Santiafo Pellegrini se viste como un dandy del 1900 en pleno Siglo XXI (Joaquin Pedroso/Infobae)

Nos habíamos citado en un bar.

Cuando llegué, me pareció que quien estaba sentado esperándome era el conde Jaime de Mora y Aragón, aquel bohemio aristócrata español que una vez luchó con Martín Karadagian.

Pero no, mi entrevistado es mucho más joven y delgado. Piel blanca, peinado con raya y mechón sobre la frente. La barba y bigote imperial apenas disimulan su edad:

-Tengo 26 años.

Está sentado con las piernas cruzadas, dejando ver la impecable raya de su pantalón gris perla matizado con rayado pálido. En los pies, botitas negras cubiertas con polainas blancas. Sobre el pecho un pañuelo, armado en forma de plastrón, extiende sus lazos en torno del cuello duro. Las mangas de la camisa terminan en puños dobles, con gemelos. Una cadena leontina, de la que cuelga una medalla plateada, cruza sobre el chaleco negro, hasta llegar a uno de los bolsillos. Allí, como no podía ser de otra manera, guarda un reloj de mano. Sobre la mesa, completan el cuadro una galera, el bastón y los anteojos tipo quevedo, sin patillas.

Se llama Santiago Pellegrini y se viste así todos los días:

-Por lo general, abarco la moda entre 1880 y 1930. Siempre me sentí muy identificado con esas épocas por la forma de vestir.

No puedo evitar repreguntarle:

-¿Pero vos salís así vestido a la calle habitualmente? ¿O sólo cuando hay algún motivo especial, una foto, una fiesta…?

-No, no, siempre. Es mi forma de vestir. Cuando voy a la escuela nocturna, cuando salgo por trabajo. Así estoy siempre en el barrio.

La mayoría de los que entran al bar lo saludan normalmente. Otros, que quizás no sean habitués, lo miran con asombro. Es que llama la atención encontrar en una esquina a alguien que parece salido de una postal de 1900.

-¿Cómo reacciona la gente que te ve así vestido? ¿Hay cargadas, hay burlas?

-Y sí, la gente se sorprende. Por ahí hay alguna burla… sí varias veces… Es cosa de salir a la calle, estar cerrando la puerta de casa y pasa un coche por atrás y alguien me grita o me insulta o se burla.

-¿Y en el colegio?

-No en el colegio no, ya está todo controlado. Estoy terminando el secundario, porque largué después de tercer año. Y mis compañeros ya lo toman como algo normal.

-¿Y los profesores?

-Les llama la atención, pero les gusta. Y también porque deben respetar al alumno, porque si un profesor se burla de un alumno de esa manera se metería en problemas.

-La burla, el grito, ¿alguna vez llegó a la agresión física?

-Sí, una vuelta en verano venía con el sombrero rancho y un chico que estaba con otro para hacerse el gracioso me pega de atrás y me lo vuela… yo le encajé una patada en la rodilla que hasta el día de hoy se debe estar acordando. Pero fue únicamente esa vez. Igual, cuando siento gritos y burlas, paso de largo.

"Y sí, la gente se sorprende. Por ahí hay alguna burla… sí varias veces… Es cosa de salir a la calle, estar cerrando la puerta de casa y pasa un coche por atrás y alguien me grita o me insulta o se burla", dice (Franco Fafasuli)
«Y sí, la gente se sorprende. Por ahí hay alguna burla… sí varias veces… Es cosa de salir a la calle, estar cerrando la puerta de casa y pasa un coche por atrás y alguien me grita o me insulta o se burla», dice (Franco Fafasuli) (Franco Fafasuli/)

Alguien podrá creer que la forma de vestir de Santiago obedece a un crudo exhibicionismo. O que es la manifestación de una militancia. Su familia, en cambio, lo acepta como algo normal:

-Al principio decían que era raro, que cómo iba a salir con sombrero, con bastón, incluso con gemelos. “Te exponés a que la gente te diga cosas”, me dijeron al principio. Pero después se dieron cuenta de que es una decisión como cualquier otra. Y hoy ya es algo normal.

La inclinación de Santiago por usar este tipo de ropa no es un signo aislado de su personalidad, porque desde muy chico se dedica a la compra y venta de antigüedades:

-Yo era chico, tenía 16 años… una vuelta, cuando volvía de la escuela caminando por la calle, vi que un vecino había vaciado un garaje. Tenía millones de antigüedades, carteles viejos me acuerdo uno de Mercedes Benz. No tuve reacción de agarrar todo, porque era la vida de una persona tirada a la calle… cochecitos, cajas, algún que otro mueble. Y como en ese momento era tan chico no podía agarrar nada, así que me llevé lo primero que vi. Era una radio a galena francesa y alguna que otra pavadita más. La primera antigüedad que vendí fue esa radio a sesenta pesos. Eso fue lo que me dio el puntapié inicial para meterme de lleno con las antigüedades, porque esos sesenta pesos me sirvieron para conseguir otras cosas

-¿Y después cómo te relacionaste con el mundo de las antigüedades, que es más de gente grande y conocedora?

-No sé, son cosas que uno no sabe cómo llegan. Quizás me interesó la idea de vender eso y conseguir plata a partir de algo que me encontré tirando en la calle o algo que compré barato. Después, Facebook me ayudó mucho, Mercado Libre, Alamaula en su momento, OLX… todo eso me ayudo a progresar. Hoy hago todo por internet. Tuve un puesto en la estación Barrancas del Tren de la Costa, estuve ahí cerca de un año, pero después subieron los alquileres, bajaron las ventas y tuve que largar.

"Al principio decían que era raro, que cómo iba a salir con sombrero, con bastón, incluso con gemelos. 'Te exponés a que la gente te diga cosas', me dijeron al principio. Pero después se dieron cuenta de que es una decisión como cualquier otra. Y hoy ya es algo normal"
«Al principio decían que era raro, que cómo iba a salir con sombrero, con bastón, incluso con gemelos. ‘Te exponés a que la gente te diga cosas’, me dijeron al principio. Pero después se dieron cuenta de que es una decisión como cualquier otra. Y hoy ya es algo normal» (Franco Fafasuli/)

Uno puede pensar que este tipo de ropa es incómoda y pesada, más aún cuando el clima se pone más caluroso y húmedo. Sin embargo, Santiago tiene los argumentos para convencernos de lo contrario:

-No te creas. La ropa de antes no tenía poliéster, era puro algodón o seda. Este chaleco que tengo puesto, por ejemplo, es de 1874. Se lo ve muy grueso, pero aunque hiciera 40 grados no me daría calor. Además, en verano uso el traje blanco. Y me pongo el rancho o el orión de paja. Y el cuello, más bajo.

-¿Este cuello que tenés puesto cómo se plancha para que quede tan derechito?

-El almidón está un poco caro para almidonarlos. Este es de celuloide. Lo bueno que tienen estas camisas es que se les pueden ir adaptando los cuellos, yo tengo cuatro o cinco.

-¿ Y la ropa dónde la comprás?

-Voy a las ferias americanas hay una muy buena en la Avenida Santa Fe y Talcahuano. Son dos o tres pisos de ferias americanas se consigue de todo. Ahí tengo un amigo, Gustavo Carfi. Él sabe mucho de ropa, es increíble, es vestuarista y trabajó mucho tiempo con Verónica de la Canal y con varios diseñadores conocidos.

Por lo que cuenta Santiago, usar la ropa que evoca el fin del Siglo 19 no es muy caro:

-Depende de dónde se busque, si uno lo busca en San Telmo claramente va a ser un precio más elevado, pero se puede encontrar lo mismo en las ferias americanas. Allí se consigue más barato. O algún vecino que tenga ropa antigua.

"¿Dónde compro la ropa? Voy a las ferias americanas hay una muy buena en la Avenida Santa Fe y Talcahuano. Son dos o tres pisos de ferias americanas se consigue de todo"
«¿Dónde compro la ropa? Voy a las ferias americanas hay una muy buena en la Avenida Santa Fe y Talcahuano. Son dos o tres pisos de ferias americanas se consigue de todo» (Franco Fafasuli/)

Los vecinos también pueden colaborar de otra manera:

-Estas polainas que tengo puestas me las hizo un vecino porque las polainas no se pueden comprar en ningún lado, no se encuentran…Salvo en eBay, allí hay un montón de polainas, les dicen spats.

-¿Y cuando llueve o pasás por el barro, no se arruinan las polainas?

-No. Todo se lava. Pensándolo bien, en el siglo 19 era igual o peor todavía, no había veredas ni asfalto. De hecho las polainas eran para proteger más los zapatos… las llamaba antisalpicaduras, para cubrir los cordones, gran parte del zapato y las medias.

Viéndolo y escuchándolo, me resulta difícil imaginar a Santiago con jeans:

-No, no uso. Una sola vez me puse un par, hace como diez años.

-¿Zapatillas?

-No, no…

-¿Tu calzado es de suela?

-Sí, siempre de suela

-¿Y cuando se gastan?

-Vamos al zapatero.

"La moda decayó mucho. Yo creo que en la década del 80 y 90 la elegancia empezó a bajar. La moda fue… no digo involucionando, porque hay mucha todavía que se viste muy bien y sigue habiendo diseñadores muy reconocidos, pero por lo que se ve ahora en la calle... Yo creo que todos se visten más o menos con lo que se usa en el momento. Nadie se anima a sobresalir del resto"
«La moda decayó mucho. Yo creo que en la década del 80 y 90 la elegancia empezó a bajar. La moda fue… no digo involucionando, porque hay mucha todavía que se viste muy bien y sigue habiendo diseñadores muy reconocidos, pero por lo que se ve ahora en la calle… Yo creo que todos se visten más o menos con lo que se usa en el momento. Nadie se anima a sobresalir del resto» (Franco Fafasuli/)

Por la vidriera vemos pasar a la gente. Hay de todo: chupines, calzas, musculosas, bermudas, camouflage y plataformas. Le pregunto qué opina de la ropa que se usa hoy:

-Decayó mucho. Yo creo que en la década del 80 y 90 la elegancia empezó a bajar. La moda fue… no digo involucionando, porque hay mucha todavía que se viste muy bien y sigue habiendo diseñadores muy reconocidos, pero por lo que se ve ahora en la calle… Yo creo que todos se visten más o menos a la moda del momento. Nadie se anima a sobresalir del resto. Me ha tocado hablar con gente que me dice me gustaría vestir como vos y bueno ponete un sombrero y salí a la calle. Si vos te querés vestir como yo tenés que animarte, hacé una prueba y ponete un sombrero y da una vuelta a la manzana… Da la vuelta a la manzana y viene con el sombrero en la mano ¿Qué pasó? No, que unos tipos me gritaron, me hicieron sentir incómodo. Por eso digo, no se animan a hacer algo distinto.

La galera, el bastón, los anteojos y el reloj que complementan su atuendo también tienen su historia:

-Galera era de una cochería. El bastón es un símbolo de elegancia, por supuesto no se usa para apoyarse. Éste lo conseguí en un remate y tengo otros en venta. Los anteojos son recetados, pero el puente me lo regaló el óptico. Es un quevedo, que se ajusta a la nariz. Aunque yo debería usar monóculo, porque sólo tengo problema en el ojo izquierdo ¿El reloj? Anda perfectamente, sólo hay que darle cuerda dos o tres veces por día. Tiene su magia ver el reloj si alguien te pregunta la hora. Sacás el reloj del bolsillo y genera una interacción, una pregunta: me gusta tu reloj, me gusta tu onda. Podés conversar. Pero lo gracioso es que lo pongo en hora con el celular. Es de 1920 y la persona que me lo vendió me dijo que había sido de un cantor de tangos.

El detalle del reloj que compró en un anticuario
El detalle del reloj que compró en un anticuario (Franco Fafasuli/)

La referencia al tango nos permite descubrir algo inesperado: Santiago Pellegrini toca el bandoneón.

-El bandoneón estaba en la casa de mis abuelos y había sido de mi bisabuelo Nicolás, que tocaba el bandoneón y además tuvo una orquesta típica entre 1940 y 1950, la orquesta Pellegrini-Condoneo. Todos los domingos íbamos a la casa de mis abuelos y yo veía una caja negra en el fondo, hasta que un día la abrí y saqué el bandoneón… y me puse a jugar, a ver los sonidos que tenía, a ver el fuelle, a ver el peso que tenía… la madera, los olores. Empecé a jugar y saqué por primera vez “El Choclo”. De oído y aún sigo tocando de oído. Yo toco siempre abriendo, nunca aprendí a tocar cerrando, salvo alguna que otra notita pero no mucho más. Es un Premier alemán del año 1925, fabricado en Carsfeld. Cada tanto lo agarro, antes lo tocaba más seguido, lo tengo un poco abandonado. En realidad, la música que más me gusta es el jazz, el rag time desde Scott Joplin o antes, que sería 1890 hasta entrados los años 40. Pero también oigo algo de Miles Davis, algún que otro tema. Durante mucho tiempo escuché música en la victrola. O sea prefería tener una cantidad infernal de discos de pasta 78 y escucharlos a cuerda. Usé mucho tiempo eso, que las compraba y después las vendía, pero mientras las usaba y las disfrutaba. Ahora me meto más en YouTube o por ahí me bajo en el celular algo y lo voy escuchando por la calle pero sin los audífonos, que suene en el bolsillo.

-¿O sea que sos un mix entre el 1900 y el Siglo XXI?

-Totalmente. Yo vivo en el 2019. Porque hay gente que por ahí se cree que vive en el Siglo 19 y está completamente aislada del mundo y quizás pierde parte de la realidad. Yo soy más que consciente que estamos en el 2019.

Selfies en la calle
Selfies en la calle (Franco Fafasuli/)

Alguna amiga, lectora de Infobae y productora de televisión, estará pensando en invitarlo a Santiago a un programa para reunirlo con un muchacho punk. Sería algo atractivo, sin dudas. Aunque el hecho ya ocurrió una vez:

-Me ha pasado de subir a un colectivo atrás de un punk que tenía todo de cuero, los pelos parados de colores, cadenas, piercings por todos lados. Se fue a sentar y nadie lo miró. Subo yo y todas las cabezas giraban hacia mí, todos me miraban y sacaban fotos y se reían, se codeaban. Le digo al chico punk: “¿De vos se ríe la gente?”. “No, ni me miran, ¿por qué?”. “Pero por qué a mí…”. Y me contestó: “Te voy a decir una cosa, la gente es estúpida… Aunque la tuya es una vestimenta muy clásica, la mía está socialmente más aceptada que lo tuya”.

Santiago dice que lee por Internet todo lo relacionado con la indumentaria:

Aunque no se considera muy lector, menciona un título:

-Estoy tratando de conseguir un libro que se llama “I am Dandy”.

Se trata de un volumen escrito por Nathaniel Adams, con fotos de Rose Callahan y que proclama “el regreso del hombre elegante”.

"Con mi manera de vestirme , quiero rendirle homenaje a una época en la que las cosas se hacía bien, eran duraderas y de buena calidad. Y quiero animar a la gente a que pierda el miedo. Si quiere hacer algo, que se decida. Que se olvide de los demás"
«Con mi manera de vestirme , quiero rendirle homenaje a una época en la que las cosas se hacía bien, eran duraderas y de buena calidad. Y quiero animar a la gente a que pierda el miedo. Si quiere hacer algo, que se decida. Que se olvide de los demás» (Franco Fafasuli/)

Más allá de que lo consiga -cuesta 40 euros en la web- Santiago Pellegrini ya ha confirmado que la elegancia facilita el éxito sentimental de los caballeros:

-Tengo a la persona ideal. Tengo una novia maravillosa. Y me pongo medio tonto cuando hablo de ella. Pasa que la amo tanto que me produce una gran emoción cuando la menciono.

-¿Cómo la conociste?

-Vio una foto mía y me mandó un mensaje. Además me había visto un par de veces tocando el piano eléctrico en la estación Juramento del subte. Pegamos tanta onda. Uno por lo general cuando conoce a una persona tantea el terreno a ver qué pasa. Hay muchos silencios, momentos incómodos o momentos en los que hay más charla más interacción. Con ella me contacté a las siete de la tarde y estuvimos hasta las dos de la mañana hablando, chateando, como si nos conociéramos de toda la vida. Al día siguiente nos vimos y no nos separamos más.

Santiago Pellegrini toma su galera y su bastón. Sólo le falta una bicicleta antigua que lo espere en la puerta, para redondear una imagen que desafía el paso del tiempo. Su frase de despedida, indiferente a los bocinazos que despierta su paso, es una declaración de principios:

-Con mi manera de vestirme , quiero rendirle homenaje a una época en la que las cosas se hacía bien, eran duraderas y de buena calidad. Y quiero animar a la gente a que pierda el miedo. Si quiere hacer algo, que se decida. Que se olvide de los demás.

El inolvidable Jaime de Mora y Aragón debe estar aplaudiendo.

Fotos y video: Franco Fafasuli

SEGUÍ LEYENDO:

“Evita”, la dueña de un supermercado chino que hace furor en las redes con los videos de sus ofertas

La increíble historia de la pizzería donde se come una fugazzeta rellena inolvidable, se escucha a Troilo y se armonizan los chakras

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí