Aun se desconoce la magnitud real del sismo de ayer. Las autoridades temen cientos de victimas más
Aun se desconoce la magnitud real del sismo de ayer. Las autoridades temen cientos de victimas más (Ralph Tedy Erol/)

El terremoto de 7,2 grados de magnitud que sacudió Haití el sábado por la mañana es sólo el último de una larga lista de desastres espectacularmente trágicos -naturales y provocados por el hombre- que han devastado esta nación caribeña desde su creación.

La pobreza. Huracanes. Brotes epidémicos. Golpes de Estado. Corrupción. Asesinatos. Violencia de bandas. Parálisis política.

Incluso antes del terremoto del sábado, Haití ya se tambaleaba por una serie de crisis tras el asesinato del Presidente Jovenel Moïse el mes pasado. En la actualidad, muchas zonas del país luchan contra las bandas y el hambre, mientras sus hospitales están desbordados por la pandemia.

“Este país nunca encuentra un respiro”, se lamentó el empresario haitiano Marc Alain Boucicault en Twitter. “¡Cada año de mala gestión no ha hecho daño, pero los efectos acumulados nos han hecho vulnerables a todo! Va a llevar años arreglar las cosas y ni siquiera hemos empezado”.

Haití aún se está recuperando del terremoto de 7 grados de magnitud de 2010 que destruyó amplias zonas de la capital, Puerto Príncipe, quizá el peor desastre del país hasta la fecha. Las estimaciones del número de muertos de 2010 oscilan entre 100.000 y más de 300.000. El suceso de 2010 arrasó edificios y dejó a cientos de miles de personas sin hogar en el país más pobre del hemisferio occidental.

La destrucción en el sur del país tras el sismo de 7,2 en la escala de Richter registrado ayer (EFE)
La destrucción en el sur del país tras el sismo de 7,2 en la escala de Richter registrado ayer (EFE)
(EFEI0342/)

Tras la catástrofe de 2010, algunos esperaban que una inyección de ayuda extranjera y la oportunidad de reconstruir Haití dieran al país un nuevo comienzo. Pero tras el terremoto, la crisis de Haití no hizo más que agravarse y, en muchos sentidos, el país acabó peor que nunca.

Aunque aún no está claro el alcance de la muerte y la destrucción del terremoto del sábado, los calamitosos años que siguieron a la catástrofe de 2010 conllevan siniestras advertencias sobre el posible futuro de Haití tras su último terremoto.

– – –

Las esperanzas eran grandes tras el terremoto de 2010. Se calcula que se recaudaron 13.300 millones de dólares en donaciones y ayuda humanitaria prometida. Los gobiernos extranjeros y los grupos de ayuda internacional se apresuraron a ayudar. Muchos hablaron de arreglar los antiguos problemas de infraestructura del país.

Pero a esto le siguieron más muertes, impulsadas por un brote de cólera. La infección, que causó la muerte de al menos 9.000 personas, fue probablemente provocada por las fuerzas de paz de las Naciones Unidas infectadas, las mismas personas que se suponía que debían ayudar a estabilizar el país. Las Naciones Unidas tardaron años en admitir su papel, e incluso entonces se negaron a aceptar la responsabilidad legal y financiera, alegando tratados e inmunidad diplomática.

En cuanto a las enormes sumas recaudadas para ayudar al país, algunas se perdieron por la corrupción y la malversación. Se sospecha que varios de los principales dirigentes de Haití han hecho un uso indebido del dinero. Una comisión internacional respaldada por Estados Unidos y encabezada en parte por el ex presidente Bill Clinton debía dirigir gran parte de la reconstrucción, coordinando los esfuerzos de gobiernos extranjeros, grupos de ayuda y empresas. Pero su mandato expiró después de 18 meses. Y muchos haitianos se quejaron de que Clinton y la comisión prometieron demasiado y no cumplieron.

Un informe de 2012 del grupo humanitario Oxfam concluyó que la reconstrucción, dos años después, avanzaba a “paso de tortuga”, con medio millón de haitianos sin hogar y viviendo aún bajo lonas y tiendas de campaña.

En una entrevista con el Miami Herald en 2020, Clinton lamentó los retos y los fracasos de él y de otros para ayudar de forma espectacular a la nación.

“Fue un gran proceso engorroso, pero fue totalmente transparente y nos mantuvimos al tanto de quién financiaba qué, quién recibía el dinero, e hicimos una auditoría posterior a todos ellos”, dijo Clinton.

Según el informe del Miami Herald, parte del problema radicaba en la incapacidad de hacer que los donantes rindieran cuentas de lo que habían prometido. Por ejemplo, el Banco Mundial recaudó finalmente sólo 411,40 millones de dólares de los donantes, una cuarta parte de su objetivo original de 1.500 a 2.000 millones de dólares.

– – –

Al visitar el país en 2012, el corresponsal del Post, William Booth, encontró pequeños signos de progreso, pero también de agitación.

“Los avances están por todas partes, aunque a veces sean difíciles de ver: El vecindario iluminado por velas amarillas hace un año está ahora colgado de luces eléctricas; la carretera que antes estaba bloqueada por los escombros del terremoto está ahora atascada por el tráfico matutino”, escribió.

Imagen de archivo del terremoto de 20110
Imagen de archivo del terremoto de 20110

“Pero 500.000 personas siguen bajo lonas. Alrededor de 20.000 siguen viviendo en un mísero campamento en el centro de Puerto Príncipe, sus tiendas de campaña, que una vez fueron crujientes, con el sello de USAID, ahora están sucias y grises y se hunden en el calor frente al derrumbado Palacio Nacional”.

El activista haitiano de derechos humanos Nixon Boumba escribió en un relato de 2015 para el Post. “La pobreza ha empeorado en toda la capital”, señaló el activista, “más mendigos en las calles, un aumento de los embarazos de adolescentes y más personas que se dedican al trabajo sexual…. En realidad, gran parte de la “reurbanización” se ha destinado a ayudar a los ricos y poderosos, no a los empobrecidos y desplazados que más lo necesitan.”

Más recientemente, el país ha luchado en medio de la pandemia y el caos político. Aunque el número oficial de casos y muertes no ha sido tan elevado como en otros países, algunos hospitales dicen estar desbordados. Y ha sido difícil evaluar el verdadero alcance de la pandemia, dicen los expertos, porque las pruebas son poco frecuentes y faltan otros recursos.

Haití fue uno de los últimos países del mundo en poder ofrecer vacunas contra el coronavirus: recibió su primer envío el mes pasado, poco después de que el asesinato del presidente sumiera al país en una agitación paralizante. Queda por ver la eficacia de la campaña de vacunación que ahora se inicia, dado el alto nivel de desconfianza que existe en algunas partes hacia el gobierno.

Ayer -como ha ocurrido a menudo en la historia de Haití- la nueva crisis del terremoto se topó de frente con los problemas anteriores. Los esfuerzos de los grupos de ayuda para llegar a la región afectada se vieron obstaculizados por las infraestructuras rotas y la preocupación por la violencia. Los dirigentes del país -recién llegados tras el asesinato- se apresuraron a responder

“Las necesidades son enormes”, dijo Ariel Henry, el nuevo primer ministro, al declarar el estado de emergencia nacional.

Mientras tanto, se avecina otro desastre: La tormenta tropical Grace parece que llegará a Haití a principios de la próxima semana.

SEGUIR LEYENDO:

Un terremoto de magnitud 7,2 sacudió Haití: las autoridades confirmaron al menos 227 muertos y cientos de heridos

Joe Biden dijo estar “entristecido” por el sismo en Haití y autorizó el envío de ayuda inmediata

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí