Son retos amplios: incluyen desde la alimentación, hasta estar preparados para enfrentar epidemias o atender las consecuencias de la crisis climática en la salud. Y hay que resolverlos en forma urgente, advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS), porque en el inicio de 2020, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) planteados para 2030 están cada vez más cerca. Arrancó la cuenta regresiva.

Desde la OMS pusieron énfasis en 13 retos urgentes a cumplir en el transcurso de la próxima década. 

La lista fue elaborada con el aporte de expertos de la OMS en todo el mundo y refleja una «profunda preocupación» por el hecho de que «los líderes no están invirtieron suficientes recursos en prioridades y sistemas de salud básicos», destacó el director general de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus, durante la presentación. «Esto pone vidas, medios de subsistencia y economías en peligro. Ninguno de estos problemas es fácil de abordar, pero están al alcance. La salud pública es, en última instancia, una elección política», añadió.

Y advirtió: «No podemos pagar el costo de no hacer nada».

A continuación, los 13 desafíos para los próximos 10 años. Desde la OMS subrayan que no están enumerados en orden de prioridad. «Todos son urgentes y muchos están interconectados», destacan.

1. Hacer más justa la atención médica

La desigualdad socioeconómica a nivel mundial también se refleja en la calidad de la salud. Por ejemplo, la esperanza de vida entre los países ricos y pobres tiene una diferencia de 18 años y enfermedades como el cáncer y la diabetes​ tiene una incidencia desproporcionada en la economía tanto de países como de hogares.

Uno de los mayores retos en este punto es mejorar la gestión de los servicios de salud​ a nivel público y privado.

2. Detener enfermedades infecciosas

Del sida a la malaria, de la tuberculosis a las enfermedades tropicales desatendidas, las enfermedades infecciosas dejarán este año unos 4 millones de muertos. Además, enfermedades prevenibles con vacunas como el sarampión (140.000 muertos en 2019) y la polio (155 casos, la mayor cantidad desde 2014) ganaron terreno.

Se deben fortalecer los procesos rutinarios de inmunización, así como invertir en investigación y desarrollo de medicinas y vacunas.

Están reemergiendo enfermedades prevenibles por vacunación. REUTERS/Lindsey Wasson/Archivo

Están reemergiendo enfermedades prevenibles por vacunación. REUTERS/Lindsey Wasson/Archivo

3. Prepararse para posibles epidemias

Prevenir es la clave. Responder a enfermedades y emergencias de salud le cuesta anualmente al mundo más que prepararse para enfrentarlos. Se debe luchar por atacar las pandemias a tiempo o controlarlas frenando los factores que las pueden potenciar, en casos como el dengue, el chikungunya y la fiebre amarilla​.

Financiación y cooperación, tanto a nivel interno como multinacional, son fundamentales en este esfuerzo.

4. Mejorar y ampliar el acceso a los medicamentos

Vacunas, medicamentos, herramientas de diagnóstico y otros productos esenciales no son asequibles para cerca de la tercera parte de la población mundial. Luchar contra productos falsificados y de poca calidad y mejorar la cadena de suministro de los medicamentos, dos de las metas para los próximos 10 años.

Ampliar el acceso a los medicamentos, un reto urgente. EFE/ Oskar Burgos/ ARCHIVO

Ampliar el acceso a los medicamentos, un reto urgente. EFE/ Oskar Burgos/ ARCHIVO

5. Cuidar a quienes nos cuidan

Inversión insuficiente en los trabajadores de la salud sumada a sueldos bajos derivaron en un déficit de empleo en un sector que en 10 años necesitará 18 millones de trabajadores adicionales en todo el mundo, incluyendo 9 millones de enfermeras y parteras, por lo que 2020 fue declarado su año. La búsqueda de salarios dignos y mejor capacitación, una forma de incentivar esta labor.

6. Medicamentos mejores y más efectivos

Aunque parece lejana la era preantibiótica, cuando incluso las cirugías menores eran peligrosas, la resistencia antimicrobiana (AMR) es una amenaza para la medicina moderna, especialmente por culpa de factores como la prescripción no regulada y el uso de antibióticos, la falta de acceso a medicamentos de calidad. Se debe abogar por la investigación y desarrollo de nuevos antibióticos​.

Mirá también

7. Una atención médica limpia

Con casi 1 de cada 4 establecimientos sanitarios sin servicios básicos de agua en el mundo, la salud tiende a ser deficitaria y hasta riesgosa. La OMS trabaja en 35 países para mejorar el acceso al agua y a los servicios de saneamiento e higiene. La única meta: que esos servicios estén en todos los centros de atención médica del mundo para 2030.

8. Estar alertas frente a productos riesgosos (comestibles, cigarrillos)

Alimentos con alto contenido de azúcar, grasas saturadas y trans y la sal contribuyen a problemas como el sobrepeso y la obesidad. A esto se suman los daños causados por el tabaco y los cigarrillos electrónicos. Hay que generar políticas públicas para replantearse los sistemas alimentarios, al igual que fomentar dietas​ saludables.

9. Adolescentes seguros

Más de 1 millón de adolescentes de entre 10 y 19 años mueren anualmente en el mundo, bien sea por accidentes de tránsito, suicidio, violencia o VIH, debido a factores como el abuso de sustancias adictivas y una sexualidad irresponsable. Este año, la OMS emitirá una guía para promover la salud mental de las adolescentes y prevenir el uso de drogas​ y alcohol, además de informar sobre prevención de infecciones de transmisión sexual y anticoncepción​.

10. Mejor atención en zonas de conflicto y crisis

El año pasado, la mayoría de las enfermedades que requieren de máxima atención se presentaron los países con conflictos de larga duración, además de que los trabajadores sanitarios fueron objetivos de ataques: 978 atentados en 11 países que dejaron 183 muertos. En 2019, la OMS atendió 58 emergencias en medio centenar de países. Pero toca ir más allá: buscar soluciones políticas para, proteger a los trabajadores sanitarios y terminar con los conflictos.

Médicos sin fronteras interviene en la crisis de los refugiados. EFE/ Guillaume Horcajuelo/ARCHIVO

Médicos sin fronteras interviene en la crisis de los refugiados. EFE/ Guillaume Horcajuelo/ARCHIVO

11. Mejorar la salud en medio de la crisis climática

«La crisis climática​ es una crisis de salud«, dice la OMS: 7 millones de muertos cada año por contaminación ambiental, crecimiento de la desnutrición y las enfermedades infecciosas como la malaria por eventos climáticos extremos, entre otros males. Se requieren compromisos público-privados para mejorar el aire y mitigar los efectos de la crisis climática en la salud. En 2019 ya se logró el compromiso de más de 80 ciudades en más de 50 países con pautas de calidad del aire​.

12. Generar confianza pública

La gente que confía en sus servicios sanitarios acude a ellos y a tiempo. Al contrario, hay casos como el del movimiento contra la vacunación, que influye en el aumento de muertes por enfermedades prevenibles. Poder crear redes en los que los pacientes sean atendidos con facilidad en sus propias comunidades por personas de su confianza es una de las metas a lograr en la atención primaria.

13. Nuevas tecnologías, un potente aliado

Distantes para el público general, la inteligencia artificial, la edición del genoma, la salud digital y la biología sintética pueden dar muchas respuestas si son abordadas con responsabilidad desde la ética y la regulación. En 2019, la OMS creó nuevos comités asesores para la edición del genoma humano y la salud digital.



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí