Protagonistas realizó una recorrida por lo que serán las Unidades 36, 37 y 40 del complejo ubicado en Agote. Alrededor de un 35 por ciento de la obra está finalizada, teniendo los estándares internacionales. Desde la empresa encargada indicaron que tener funcionarios del Gobierno en Mercedes da buenas expectativas para lograr los avances que restan.

Siguen las obras de la futura cárcel federal que se alza en la localidad de Agote. Aunque el ritmo no es de manera significativa, alrededores de 100 obreros son los que por estos días llevan adelante distintos tipos de tareas en el complejo, que albergará a las Unidades 36, 37 y 40.

En jueves por la tarde, Protagonistas tuvo la oportunidad de recorrer parte de las obras y a la vez tomar contacto con el ingeniero Carlos Aste, perteneciente a la firma Teximco, a cargo del proyecto.

“Estamos trabajando bien, el grupo se ha ido reduciendo y ajustando a las posibilidades que nos da el cobro de los certificados y demás, hemos mantenido el trabajo activo, lo cual es un logro de la empresa, y del Gobierno, que ha hecho los esfuerzos para mantenerla”, destacó en un primer momento el responsable.

En cuanto al avance de la obra precisó: “estamos en un ritmo menor del que nosotros pretendemos pero por lo menos seguimos creciendo, venimos bastante bien”, destacó, y agregando que “la última vez que ustedes habían venido les comentábamos que estábamos en la colocación de vidrios, eso hoy ya está finalizado, e incluso estamos terminando ese sector como para ya no ingresar más a esa área; es el alojamiento uno, las primeras celdas. Y a su alrededor tenemos los apoyos de los edificios necesarios que van avanzando también”.

Aste precisó que de la obra total, es decir las tres unidades existe un avance cercano al 35 por ciento, a la vez que la finalización de las primeras celdas marca una aproximación más para poder concluir la primera de las tres unidades.

En la visita a dicha área se pudo ver la importante construcción de celdas, que cuentan con materiales de primera categoría, y con los últimos estándares mundiales en materia de seguridad. Cada celda tiene sus correspondientes comodidades, y con todos los elementos de última generación en cuanto a servicios.

A metros de esa primera unidad se están también construyendo unas 18 viviendas de excelente calidad y que estarán a disposición de parte del personal que trabajará dentro de la unidad. “Estas son viviendas para el personal que se hará cargo de la custodia de los internos, es una parte interesante de la obra, son viviendas vistosas con diferentes comodidades importantes”, destacó el ingeniero. La construcción de esas viviendas comenzó en noviembre de 2019, con un muy buen ritmo de trabajo. A metros de esas viviendas comenzó la construcción de la estructura de lo que será el denominado “casino”, lugar de encuentro de los oficiales. En ese caso son dos edificios idénticos.

También dentro de esa primera unidad se avanza con las construcciones de otros sectores donde se ubicarán los distintos talleres, lugares de educación, una capilla y hasta un gimnasio en planta alta. “Son edificios nuevos, que están iniciados y hoy en stand by a la espera de recibir los materiales para continuar”, resaltó Aste. En cada una de las unidades se repiten esas áreas.

Además, está en plena ejecución la construcción de la planta de tratamiento de residuos cloacales, la cual se muestra de manera imponente por sus características.

Ante la pregunta sobre aquel trascendido de fines de 2019 en cuanto a la posible llegada de internos a la Unidad, aún sin haberse finalizado toda la obra, el ingeniero respondió: “Por suerte no fue real, nosotros queremos terminar la obra,  sería un problema muy grande. El tener parte del penal funcionando sería inconveniente porque demoraría la ejecución, habría cuestiones de ingreso al predio, controladas, con ciertas restricciones, que dificultarían la situación. Hoy estamos trabajando mucho más aliviados. Es cierto que hubo un rumor pero posteriormente ese grupo de detenidos que se hablaba en traer a este lugar creo fue a Marcos Paz”.

Lo que falta

El ingeniero precisó que con respecto a una futura puesta en marcha de la Unidad, aún hay obras que se necesitan, como por ejemplo la red eléctrica. Ni siquiera aún se ha llevado adelante el proceso de adjudicación para la llegada del suministro eléctrico como así también el servicio de gas. “Si bien hay cosas terminadas o casi terminadas, falta la infraestructura de todo el alrededor para que esto pueda funcionar”.

Sobre esos tiempos que restan para poder avanzar, Carlos Aste indicó: “Nosotros necesitamos que se reactive aún más, y creo que el Gobierno está en eso, porque se ha reacomodado; casualmente tenemos inspección nueva, con inspectores que van a estar afectados exclusivamente a esta obra, con lo cual nos están dando la pauta que están poniéndole la atención que merece. Nosotros en Mercedes tenemos la ventaja de tener gran parte del Gobierno por lo cual confiamos que la obra va a tener un empuje definitivo y tener un ritmo importante”.

Sobre el significado del cambio de Gobierno que se dio en diciembre y el impacto que ello pudo haber tenido en la continuidad de las obras, sostuvo que “no tanto eso, nos ha golpeado mucho la pandemia y la cuarentena. Tenemos problemas de ingreso de materiales porque hay muchos corralones que están parados porque tienen personal afectado, problemas de transporte, nos ha golpeado bastante en lo que es la logística. También nosotros tenemos personal suspendido, personal que son de riesgo, que no pueden venir a trabajar, así que nos ha afectado bastante…”.

Junto a Carlos Aste hay un grupo de trabajo conformado por distintos profesionales con Federico, Tamara, Sandra, Tatiana, el ingeniero Lanz y Raúl





Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí