Prácticamente desde el inicio de la pandemia de coronavirus se sabe que la obesidad es uno de los principales factores de riesgo para desarrollar cuadros graves de Covid-19. Pero ese riesgo no termina una vez superada la fase aguda de la infección, según un reciente estudio que concluyó que las personas con obesidad tienen mayores probabilidades de sufrir complicaciones a largo plazo.

Entre las personas que tuvieron covid, el riesgo de ingreso hospitalario tras la infección fue un 30% mayor en las personas con un índice de masa corporal (IMC) superior a 30, según el trabajo publicado en la revista Diabetes, Obesity and Metabolism.

La investigación, realizada en la Clínica Cleveland (un centro médico académico de Estados Unidos, que integra la atención clínica y hospitalaria con la investigación y la educación) mostró que las personas con obesidad moderada o severa pueden tener un mayor riesgo de experimentar consecuencias a largo plazo de la enfermedad, en comparación con los pacientes con peso normal.

Riesgo a corto y largo plazo

Que la obesidad es un factor de riesgo frente al covid no es una novedad. Múltiples estudios mostraron que eleva las probabilidades de sufrir un cuadro grave, que puede requerir internación, ingreso a terapia intensiva y asistencia respiratoria.

La obesidad, además, está asociada a un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, coágulos sanguíneos y enfermedades pulmonares. Además, el exceso de peso debilita al sistema inmunológico y crea un estado inflamatorio crónico: todas esas condiciones pueden conducir a un cuadro complejo al transitar la infección por SARS-CoV-2 (el virus que causa Covid-19), pero también después.

«Hasta donde sabemos, este estudio actual sugiere por primera vez que los pacientes con obesidad moderada a severa tienen un mayor riesgo de desarrollar complicaciones a largo plazo de Covid-19 más allá de la fase aguda«, señaló Ali Aminian, director del Instituto Bariátrico y Metabólico de la Clínica e investigador principal del trabajo.

Las personas con obesidad tienen más riesgo de desarrollar cuadros graves de covid. Foto Natacha Pisarenko/AP/Archivo.

Las personas con obesidad tienen más riesgo de desarrollar cuadros graves de covid. Foto Natacha Pisarenko/AP/Archivo.

Las complicaciones

En el estudio observacional, los investigadores utilizaron un registro de pacientes que dieron positivo a la infección por SARS-CoV-2 dentro del sistema de salud de la Clínica Cleveland entre marzo de 2020 hasta julio de 2020, y que fueron seguidos hasta enero de 2021.

Los investigadores examinaron tres indicadores de posibles complicaciones a largo plazo del Covid-19 (ingreso hospitalario, mortalidad y necesidad de pruebas médicas de diagnóstico), que ocurrieron 30 días o después de la primer test positivo para SARS-CoV-2.

Los resultados se compararon entre cinco grupos de pacientes según su índice de masa corporal (IMC): 18,5-24,9 (normal), 25-29,9 (sobrepeso), 30-34,9 (obesidad leve), 35-39,9 (obesidad moderada) y 40 o más (obesidad severa). La obesidad es una enfermedad clasificada con un IMC de 30 o más.

¿Cómo calcular el IMC? El IMC es un indicador de la relación entre el peso y la talla (altura) que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. Se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2). Por ejemplo una persona que pesa 60 kg y mide 1,60 m de estatura tiene un IMC de 23.4 (60/1.60 = 60/2.56= 23.4). Si el resultado de ese cálculo da por encima de 30, se considera obesidad (podés calcular tu IMC acá).

Casi 3.000 pacientes que no requirieron ingreso en unidades de terapia intensiva y sobrevivieron a la fase aguda de Covid-19 fueron incluidos en los resultados finales del estudio, en el que el grupo de IMC normal se consideró como referencia.

Los autores del artículo hallaron que una condición de salud llamada secuela posaguda de la infección por SARS-CoV-2 (PASC, por sus siglas en inglés) es un problema extremadamente común en quienes superan el coronavirus.

Específicamente, durante un seguimiento de 10 meses después de la fase aguda, el 44% de los participantes del estudio había requerido ingreso hospitalario y el 1% murió.

Además, los resultados muestran que en comparación con pacientes con IMC normal, el riesgo de ingreso hospitalario fue 28% y 30% mayor en pacientes con obesidad moderada y severa, respectivamente.

La necesidad de estudios para evaluar diferentes problemas médicos, en comparación con los pacientes con IMC normal, fue un 25% y un 39% más alto en los pacientes con obesidad moderada y severa, respectivamente.

Más específicamente, la necesidad de pruebas para evaluar problemas de salud cardíaca, pulmonar, vascular, renal, gastrointestinal y mental fue significativamente mayor en pacientes con un IMC de 35 o más, en comparación con pacientes con IMC normal.

«Las observaciones de este estudio posiblemente se puedan explicar por los mecanismos subyacentes que operan en pacientes que tienen obesidad, como hiperinflamación, disfunción inmunológica y comorbilidades», analizó Bartolome Burguera, médico e investigador del Instituto de Endocrinología y Metabolismo y coautor del estudio.

«Esas condiciones pueden conducir a malos resultados en la fase aguda de Covid-19 en pacientes con obesidad y posiblemente podrían conducir a un mayor riesgo de complicaciones a largo plazo en esta población».

Los investigadores proyectan realizan nuevos estudios para confirmar los hallazgos de este trabajo y para determinar el tipo de seguimiento a largo plazo que los pacientes con obesidad necesitan después de una infección por SARS-CoV-2.

Las personas con obesidad tienen más chances de necesitar atención y estudios a largo plazo. Foto Shutterstock.

Las personas con obesidad tienen más chances de necesitar atención y estudios a largo plazo. Foto Shutterstock.

Un factor de riesgo frecuente

La obesidad es un problema prioritario de salud pública que avanza a ritmo acelerado a nivel mundial y que se asocia a otras enfermedades crónicas no transmisibles, como cardiovasculares, diabetes y algunos tipos de cáncer, entre otras.

En Argentina, según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR 2018), el 66,1% de los adultos están excedidos de peso: el 33,7% tiene sobrepeso y el 32,4%, obesidad. En tanto, el 20,7% de los niños, niñas y adolescentes de 5 a 17 años tienen sobrepeso y el 20,4%, obesidad, según la última Encuesta Nacional de Nutrición y Salud, también de 2018.

Las personas con un IMC superior a 35 integran los grupos priorizados de vacunación contra covid.



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí