Ismael Gutiérrez
pasará reserva activa luego de dos años al frente del Cuartel. Habrá cena de
agasajo. “No hay nada más lindo que sentirte útil en el momento en que alguien
te necesita” sostuvo Gutiérrez.

El
pasado 28 de noviembre Ismael Gutiérrez, Jefe de Bomberos Voluntarios de
Mercedes cumplió sus 65 años y según indica el reglamento deberá dejar su cargo
al frente del cuartel local.

Gutiérrez
es jubilado municipal y hace 46 años forma parte del cuerpo activo de Bomberos
Voluntarios de Mercedes. Fue durante diez años de segundo jefe y después del
fallecimiento del Comandante Mayor Roberto Ferrari, estuvo al frente del
cuartel en los últimos dos años.

Al
cumplir los 65 años y respetando el reglamento de Bomberos, Gutiérrez pasa a
revista de reserva activa, no teniendo la responsabilidad de ir a todos los
servicios y quedando a disposición del Jefe de Bomberos para colaborar en lo
que sea necesario, como por ejemplo incendios grandes.

Mario
Quaglia quedará la frente de la Institución y de Segundo Jefe Alejandro Mazza:
“Quiero dejar claro que el cuartel queda en muy buenas manos porque están todos
muy bien preparados para cualquier tipo de eventos.”

Gutiérrez
afirmó que en el contacto de tantos años con compañeros en Bomberos siempre
encontró la mejor disposición del personal de la institución: “me llevo la gran
satisfacción de haber cumplido con los servicios con la capacitación, el
compañerismo dentro del cuartel. Me cuentan desde los 18 años pero empecé a ir
al cuartel a los 14 años. Me llevo lo mejor de haber cumplido con el deber en
el compromiso de haber cumplido con el deber. Fueron casi 50 años dentro de la
institución donde jamás tuve un problema ni con los superiores ni con los pares
y muchos menos con el personal sub alterno. Me llevo esa satisfacción en un
voluntariado que podamos permanecer sin problemas.”

El
hasta hoy Jefe de Bomberos Voluntarios de Mercedes contó por FM Santa María su
recorrido de vida dentro de la Institución y la pasión de trabajar al servicio
de los demás: “tuve la suerte de haber pasado por el cuartel cuando era chico,
haber sido recibido. Cuando empecé a salir a los servicios eso te atrapa porque
te das cuenta que a pesar de ser un trabajo ingrato porque siempre hay
desgracia ajena, no hay nada más lindo que sentirte útil en el momento en que
alguien te necesita.”

El
pasado viernes 29 se realizó una cena de agasajo con los cuarteles de la
región, invitados quienes están en las cercanías que se hacen trabajo en
conjunto.