El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de Uruguay, Carlos María Uriarte, participa de una mesa de debate sobre el futuro de la carne uruguaya en la Expo Prado de Montevideo (Uruguay). EFE/Federico Anfitti
El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de Uruguay, Carlos María Uriarte, participa de una mesa de debate sobre el futuro de la carne uruguaya en la Expo Prado de Montevideo (Uruguay). EFE/Federico Anfitti
(EFEI0499/)

Montevideo, 15 sep (EFE).- El mercado de carne uruguayo busca desarrollar el cuidado «regenerativo» en sus sistemas de producción y se propone erradicar la violencia hacia los animales como ventaja competitiva sobre sus competidores y así demostrar que es un país confiable para la compra de sus productos.
En una mesa de debate con participación del director ejecutivo de Uruguay XXI, Jaime Miller; el gerente de Marketing del Instituto Nacional de Carnes, Lautaro Pérez; y el presidente de la Asociación de la Industria Frigorífica del Uruguay, Marcelo Secco, se hizo hincapié en la importancia de mejorar la oferta de carne uruguaya como también la necesidad de acceder a más mercados.
El evento se celebró en el marco de la Expo Prado, la feria ganadera más importante de Uruguay que se celebra anualmente en Montevideo.
El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte, dijo a Efe que esta es «una discusión muy oportuna» debido a que la exportación de carne vacuna seguirá siendo por mucho tiempo el mayor ingreso de Uruguay.
«Si estamos hablando de llegar a tres millones de animales de faena vamos a meterle más presión, pero esto lo podemos hacer porque aún tenemos mucho potencial biológico y sin tener que poner en peligro la biodiversidad, conservar el monte nativo. Y ese es el desafío: producir más pero cuidando», enfatizó.
Al respecto, consideró que Uruguay debe pensar en sistemas de producción regenerativos para conservar pero también con la idea de recuperar el daño que ya se ha hecho.
«Uruguay el año pasado fue el país que más caro vendió sus carnes debido a que tenemos un potencial para producir más. El desafío va por ahí: producir más a mayor precio posible concentrándonos en aspectos que nos diferencien con los otros competidores», afirmó.
Por su parte, la investigadora principal del Programa Nacional de Carne y Lana del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), Marcia del Campo, enfatizó a Efe la importancia de la tecnología para mejorar los sistemas de producción de carne.
«Con volumen no vamos a lograr demasiado, tenemos que apuntar a la calidad y hoy el concepto ha cambiado muchísimo. Tenemos que agregar una cantidad de atributos, cuidado del medioambiente, respeto a los animales, rever algunas tradiciones, considerar todo el avance de la ciencia en estos aspectos que además se traducen en ganancias para el productor», señaló.
La investigadora propuso que los productores se adelanten a los requerimientos de los potenciales clientes y mejoren, fundamentalmente, el trato al animal.
«Habría que promover erradicar la violencia de los sistemas de producción. No es tratarlos como personas pero sí apostar al manejo tranquilo, darle tiempo al animal, porque tiene un impacto en la respuesta biológica de estrés del animal», explicó.
Además de la idea de mejorar la salida del producto, para Del Campo será clave que el país logre en los próximos años tener el 100 % de su producción ganadera con este valor agregado.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí