlaciona de forma directa con la imposibilidad de transmisión del virus. Es decir, que por primera vez sabemos que, al menos esta vacuna y eventualmente otras, podrían generar una suerte de inmunidad esterilizante. ¿Qué quiere decir? Que aquellos que han sido inmunizados de manera efectiva no sólo no desarrollan la enfermedad, sino que no la transmiten. Estos son datos preliminares, pero muy alentadores de que eso, que es algo plausible, podría estar sucediendo», apunta Debat.

Bonvehí también recurre al potencial: «Lo que vieron es que en quienes recibieron la vacuna tenían menos incidencia de formas asintomáticas, lo cual es un hallazgo interesante. Eso uno podría potencialmente traducirlo a una reducción de la transmisión, pero es una inferencia, habría que demostrarlo viendo a los contactos estrechos de esas personas para ver si realmente hubo menos transmisión. Lo que sí es claro es que tienen menos tasas de casos asintomáticos en vacunados que en no vacunados, de lo que se puede inferir que la protección contra la transmisión puede llegar también a existir», dice Bonvehí.

La vacuna en Argentina

La compañía biotecnológica mAbxience produce la sustancia activa de la vacuna de Oxford-AstraZeneca para el mercado latinoamericano (excepto Brasil). Desde la planta ubicada en Garín, viaja en sachets hasta el laboratorio Liomont, en México, donde se fraccionarán y envasarán en los frascos de vidrio que contienen las dosis.

Se prevé -si todo marcha como se anunció- que Argentina acceda, entre febrero-marzo y julio, a unas 22 millones de dosis. Además, entre llegarían unas 2,2 millones provenientes del Covax, un mecanismo de compra conjunta de la Organización Mundial de la Salud del que Argentina participa. Se trata de de apenas algo más que un cuarto de las 9 millones que se esperaban a través de ese fondo.



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí