El italiano Lamont Marcell Jacobs, el estadounidense Fred Kerley, el sudafricano Akani Simbine, el estadounidense Ronnie Baker y el chini Su Bingtian durante la final de 100 metros masculina de Tokio 2020 disputada en el Estadio Olímpico de Tokio, Japón, el 1 de agosto de 2021. REUTERS/Hannah Mckay
El italiano Lamont Marcell Jacobs, el estadounidense Fred Kerley, el sudafricano Akani Simbine, el estadounidense Ronnie Baker y el chini Su Bingtian durante la final de 100 metros masculina de Tokio 2020 disputada en el Estadio Olímpico de Tokio, Japón, el 1 de agosto de 2021. REUTERS/Hannah Mckay (HANNAH MCKAY/)

Por Mitch Phillips

TOKIO, 5 ago (Reuters) – Estados Unidos no pudo acceder a la final olímpica de relevos masculinos de 4×100 metros tras una accidentada carrera que le llevó a un sorprendente sexto puesto en su semifinal del jueves, la última de una nefasta racha en una prueba que dominó durante décadas.

El equipo estadounidense contaba con dos de los finalistas individuales de los 100 metros, Fred Kerley y Ronnie Baker, Trayvon Bromell (el más rápido del mundo este año), y Cravon Gillespie, que también corrió las series clasificatorias de camino al título de campeones del mundo de 2019.

Sin embargo, a pesar del repertorio de talento, los cambios fueron pobres y un espantoso segundo relevo los hizo descolgarse. Gillespie, controvertida elección para el último relevo (en lugar de Kenny Bednarek o Noah Lyles) no logró mejorar la situación en una llegada masiva en la que China fue la sorprendente ganadora de la serie con 37,92.

Canadá, con el campeón de 200 metros Andre de Grasse, fue segunda, a dos milésimas de segundo, e Italia, ayudada por el recién coronado campeón de 100 metros individuales Lamont Marcell Jacobs, logró un récord nacional de 37,95 para clasificarse también.

Alemania (38,06) y Ghana (38,08) también terminaron por delante de los estadounidenses (38,10) para ocupar las dos plazas de perdedores más rápidos en la final del viernes.

Jamaica lideró la otra semifinal, clasificándose como la más rápida con 37,82, por delante de Reino Unido (38,02) y Japón (38,16).

Después de dominar la prueba durante décadas, ganando en 15 de los 18 Juegos Olímpicos en los que participó desde 1920 hasta 2000, una sucesión de descalificaciones y contratiempos han contribuido a que Estados Unidos no haya ganado el oro desde entonces.

En 2004 fueron superados en la línea por Reino Unido, mientras que dejaron caer el testigo en 2008. Volvieron a ser segundos en 2012, solo para ser despojados de la medalla debido al positivo por dopaje de Tyson Gay, y fueron descalificados de nuevo por una infracción en el cambio tras quedar terceros en 2016.

Carl Lewis, que ayudó a Estados Unidos a conseguir dos oros olímpicos y tres oros mundiales en relevos de velocidad, fue uno de los muchos que utilizaron las redes sociales para compartir su decepción. «El equipo de Estados Unidos lo hizo todo mal en el relevo masculino», tuiteó Lewis.

«El sistema de cambios es erróneo, los atletas corrieron los tramos equivocados, y estaba claro que no había liderazgo. Fue una vergüenza total, y completamente inaceptable que un equipo de Estados Unidos parezca peor que los chicos de la AAU (Unión Atlética Amateur) que vi».

(Información de Mitch Phillips, información adicional de Gene Gerry, edición de Peter Rutherford y Shri Navaratnam, traducido por Tomás Cobos)

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí