Por Andrew Osborn y Gabrielle Tétrault-Farber

MOSCÚ, 20 sep (Reuters) – El partido gobernante en Rusia, Rusia Unida, que apoya al presidente Vladimir Putin, conservó su mayoría parlamentaria tras las elecciones finalizadas el domingo 19, tras llevar a cabo una represión generalizada de sus críticos, a pesar de haber perdido más de una décima parte de su apoyo, según mostraron resultados provisionales el lunes.

Con casi el 74% de las papeletas escrutadas, la Comisión Electoral Central dijo que Rusia Unida había obtenido casi el 49% de los votos, mientras que su rival más cercano, el Partido Comunista, se situaba en torno al 20%.

Aunque se trata de una victoria contundente, parece que Rusia Unida ha obtenido unos resultados algo más débiles que la última vez que se celebraron elecciones parlamentarias, en 2016, cuando el partido obtuvo algo más del 54% de los votos

El malestar por los años de deterioro del nivel de vida y las acusaciones de corrupción formuladas por el crítico del Kremlin encarcelado Alexei Navalny, junto con la campaña de voto útil organizada por sus aliados, han drenado parte del apoyo al partido gobernante.

Los críticos del Kremlin, que denunciaron un amaño de votos a gran escala, dijeron que las elecciones fueron en cualquier caso una farsa.

Dijeron que Rusia Unida habría obtenido peores resultados en una contienda justa, dada la represión previa a las elecciones que ilegalizó el movimiento de Navalny, prohibió a sus aliados presentarse a las elecciones y atacó a los medios de comunicación críticos y a las organizaciones no gubernamentales.

Las autoridades electorales afirmaron que habían anulado los resultados de los colegios electorales en los que se habían producido irregularidades evidentes y que la contienda en general había sido justa.

No parece que el resultado vaya a cambiar el panorama político, ya que Putin, que lleva en el poder como presidente o primer ministro desde 1999, sigue dominando de cara a las próximas elecciones presidenciales de 2024. Putin aún no ha dicho si se presentará a las elecciones. Está previsto que hable el lunes.

El líder, de 68 años, sigue siendo una figura popular entre muchos rusos, que le atribuyen el mérito de haberse enfrentado a Occidente y haber restaurado el orgullo nacional.

Los resultados parciales muestran que el Partido Comunista queda en segundo lugar, seguido por el partido nacionalista LDPR, con cerca del 8%, y el partido Rusia Justa, con cerca del 7%. Los tres partidos suelen respaldar al Kremlin en la mayoría de las cuestiones clave

Un nuevo partido, llamado «Nuevo Pueblo», podría haberse colado en el Parlamento con algo más del 5%.

En un mitin de celebración en la sede de Rusia Unida retransmitido por la televisión estatal, el alcalde de Moscú, Sergei Sobyanin, un estrecho aliado del líder ruso, gritó: «¡Putin! Putin! Putin!» ante una multitud que ondeaba la bandera y que se hacía eco de su cántico.

Los aliados de Navalny, que está cumpliendo una condena de cárcel por violaciones de la libertad condicional que él niega, habían fomentado el voto táctico contra Rusia Unida, un plan que consistía en apoyar al candidato con más probabilidades de derrotarlo en cada determinado distrito electoral.

En muchos casos, habían aconsejado a la gente hacer de tripas corazón y votar a los comunistas. Las autoridades habían intentado bloquear la iniciativa en internet.

La Comisión Electoral Central tardó en hacer públicos los datos de la votación por internet en Moscú, donde Rusia Unida tradicionalmente no obtiene tan buenos resultados como en otras regiones, en un contexto de indicios de que podría haber perdido algunos escaños en la capital.

Golos, un organismo de vigilancia electoral al que las autoridades acusan de ser un agente extranjero, registró miles de infracciones, entre ellas amenazas a los observadores y votos múltiples, con ejemplos flagrantes circulando por las redes sociales, y algunos individuos captados por las cámaras depositando fajos de votos en urnas.

La Comisión Electoral Central dijo que había registrado 12 casos de manipulación de papeletas en ocho regiones y que los resultados de esos colegios electorales serían anulados.

DOMINIO

Rusia Unida tenía casi tres cuartas partes de los 450 escaños de la Duma Estatal saliente. Dicho dominio ayudó al Kremlin a aprobar el año pasado cambios constitucionales que permiten a Putin presentarse a dos mandatos más como presidente después de 2024, pudiendo permanecer en el poder hasta 2036.

A los aliados de Navalny se les impidió presentarse a las elecciones después de que su movimiento fuera prohibido en junio por considerarlo extremista. Otras figuras de la oposición alegan que fueron objeto de juego sucio.

(Reportaje de Andrew Osborn y Gabrielle Tétrault-Farber; información adicional de Maria Tsvetkova, Polina Nikolskaya y Tom Balmforth; redacción de Andrew Osborn y Tom Balmforth; edición de Raissa Kasolowsky, Gareth Jones, Peter Cooney y Gerry Doyle, traducido por José Muñoz en la redacción de Gdańsk)

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí