«¡Hola a todos! Soy Octavio y sean bienvenidos una vez más a Mundo Especial XD, un canal libre, para todos, pero más dedicado a las personas con discapacidad como yo. Hoy vamos a hablar de un derecho que es estrecho. Todos deben saber que el estado dice que toda persona con discapacidad tiene el derecho de recibir una educación de calidad e inclusiva y el derecho a estudiar en los mismos lugares y en las mismas condiciones que las personas comunes y junto a ellas. Sin embargo, por mi experiencia personal creo que este método tiene sus cosas buenas, pero también muchas malas. Por eso, ahora les voy a contar lo que muchos amigos con discapacidad, como yo, vivieron».

Así arranca uno de los capítulos del canal de Youtube Mundo Especial XD creado en 2019 por Octavio Pérez Gaudio, un joven de 20 años que vive con cardiopatía congénita compleja y baja visión.

«Octavio tiene problemas de lectura y de circulación por su visión. Inconvenientes de despliegue físico normal ya que oxigena entre el 85% y 90% por lo que está limitado (no por prescripción, sino por realidad) a realizar actividades físicas ya que se agita. Desde el punto de vista intelectual, el entendimiento de algunas cuestiones, sobre todo lógicas y matemáticas, también de lectoescritura aunque lo hace normalmente a su manera (lenta y con errores ortográficos). Además, tiene algunos límites de motricidad fina», explica Jorge, su papá, a Clarín.

Octavio abraza a su papá, Jorge.

Octavio abraza a su papá, Jorge.

«Crear mi canal de Youtube fue lo mejor que me ocurrió»

 Sin embargo, la discapacidad no lo define a Octavio, sino todo lo contrario. Por ejemplo, desde los dos años anda a caballo y tiene una notable pegada jugando al golf, entre otras cosas. Aunque su mayor logro (hasta el momento), dice, son estos videos que no solamente le sirven para desplegar su arte y su creatividad, sino que a través de las distintas grabaciones logra llegar y dejar huellas a muchas personas que se encuentran en su misma situación.

«Crear mi canal de Youtube fue lo mejor que me ocurrió y lo hago con el propósito de ser youtuber y de vivir de esto que es mi sueño. Primero, empecé con videos de lo que más me gusta que es el animé y tras una charla con el director de mi colegio decidí que iba a enseñar sobre la discapacidad a todos los que me conocen y a los que no me conocen tratar de demostrarles que aunque tenemos discapacidades podemos hacer muchas cosas de las que hace una persona común. Creo que lo más importante es que no hay que rendirse nunca pase lo que pase y seguir adelante», dice Octavio.

Para este proyecto, el joven escribe los guiones y luego se los envía por mail a su papá que los acorta, de ser necesario, y también suele aportar alguna idea. Posteriormente, graban los capítulos y él mismo los edita con la ayuda de su profesora Luz. «Aprendí a manejar Photoshop y Adobe Premiere y el objetivo es que el año que viene edite los videos totalmente solo. El último que subí lo edité en un 50% solo y, además, hice la elección y el corte de cada toma», se enorgullece.

Mi bastón verde y yo, herramienta para la baja visión; pros y contras del derecho a ser independiente de las personas con discapacidad; la discapacidad y el sexo; derechos sexuales y reproductivos en las personas con discapacidad; derechos a una educación inclusiva de las personas con discapacidad son algunos de los temas que Octavio aborda en su canal. En cada una de las emisiones utiliza los recursos de mirar a cámara, el humor, la simpatía y algunos trucos de edición que logran mantener expectantes a los espectadores y, además, los interpela y los persuade con cada uno de sus mensajes.

«Me sigue gente, aunque me gustaría tener muchos más para ser independiente y vivir de esto, pero igual vamos creciendo poco a poco y video tras video. La gente me apoya mucho y me dice que siga adelante y tengo algunos fanáticos que no se pierden ni un video», comenta.

«Octavio tiene muchos sueños y va por ellos»

Cuando Jorge vio el primer video terminado de su hijo, dice, sintió un gran orgullo por ese logro y también felicidad porque él estaba eligiendo un camino y lo empezaba a plasmar pese a todos los «no» y «peros» que rodean al mundo de la discapacidad.

«Lo veo como un ejemplo de vida, como un maestro que vino a enseñarme valores y prioridades. Y a partir de ahí un hombre que se va forjando, una persona con derecho a elegir y a intentar cumplir sus sueños como cualquiera. No se le puede decir que no antes de empezar a nada de lo que sueñe una persona con discapacidad. Hay que dejar que lo intente y acompañarlo y la vida dirá hasta dónde llega, como nos pasa a todas las personas. Por otra parte siempre le gustó ayudar, es una persona solidaria con sus pares y ama a los niños con los que siempre tiene una conexión especial.  Octavio tiene muchos sueños y va por ellos.  Y yo iré al lado hasta donde haga falta», se emociona su papá.

A Octavio le fascina el mundo del animé (conoce casi todas las tiras). Y su preferido es Dragon Ball. De hecho, uno de los videos de Youtube lo dedica a contar cómo nació su historia.  Es tan fanático de esta temática, que en plena pandemia se encuentra estudiando japonés en forma virtual.  «Sí, japonés. Yo creo que no podría hacerlo ni aprenderlo porque me parece muy difícil, pero quién soy yo para decirle a él que no podrá. Por eso lo acompaño y lo apoyo en su decisión de estudiarlo y de intentar aprenderlo», afirma su papá.

Octavio edita videos con ayuda de su profesora.

Octavio edita videos con ayuda de su profesora.

Definitivamente, Octavio tiene una fuerte vocación por la creatividad, por el diseño, la edición y su sueño es ser youtuber. “Se está buscando un camino con un diferencial.  Su elección es muy inteligente porque le habla a sus pares y a las personas ligadas a sus pares. No sé si existe un youtuber así en la red, lo que sí sé es que estudia, se dedica, investiga, piensa, sueña y hace.  Él sueña con llegar a vivir de esto y ganar su dinero con esta profesión moderna.  Está lleno de adolescentes en el mundo que sueñan con lo mismo, pero Octavio lo hace desde otro lugar y para otro lugar.  Y, tal vez, por eso logre objetivos que hoy no imagino.  El tiempo, su dedicación, su perseverancia y el amor por lo que hace lo dirán”.

Por último, el papá de Octavio desea compartir un mensaje con los padres y madres de chicos, adolescentes y jóvenes con discapacidad: «Que no tengan miedo, que no sobreprotejan, que dejen volar, que empujen, que la discapacidad no es incapacidad y que nadie tiene derecho a decirle no al sueño de un hijo que antes que nada es una persona, con o sin discapacidad.  Que los límites se los pondrán la realidad o la vida, como nos los pone a todos».



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí