El grupo Estado Islámico (EI) reivindicó el asesinato de tres trabajadoras de una cadena de televisión en Jalalabad, este de Afganistán, menos de tres meses después del asesinato de una de sus presentadoras, informó la agencia estadounidense SITE, especializada en el monitoreo de los grupos yihadistas.

«Esta tarde, un grupo de hombres armados mató a tiros a tres de nuestras compañeras, tres jóvenes de entre 17 y 20 años, en la ciudad de Jalalabad», dijo a la AFP Zalmai Latifi, director de la cadena de televisión Enikaas TV, explicando que las jóvenes fueron acribilladas cuando volvían a pie del trabajo.

El EI reivindicó los asesinatos en un comunicado difundido por SITE el martes por la noche.

«Los soldados del califato atacaron a tres periodistas que trabajaban para uno de los medios leales al gobierno afgano apóstata», declaró el grupo yihadista.

Kayhan Safi, jefe del departamento de doblaje en Enekaas TV, donde trabajaban las jóvenes Shahnaz, Sadia y Mursal, informó que éstas fueron asesinadas cuando abandonaban el trabajo y regresaban a su casa caminando.

El EI había reivindicado en diciembre el asesinato de Malalai Maiwand, una presentadora de televisión y activista que trabajaba en Enekaas TV, que también murió tiroteada junto a su chófer en Jalalabad cuando iba a la oficina.

El grupo yihadista, pese a que en los últimos años se ha debilitado, sigue presente en el este del país, y a veces reivindica los atentados suicidas y asesinatos en las grandes ciudades como Kabul.

El jefe de policía de Nangarhar, Juma Gul Hemat, informó que un sospechoso armado fue capturado poco después del ataque.

«Lo detuvimos cuando intentaba escapar», dijo Hemat. «Ha admitido que llevó a cabo el ataque. Es miembro de los talibanes», añadió.

Sin embargo, un portavoz de los rebeldes negó que estuvieran involucrados.

Zahir Adel, portavoz del hospital de Nangarhar, confirmó que los cuerpos de tres víctimas fueron trasladados al centro, así como otras dos mujeres que resultaron heridas.

«Pese a estos ataques cobardes y el terror, los talibanes no pueden acallar las voces que se manifiestan con fuerza para defender la República y los logros de las últimas dos décadas», dijo el presidente afgano Ashraf Ghani.

Siete colaboradores de prensa perdieron la vida en 2020 y otro en 2021, según el Comité para la Protección de Periodistas Afganos (ASCJ).

– «Investigaciones profundas» –

«Estos asesinatos selectivos deben parar. El gobierno debe investigar profundamente estos ataques contra los periodistas y miembros de los medios y adoptar todas las medidas para garantizar su seguridad», dijo el martes el ASCJ.

Periodistas, activistas, jueces y otros miembros destacados de la sociedad civil han sido blanco de ataques en una ola de asesinatos en todo Afganistán, que ha obligado a muchos de ellos a esconderse o a huir del país.

Los talibanes niegan cualquier responsabilidad en los atentados selectivos pero el gobierno afgano y Estados Unidos siguen echándoles la culpa.

La violencia en Afganistán ha aumentado en los últimos meses, a pesar de las conversaciones de paz iniciadas en septiembre entre los talibanes y el gobierno afgano.

No hay día que no explote una bomba o se perpetren ataques contra las fuerzas gubernamentales o intentos de asesinato.

Por su parte, la administración del presidente estadounidense, Joe Biden, ordenó la revisión del acuerdo firmado en febrero de 2020 en Doha con los talibanes, que condiciona la retirada de las fuerzas extranjeras de Afganistán para mayo de 2021 a cambio de garantías de los insurgentes en materia de seguridad y su compromiso a cortar cualquier vínculo con las organizaciones yihadistas como Al Qaida.

Pero los talibanes han advertido a Washington que si da marcha atrás, reanudarán sus ataques contra las fuerzas estadounidenses.

us-emh-eb/cyb/sg/es-jz-af/yow

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí