El consumo de huevo y la salud cardiovascular no están en veredas opuestas. Desde hace años, la evidencia científica viene dando cuenta de ello. Ahora, un nuevo estudio, la mayor revisión internacional realizada hasta el momento, que incluye datos de 39 investigaciones, con un total de 1,8 millones de participantes, concluyó hasta cuántos a la semana son saludables para el corazón.

El estudio, publicado en la revista European Journal of Clinical Nutrition, fue realizado por diez expertos de universidades de Italia, Polonia, Dinamarca, Holanda, Suiza, Estados Unidos y España.

La investigación no halló riesgos en mantener un consumo habitual de hasta cuatro huevos a la semana. Asimismo, ingerir un huevo al día de media no se asoció con mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, salvo en caso de insuficiencia cardiaca y solo en los estudios que se habían realizado en Estados Unidos o los que se habían realizado entre quienes tenían diabetes diagnosticada previamente.

«A las personas con diabetes se les debería recomendar que mantuvieran consumos de hasta 4 huevos a la semana, pero no más», explica Estefanía Toledo, investigadora del Centro de Investigación Biomédica en Red Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN), de España.

El huevo es un alimento versátil, que puede consumirse de múltiples formas.

El huevo es un alimento versátil, que puede consumirse de múltiples formas.

Más protector que perjudicial

«La conclusión final es que probablemente no exista ningún motivo científico serio para desaconsejar el consumo de huevo en la población general», sostiene Toledo.

«Salvo la mencionada relación adversa -solo presente en personas con diabetes y solo en estadounidenses­- para la insuficiencia cardíaca, para todos los demás aspectos de la enfermedad cardiovascular (infartos, accidentes cerebrovasculares, muertes cardiovasculares, enfermedad cardiovascular total), el consumo de huevo tiende más bien a ser protector que perjudicial», subraya.

La investigadora relativizó la relación adversa hallada en esos subgrupos específicos. «Se especula que la controversia que pudo producir algún estudio realizado en Estados Unidos podría deberse a que el huevo se suele acompañar allí de otros alimentos menos saludables como el bacon (la panceta), especialmente en el desayuno. No está claro que vaya a tener estos efectos adversos cuando se enmarca en un patrón de alimentación saludable como el patrón alimentario mediterráneo tradicional», afirmó.

La experta añadió que existen muchos aspectos positivos en este alimento, que es «fuente de proteínas de alta calidad y de muchos micronutrientes con efectos beneficiosos, como funciones antioxidantes y antimicrobianas. Además, tiene otras ventajas por su gran versatilidad culinaria y su precio asequible».

Del estudio internacional, el más exhaustivo realizado hasta la fecha sobre consumo de huevo y salud cardiovascular, participaron también expertos de las universidades de Catania (Italia), Copenhague (Dinamarca), Jagelónica de Cracovia (Polonia), Insubria de Varesse (Italia), Ersmus de Rotterdam (Holanda), Berna (Suiza), Harvard (Estados Unidos) y Navarra (España).



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí