Con importante actividad social, cultural y deportiva los cerveceros tuvieron que ver con la actividad de los fierros.

El 20 de junio de 1932 nació oficialmente el Club A. Quilmes que tomó su nombre con la vinculación y cercanía con el concesionario de la cerveza la familia Dagnino de av. 17 entre 12 y 14.

Fue su primer presidente Aníbal Chiaparra y muy pronto Gregorio Egurza, quedando como socio N° 1 Horacio Pozzi y tesorero el inolvidable Alberto Merlino que metió al automovilismo en la institución conjuntamente con quien aparece en escena en octubre de 1934 esa persona impecable que ha sido mi tío Salvador Alberto Hassan, símbolo de la historia del club.

En 1937 toma la presidencia ese gran hombre que fue Alberto Merlino hasta 1941 con alguna pausa intermedia organizando en esos tiempos viajes a competencias automovilísticas de Luján, Giles, Navarro, Chivilcoy y Mercedes.

Antes del Gran Premio Internacional del Norte 1940 que gana Juan M. Fangio y nace el nombre de “Aguilucho” para Oscar A. Gálvez, se asocian los recordados Adolfo Perazzo y Daniel Urrutia, quienes con un Ford ´40 representan a la ciudad y al Club Quilmes en la importante competencia de T.C.

El 3 de agosto de 1946 accede a la presidencia mi tío Salvador, quien constituyó una larga etapa de prosperidad de la institución durante casi 43 años en lo que fue su segunda casa, por la que entregó lo mejor de su límpida vida.

Lamentablemente en Huanchasco (Perú), cayó Urrutia, quien acompañaba a Fangio (29 octubre 1948), quien fue correspondientemente homenajeado con importante duelo. Quedando para principios de 1949 el reconocimiento para Adolfo Perazzo, Miguel García Rey y el medio mercedino Manuel Merino, quien corrió con el auto del Dr Luis Ojea, compartiendo el agasajo el querido Alberto Merlino, quien corrió en las “12 Horas de Rafaela” y las “1000 Millas 1949” con su hijo César .

El 20 de junio de 1954 entre todos los eventos festivos del aniversario cuando se hacían una semana de actividades sociales, culturales y deportivas alusivas, nacen las carreras de autitos a pedal, que llevó a reunir una impresionante cantidad de gente entre el público, donde el club tuvo sus representantes, triunfando ese día el Dr Roberto “Beto” Sánchez con su Alfeta Broadway.

Entre los 8 y 10 años tuvo el honor de ser el piloto del club en el campeonato del Pedal Auto, el cual presidía Dr Julio C. Gioscio, ganando carreras y campeonatos con el súper autito construido por Pisoni, García y Ávalos en el taller de 23 entre 18 y 20, igualito al de Eduardo Castagnola con los colores de Quilmes y el N° 1.

Años después se hicieron cena de presentación de los autos de T.C. del Oeste de Aldo I. Zanotti y los hermano Pedro y Raúl Mainieri, las entregas del “Ñoqui de Oro”, distinciones entregadas el 29 de agosto de 1984 al “Nene” Dimaro, el 29 de octubre a Toto Etchegaray, el 29 de abril de 1985 a Eduardo González Rouco (Carburando), y a Derrapando el 29 de junio de 1985.

Tras el fuerte impacto que produce para nuestra familia, los amigos, relaciones y la gente quilmeña el fallecimiento de Salvador, ese activo, generoso e impecable hombre que dejó su huella partiendo inesperadamente el 11 de septiembre de 1985, nuestro amigo Edolber W. Repetto tomó la posta para continuar con la obra, teniendo en automovilismo reconocimientos a hombres del T.C. del Ayer como Adolfo Perazzo, Aldo Zanotti, Agustín Zapico, Juan Vuga, Pedro Silea, Kito Scorzo y Hugo Boragno.

Una cena de la frustrada prueba de cupés suspendida por lluvia de la asociación de Oscar Calandra y una serie de realizaciones de la peña automovilística creada por OSCAR PONTO (padre), a fin de reunir fondos para poner en carrera la cupé Dodge blanca ex Auto Peña Mar del Plata, que condujeron Sergio Dimaro, Luis Gianaschi y José Luis Odda, además del siempre recordado “Pancho” Alcuaz.

Si bien el club durante esta etapa moderna no ha tenido actividad automovilística, ha respondido con creces con sus dirigentes a los legados de los antiguos engrandeciendo al Club A. Quilmes de una manera impresionante digna del mayor de los elogios.

Derrapando: Alberto F. Hassan



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí