El coronavirus representa un riesgo doble para quienes lo contraen. En primer lugar, la etapa aguda de la infección, que puede ser asintomática hasta muy grave y poner en riesgo la vida. Quienes superan esa instancia, se enfrentan a los posibles efectos a largo plazo, al denominado «covid prolongado», que ocurre con frecuencia, según reportan estudios realizados en todo el mundo. Uno reciente, del Instituto Karolinska, de Suecia, halló que una de cada 10 personas con covid leve registraba al menos un síntoma de moderado a grave ocho meses después de atravesar el cuadro.

El trabajo, llamado Community, se inició hace un año con un objetivo principal diferente: examinar la inmunidad (la protección frente a futuras infecciones) después de atravesar Covid-19.

En la primera fase del estudio, cuyos resultados se publican en la revista JAMA, los investigadores recolectaron muestras de sangre de 2.149 empleados en el Hospital Danderyd, de los cuales alrededor del 19% tenían anticuerpos contra el SARS-CoV-2. Desde entonces, continuaron tomando muestras cada cuatro meses.

Covid prolongado

En el tercer seguimiento, en enero de 2021, el equipo examinó la presencia autoinformada de síntomas a largo plazo y su impacto en el trabajo, la vida social y familiar de los participantes que habían tenido COVID-19 leve al menos ocho meses antes.

El grupo estaba formado por 323 trabajadores de la salud (83% mujeres, edad promedio de 43 años) y se comparó con otros 1.072 trabajadores (86% mujeres, edad promedio de 47) que no habían tenido covid.

Los resultados mostraron que el 26% de quienes habían tenido covid, en comparación con el 9% el grupo de control, tenían al menos un síntoma de moderado a grave que duró más de dos meses.

Y un 11%, en comparación con el 2% en el grupo de control, tuvo como mínimo un síntoma que impactó en forma negativa en la vida laboral, social o familiar y que duró al menos ocho meses. Los síntomas a largo plazo más comunes fueron la pérdida del olfato y el gusto, fatiga y problemas respiratorios.

Ese número coincide con el reportado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que adivirtió que uno de cada 10 infectados sufre síntomas al menos hasta 12 semanas después, por lo que llamó a las autoridades sanitarias a considerar al covid persistente «una prioridad».

Fatiga, uno de los síntomas persistentes del coronavirus. Foto Shutterstock.

Fatiga, uno de los síntomas persistentes del coronavirus. Foto Shutterstock.

«Investigamos la presencia de síntomas a largo plazo después del Covid-19 leve en un grupo relativamente joven y saludable de personas trabajadoras, y encontramos que los síntomas predominantes a largo plazo son la pérdida del olfato y el gusto. La fatiga y los problemas respiratorios también son comunes, pero no ocurren en la misma medida», sostuvo la médica Charlotte Thålin, investigadora principal del estudio Community.

«Sin embargo, no vemos una mayor prevalencia de síntomas cognitivos como fatiga cerebral, problemas de memoria y concentración o trastornos físicos como dolor muscular y articular, palpitaciones cardíacas o fiebre prolongada», añadió.

«Tenerle respeto»

«A pesar de que los participantes del estudio tenían una infección leve por Covid-19, una proporción relativamente grande informa síntomas a largo plazo con un impacto en la calidad de vida. A la luz de esto, creemos que las personas jóvenes y sanas, así como otras grupos de la sociedad, deben tener un gran respeto por el virus que parece ser capaz de afectar significativamente la calidad de vida, incluso durante mucho tiempo después de la infección», advirtió Sebastian Havervall, médico jefe adjunto del Hospital Danderyd.

Las personas jóvenes y sanas deben tenerle respeto al virus, dicen los investigadores. Foto ilustrativa Shutterstock.

Las personas jóvenes y sanas deben tenerle respeto al virus, dicen los investigadores. Foto ilustrativa Shutterstock.

Síntomas neurológicos

La prevalencia de síntomas neurológicos, entre los que se encuentra la definida como «niebla mental», fueron descriptos en otros estudios que analizaron los efectos persistentes entre las personas que consultan al sistema de salud por covid prolongado.

Un trabajo realizado en 100 pacientes de de Estados Unidos, publicado en The Annals of Clinical and Translational Neurology, encontró que el 85% de quienes habían acudido a consultorios especializados en síntomas neurológicos experimentaron cuatro o más problemas de ese tipo, como confusión mental, dolores de cabeza, hormigueo, dolor muscular y mareos.



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí