Un enfermo mental indonesio permanece encadenado a un poste en el patio trasero de su vivienda en la localidad de Lawang, Ciamis, Indonesia. EFE/DAENK/Archivo
RESUMEN FOTOS DEL AÑO DE EPA 2017 FEBRERO
Un enfermo mental indonesio permanece encadenado a un poste en el patio trasero de su vivienda en la localidad de Lawang, Ciamis, Indonesia. EFE/DAENK/Archivo
RESUMEN FOTOS DEL AÑO DE EPA 2017 FEBRERO
(DAENK/)

Londres, 6 oct (EFE).- Cientos de miles de personas con problemas de salud mental son encadenados en todo el mundo, y en algunos países hombres, mujeres y niños permanecen confinados durante largos periodos de tiempo, alerta este martes Human Rights Watch (HRW).
En un informe, la organización humanitaria señala que en muchos casos estas personas están encadenadas en contra de su voluntad en sus hogares o en instituciones con falta de higiene y saturadas de gente, debido a una falta de servicios de atención mental.
Además, muchas de ellas son forzadas a comer, dormir, orinar o defecar en un mismo lugar, agrega el documento, para el que se tomaron testimonios en países como Afganistán, Burkina Faso, Camboya, China, Ghana, Indonesia, Kenia, Liberia, México, Mozambique, Nigeria, Sierra Leona, Sudán del Sur o Yemen.
Encadenar a enfermos con problemas mentales «es una práctica brutal extendida, es un secreto a voces en muchas comunidades», señala Kriti Sharma, investigadora de la división de Derechos de las Personas de Human Rights Watch y autora del informe.
«La gente puede pasar años atada a un árbol, encerrada en una jaula o en apriscos porque las familias tienen problemas para lidiar con ellos y los gobiernos no facilitan adecuados servicios de salud mental», añade la investigadora.
Incluso cuando algunos países prestan más atención a la salud mental, las cadenas siguen utilizándose, denuncia la organización defensora de los derechos humanos, que indica, además, que no hay esfuerzos regionales o internacionales para erradicar estas prácticas.
Human Rights Watch ha trabajado con otras organizaciones humanitarias del mundo para poner en marcha una campaña global denominada «BreakTheChains» (Rompe las cadenas), a fin de acabar con el uso de las cadenas en personas con dificultades mentales de cara al Día Mundial de la Salud Mental este 10 de octubre.
La organización afirma haber entrevistado a más de 350 personas con estos problemas, así como a líderes religiosos, profesionales sanitarios o funcionarios de gobierno.
A partir de un estudio en 110 países, Human Rights Watch pudo constatar el uso de las cadenas en 60 de ellos.
A nivel global, se estima que 792 millones de personas tienen problemas mentales, incluidos uno de cada cinco niños, pero los gobiernos gastan menos del 2 % de su presupuesto sanitario en la salud mental, añade el informe.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí