EFE/EPA/SALVATORE DI NOLFI
EFE/EPA/SALVATORE DI NOLFI
(SALVATORE DI NOLFI/)

Nairobi, 22 feb (EFE).- La V Asamblea de la ONU para el Medioambiente (UNEA-5), principal organismo de toma de decisiones ambientales del mundo, abogó hoy por abrir una nueva «era de acción» con el objetivo de salvar el planeta ante graves amenazas como la crisis climática, la contaminación y la pérdida de biodiversidad.
«Nos reunimos en un momento de gran agitación. Más de un año después, todavía sentimos todos los impactos de la pandemia» de la covid-19″, afirmó la directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medioambiente (PNUMA), Ingrid Andersen.
Por ese motivo, la Asamblea de la ONU, que habitualmente se celebra cada dos años en Nairobi, sede del PNUMA, tiene lugar en 2021 de manera virtual (la última sesión se desarrolló en 2019) para abordar decisiones urgentes, si bien continuará de forma presencial en 2022 para tratar asuntos que requieran negociar en profundidad.
«La pandemia de covid-19 está indisolublemente ligada a tres crisis planetarias de nuestra propia creación: la crisis climática, la crisis de la naturaleza y la biodiversidad y la crisis de la contaminación y los desechos», subrayó Andersen.
El PNUMA ya alertó de esa triple amenaza en un informe divulgado la semana pasada como antesala de la cumbre virtual, bajo el título «Haciendo las paces con la naturaleza».
Según la jefa del PNUMA, «UNEA-5 debe impulsar el cambio radical hacia una era de acción» porque «el desafío es de proporciones existenciales».
En la cumbre telemática, que empezó este lunes y acabará mañana, el secretario general de la ONU, António Guterres, ahondó en el mismo mensaje. «La urgencia de actuar nunca ha sido más clara. Esta reunión debe generar una voluntad global de acción, una transformación de nuestra relación con la naturaleza», remarcó.
UNA «TRIPLE EMERGENCIA»
«Nos enfrentamos a una triple emergencia ambiental: la alteración del clima, una terrible disminución de la biodiversidad y una epidemia de contaminación que está interrumpiendo unas 9 millones de vidas al año», aseveró Guterres.
De cara a la cumbre de la ONU sobre el clima COP26 que el Reino Unido presidirá en noviembre en Glasgow (Escocia), el secretario general instó a todos los países a presentar «contribuciones más ambiciosas determinadas a nivel nacional, con metas para 2030 que sean coherentes con (alcanzar) la neutralidad de carbono para 2050».
Esa neutralidad significa lograr que sean cero las emisiones netas de CO2, uno de los principales gases de efecto invernadero que provocan el calentamiento de la Tierra.
En la reunión, en la que participan más de 150 países miembros y lleva por lema «Fortalecer la acción por la naturaleza para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible», varios ministros abrazaron esa sensación de urgencia y abogaron también por impulsar medidas con las que construir un mundo pospandémico más sostenible.
El ministro colombiano de Medioambiente, Carlos Correa Escaf, habló de la necesidad de «acciones urgentes» y pidió que se fijen «metas más ambiciosas» en cuestiones como «la restauración de los ecosistemas, la acción por el cambio climático, los sistemas alimentarios sostenibles y la reducción de uso de plásticos».
El viceministro de Gestión Ambiental de Perú, Mariano Castro, defendió que las políticas que incluyen naturaleza y metas climáticas son «impostergables» y apostó por «planes de recuperación económica» pospandémicos que incorporen la vertiente «medioambiental».
Por su parte, la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y vicepresidenta cuarta del Gobierno de España, Teresa Ribera, indicó que «es hora de pensar, en línea con el Acuerdo de París, en cómo asegurar que el 100 % de las actividades económicas y flujos financieros sean compatibles con la seguridad climática».
En coincidencia con UNEA-5, la Unión Europea, en coordinación con el PNUMA y la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (UNIDO), presentó hoy la Alianza Global para la Economía Circular y la Eficiencia de los Recursos (GACERE).
Según informó la Comisión Europea, el objetivo de esta alianza, suscrita por la UE y once países, es impulsar la transición global hacia una economía circular, el uso eficiente de los recursos y un consumo y producción más sostenibles.
La Asamblea de la ONU para el Medioambiente es el máximo órgano decisorio sobre temas de este sector en el mundo, y se reúne cada dos años a fin de marcar las prioridades para las políticas medioambientales globales.
La UNEA se creó en 2012 durante la celebración de la Conferencia sobre Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, más conocida como Río+20.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí