Sabanalarga

Un grupo religioso de Sabanalarga, Atlántico fue noticia durante las últimas semanas después de que anunciaran que estaban esperando la segunda venida de Jesús que, según ellos, iba a ser el pasado 28 de enero.

El pastor de la Iglesia Cristiana Barea de Barranquilla, Gabriel Alberto Ferrer Ruíz, informó a sus seguidores que ese día Jesucristo volvería a la tierra para llevárselos definitivamente al paraíso, por lo cual deberían hacer una serie de preparativos para que, al momento de la llegada del Mesías, se encontraran puros y libres de pecados.

Para recibir a Cristo, el pastor pidió a los creyentes enclaustrase en su casa, en el corregimiento de Sabanalarga, Atlántico, dejar sus trabajos y ocupaciones y, además, vender todos sus bienes, porque si estaban impregnados de ambición y lujuria no podrían recibir al salvador. El dinero que los creyentes recibieron por la venta de sus bienes se lo entregaron a Gabriel Alberto Ferrer Ruíz, según denunciaron algunos de los afectados.

Por esta razón, los creyentes llamaron la atención de medios de comunicación, curiosos, y de las autoridades ,que también llegaron al lugar para atender a las personas que con el paso del tiempo empezaron a sufrir las consecuencias del prolongado ayuno que estaban realizando para purificar sus cuerpos ante, lo que llamaron, la segunda venida de su salvador.

Gabriel Ferrer, el pastor que hizo creer a sus seguidores que Jesús iba a llegar a raptarlos. Foto: Capturas en video, Twitter
Gabriel Ferrer, el pastor que hizo creer a sus seguidores que Jesús iba a llegar a raptarlos. Foto: Capturas en video, Twitter

Después de que sus proyecciones no se cumplieron y que sus seguidores se quedaran esperando el Apocalipsis, emitió un comunicado asegurando que había sido malinterpretado y desde ese entonces no se conoce su paradero, razón por la cual muchos de los habitantes aseguran que el pastor Ferrer se fugó con el dinero de los bienes de sus creyentes.

Lo novedoso es que las autoridades del municipio dieron a conocer que los feligreses tuvieron que abandonar dicho corregimiento, a raíz de hostigamientos que recibieron por parte de la comunidad.

“Nosotros tuvimos una conversación con dos feligreses, quienes afirmaban que seguían creyendo en la promesa de la llegada de Jesús, pero estaban temerosos por las represalias de los habitantes del corregimiento, quienes estaban muy molestos con la comunidad religiosa”, indicó el secretario de Gobierno de Sabanalarga, Vicente Berdugo.

Asimismo, el funcionario explicó que el grupo religioso pidió ayuda para trasladarse a la capital del Atlántico y desde ese momento perdieron el rastro, pues “los dejamos en un sitio específico en la ciudad, y posteriormente ellos tomaron unos taxis”.

De acuerdo con el secretario de Gobierno, fueron siete adultos los que se trasladaron a Barranquilla, ya que los menores de edad, que también hacían parte de la iglesia, fueron dejados al cuidado de familiares en el corregimiento en Sabanalarga. Mientras que una de las mujeres del grupo, tuvo que ser internada en una clínica de reposo por su estado mental.

Aunque no hay rastros de las personas, se dio conocer que el pastor de la iglesia prometió un hogar en la ciudad de Barranquilla, con el fin de protegerlos de los hostigamientos de los que eran víctimas en el corregimiento de Isabel López. Sin embargo, se desconoce el paradero del líder del grupo.

Le podría interesar

Comunidades indígenas del Amazonas podrían estar en riesgo por la violencia y las actividades ilícitas

Reinaldo Rueda anuncia convocatoria para microciclo antes de la Eliminatoria a Catar

Duque no será el primero en vacunarse, pero ministro de Salud le recomendó que lo haga pronto

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí