En salud bucal, el consejo habitual es que, si le sangran las encías, debe cepillarse los dientes y usar hilo dental dos veces por día, ya que podría ser un signo de gingivitis, una etapa temprana de la enfermedad periodontal. Y eso podría ser cierto. Por eso, si está ante esa situación, lo mejor es consultar al odontólogo. Sin embargo, un nuevo estudio de la Universidad de Washington, en Estados Unidos, sugiere que también debe controlar su ingesta de vitamina C.

«Tiene que tratar de averiguar por qué le sangran las encías. Y la deficiencia de vitamina C es una posible razón», afirma el autor principal del trabajo, Philippe Hujoel, dentista en ejercicio y profesor de ciencias de la salud bucal en la Facultad de Odontología de la Universidad de Washington.

El estudio de Hujoel, publicado en Nutrition Reviews, analizó estudios publicados de 15 ensayos clínicos en seis países, que involucraron a 1.140 participantes predominantemente sanos, y datos de 8.210 residentes de Estados Unidos consultados en el marco de la Encuesta de examen de salud y nutrición de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

Los resultados mostraron que el sangrado de las encías al cepillar suavemente, o la tendencia al sangrado gingival, y también el sangrado en el ojo o la hemorragia retiniana, se asociaron con niveles bajos de vitamina C en el torrente sanguíneo. Y los investigadores encontraron que aumentar la ingesta diaria de esta sustancia en aquellas personas con niveles plasmáticos bajos ayudó a revertir los problemas.

Tanto la tendencia al sangrado de las encías como el sangrado de la retina podrían ser un signo de de potencial relevancia de un problema general en el sistema microvascular, que también podría provocar sangrados en el cerebro, corazón y riñones, advierte Hujoel, quien también es profesor adjunto de epidemiología en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Washington.

Frutas y verduras ricas en vitamina C. Foto ilustrativa Shutterstock.

Frutas y verduras ricas en vitamina C. Foto ilustrativa Shutterstock.

Cómo aumentar el consumo de vitamina C

En consecuencia, Hujoel recomienda estar atentos a la ingesta de vitamina C mediante la incorporación de alimentos no procesados que la contienen en cantidad ​​como morrones, kale, kiwis a la dieta (además y si no puede encontrar alimentos sabrosos ricos en vitamina C, puede consultar sobre suplementación.

Si alguien sigue una dieta especializada, como una dieta paleo, es importante que analice sus niveles de ingesta, señala el investigador. «Las frutas ricas en vitamina C, como los kiwis o las naranjas, son ricas en azúcar y, por lo tanto, generalmente se eliminan de una dieta baja en carbohidratos«.

Esa restricción puede conducir a una carencia de la vitamina y se asocia con una mayor tendencia al sangrado. Las personas que comen exclusivamente carnes magras y evitan, por ejemplo, las vísceras (también ricas en vitaminas), pueden tener un riesgo particularmente alto de carencia de vitamina C.

El sangrado de encías también podría ser un signo de gingivitis, una etapa temprana de la enfermedad periodontal. Foto ilustrativa Shutterstock.

El sangrado de encías también podría ser un signo de gingivitis, una etapa temprana de la enfermedad periodontal. Foto ilustrativa Shutterstock.

¿Una asociación olvidada?

La asociación entre el sangrado de las encías y los niveles de vitamina C se reconoció hace más de 30 años. De hecho, dos estudios de la Universidad de Washington identificaron ese sangrado como un marcador biológico de la carencia.

«Hace años, la hemorragia gingival se consideraba de manera más generalizada como un marcador potencial de la falta de vitamina C. Pero con el tiempo, esta atención excesiva para tratar el síntoma del sangrado con el cepillado o el uso de hilo dental lo marginó, en lugar de tratar la causa», apunta Hujoel.

La revisión de la literatura liderada por el investigador también determinó que «la hemorragia retiniana y los accidentes cerebrovasculares están asociados con una mayor tendencia al sangrado gingival, y que la suplementación revierte el sangrado retiniano asociado con niveles bajos de (vitamina C) en plasma».

Por lo tanto, considera que perder la posible conexión entre el sangrado de las encías y los niveles bajos de vitamina C acarrea potencialmente otras consecuencias más importantes para la salud.

El trabajo fue realizado en coautoría con investigadores de la Clínica Mayo y de la Escuela de Salud Pública de Harvard.



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí