Daniela Ospina. Foto tomada de su cuenta de Instagram.

Las redes sociales se han vuelto una plataforma donde los famosos aprovechan para abrir su corazón con sus seguidores y contarles algunos momentos por los que pasan en su vida, unos más felices que otros. Este fue el caso de Daniela Ospina, exesposa de James Rodríguez, quien este lunes utilizó la plataforma digital para sincerarse.

Por medio de una publicación, la deportista mostró su lado más vulnerable con una fotografía en la que aparece llorando tras un difícil momento. Asimismo, Ospina aprovechó para expresarle a sus seguidores que no todo en la vida es color de rosa y que no sentirse bien también es normal y hace parte de la vida.

“¡Estar mal, también está bien!… Hoy les quiero compartir esta foto de hace poco, un día en el que me sentía frágil, triste y agobiada, pero una foto que es tan real, tan humana y tan honesta como la vida misma. No olvides que tienes permitido sentirte así, abrazar estos sentimientos con amor, y agradecer muchísimo, porque de ellos nace la fuerza, la experiencia y las ganas de levantarse las veces que sea necesario”, fue el mensaje que dejó la empresaria en el pie de foto.

Foto: Minsalud

Aunque la empresaria no es mucho de compartir lo que sucede en su vida privada y los sentimientos que lleva en su corazón en las redes sociales, luego de que muriera su padre, en 2019, compartió las enseñanzas que este le dejó en su vida y expresó lo difícil que fue dejarlo ir.

“Siempre recuerdo un papá presente que fue lo más importante, un papá que me dedicó tiempo, dedicó cada momento de su vida y que me acompañó en cada momento de mi vida hasta el último día de la suya, estuvo ahí por mí y para mí”, recordó la jugadora de Voleibol.

Asimismo, la antioqueña recordó que no quería seguir viendo sufrir a su padre, aproximadamente fueron tres meses muy dolorosos en los que sentía que el mundo se le venía encima y viviendo una realidad que difícilmente se puede tener control de la situación; también mencionó que su padre llegó a pesar 40 kilos después de ser un hombre de aproximadamente 80 kilogramos de peso.

“Llega un momento en que yo le decía a Dios era que primero que me diera fuerza para aceptar las cosas como deben aceptarse, una persona que ya había cumplido su ciclo y no quería verlo sufrir más, llegó un momento de desesperación, de angustia y de intentar que él no se fuera… hubo un momento en mi vida en que cerraba los ojos y le pedía a Dios que lo pusiera a su lado”, expresó en su momento.

En la entrevista realizada para el programa La Red, Daniela recordó todos los aprendizajes que le dejó su padre.

“Siempre estamos apegados a lo terrenal cuando realmente vamos a estar es en la eternidad, nunca nos enseñan a hacer procesos de aceptación a muchas cosas y al final somos seres humanos que nos acostumbramos a todo pero al final vamos siempre para el mismo lugar”, sostuvo.

La paisa también se refirió a que su padre es y siempre será el único amor de su vida, recalcó que tiene una conexión especial con su padre porque han ocurrido situaciones y que simplemente mira para el cielo y refuerza que siempre piensa que es él quién se las pone en el camino.

“Yo era un chicle con él, íbamos a fiestas de esas que te llevan los papás y no lo dejaba bailar con nadie, éramos tan apegados que yo dormí con mis papás hasta los 18 años, hasta que me fui de la casa y obvio yo soy enorme y ya no cabíamos en la cama, dormíamos abrazados y fue muy amoroso, esa fue nuestra conexión”, recordó la madre de Salomé.

SEGUIR LEYENDO:

“Casi me matan”: el relato de Thomas Uribe, hermano de Sara Uribe, luego de ser drogado y asaltado en Medellín

ICBF aseguró que bebé asesinado en Medellín regresó con sus padres biológicos tras un largo proceso

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí